Fumar afecta el genoma humano – un conjunto completo de ADN de una persona, incluyendo todos los genes – en la forma de la metilación del ADN. El estudio fue publicado en una revista de la American Heart Association Circulation: Cardiovascular Genética. Algunos sitios de metilación del ADN se han encontrado por persistir incluso después de 30 años de dejar de fumar.

La metilación del ADN es un proceso por el cual las células controlan la actividad del gen, y que a menudo modifica la función de los genes. Los científicos han descubierto que la metilación del ADN podría revelar la historia de tabaquismo de una persona, y como resultado, podrían desarrollar nuevas terapias dirigidas para las enfermedades asociadas con el tabaquismo.

“Estos resultados son importantes porque la metilación, como uno de los mecanismos de la regulación de la expresión génica, lo que afecta a los genes, se activan, lo que tiene implicaciones para el desarrollo de enfermedades relacionadas con el tabaquismo,” dice el Dr. Stephanie J. London, autor y segundo jefe de la división de epidemiología en el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental – parte de los Institutos nacionales de Salud.

“Igualmente importante es nuestra conclusión de que, incluso después de que alguien deja de fumar, todavía vemos los efectos del tabaquismo en su ADN”, añade.

El consumo de cigarrillos es un modificador importante de la metilación del ADN. La investigación ha descubierto genes asociados con el tabaquismo que contribuyen al desarrollo de enfermedades relacionadas con el tabaquismo. La metilación del ADN es también un posible vínculo entre el tabaquismo y el cáncer, así como la exposición al humo del cigarrillo prenatal y el desarrollo de enfermedades crónicas en los adultos.

Se estima que 40 millones de adultos en los Estados Unidos actualmente fuman cigarrillos. El consumo de cigarrillos es considerado como la principal causa de enfermedad evitable en EE.UU. y la muerte, lo que representa más de 480.000 muertes cada año. Más de 16 millones de estadounidenses viven con una enfermedad relacionada con el tabaco.

A pesar de estar las tasas de tabaquismo en declive en muchos países en todo el mundo como resultado de las campañas para dejar de fumar y la acción legislativa, incluso décadas después de la gente dejar de fumar, los ex fumadores tienen un largo plazo implicado, lo que aumenta el riesgo de enfermedades que incluyen algunos tipos de cáncer, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y accidente cerebrovascular.

Los mecanismos moleculares detrás de estos efectos a largo plazo no están claros. Sin embargo, investigaciones anteriores han relacionado los sitios de metilación del ADN con genes vinculados a la enfermedad cardíaca coronaria y la enfermedad pulmonar, lo que sugiere la metilación del ADN puede jugar un papel.

Los investigadores analizaron muestras de sangre de casi 16.000 participantes de 16 grupos incluidos en las series del Consorcio de Corazón y de Investigación en Envejecimiento y Epidemiología Genética (CARGA), incluyendo un grupo de la Framingham Heart Study que los investigadores han seguido en marcha desde el año 1971.

Metilación comunes asociados a las enfermedades cardiovasculares y el cáncer

En comparación con los no fumadores de toda la vida, el equipo encontró que los sitios de metilación del ADN asociados con el tabaquismo se relacionaron con más de 7.000 genes – que representa un tercio de los genes humanos conocidos.

Los resultados sugieren que la mayoría de los sitios de metilación del ADN en los ex fumadores volvió a los niveles observados en los fumadores, lejos y no menos de los 5 años de dejar de fumar. Sin embargo, algunos sitios de metilación de ADN se mantuvieron incluso por 30 años después de dejar de fumar.

Los sitios de metilación de ADN más comunes detectados estaban relacionados con los genes asociados con un mayor riesgo de enfermedades relacionadas con el tabaquismo, como las enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer.

Los investigadores indican que los sitios de metilación de ADN a largo plazo pueden hacer hincapié en los genes que podrían poner en riesgo ex fumadores de desarrollar ciertas enfermedades por años, incluso décadas después de dejar de fumar. Este descubrimiento podría conducir a los investigadores el desarrollo de biomarcadores para evaluar los antecedentes de tabaquismo, que pueden dar lugar a nuevos tratamientos emergentes que potencialmente podrían dirigirse a los sitios de metilación.

“Nuestro estudio ha encontrado pruebas concluyentes de que fumar tiene un impacto duradero en nuestra maquinaria molecular, un impacto que puede durar más de 30 años”, concluyó Roby Joehanes, Ph.D., Escuela de Medicina de Harvard.

“La buena noticia es que una vez que deje de fumar, la mayoría de las señales de metilación del ADN regresan a los niveles de no fumadores después de 5 años, lo que significa que su cuerpo está tratando de curarse a sí mismo de los efectos nocivos del consumo de tabaco”, alentó Joehanes.

Comenta este articulo