11 Shares

El herpes zóster es una enfermedad producida por una re-activación del virus latente varicela-zóster, que afecta a los nervios periféricos -neuropatía gangliorradicular- y a la piel, donde puede producir pequeñas ampollas dolorosas en forma de anillo agrupadas a lo largo de un dermatoma. Coloquialmente, es conocido como culebrilla, culebrina o culebrón. En algunas zonas del Mediterráneo, como España, Italia y Malta, también se le denomina “Fuego de San Antonio”.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), alrededor de 1 millón de personas desarrollan herpes zóster cada año en los Estados Unidos.

En la mayoría de los casos, el herpes zoster no es una afección potencialmente mortal, sin embargo puede causar dolor severo que a veces puede durar meses.

El zóster es una erupción vesicante (ampollas) y dolorosa. Se debe al virus varicella-zoster. Ese es el mismo virus que ocasiona la varicela.

Después de contraer la varicela, el virus permanece inactivo (latente) en ciertos nervios del cuerpo. La culebrilla o zóster ocurre cuando el virus se reactiva en estos nervios después de muchos años. Muchas personas padecieron casos tan leves de varicela que no se percatan de que tuvieron la infección.

Síntomas de herpes zoster

El síntoma más común de herpes zoster es una erupción dolorosa que aparece generalmente en un lado del cuerpo.

Unos pocos días antes de que la erupción se desarrolle, otros síntomas pueden estar presentes, incluyendo debilidad, escalofríos, dolores musculares y náuseas. Algunas personas también desarrollan dolor, picazón, hormigueo y ardor en la piel antes de que aparezca la erupción cutánea.

La erupción de herpes tiende a desarrollarse en un cierto patrón, más comúnmente en el tronco. A veces se denomina una “banda de tejas” debido al patrón a rayas. La erupción puede comenzar como remiendos rojos, pero cambia con el tiempo y se convierte en ampollas llenas de líquido. Estas ampollas pueden exudarse.

Después de aproximadamente 7 a 10 días, las ampollas pueden formar una costra. Aunque puede variar, la erupción a menudo desaparece en 2 a 4 semanas.

Por lo general, las ampollas aparecen en el tronco. La erupción también puede desarrollarse en otras áreas del cuerpo, incluyendo la cara. Cuando la erupción aparece en la cara, a menudo se desarrolla alrededor de los ojos o sobre la nariz.

El herpes malentendido

Uno de los mayores conceptos erróneos sobre el herpes zoster es que sólo afecta a los adultos mayores. Aunque las personas mayores de 50 años tienen más probabilidades de desarrollar la culebrilla, la enfermedad también puede afectar a los más jóvenes. Incluso los niños pueden desarrollar herpes zóster.

Algunas personas también pueden tener la impresión de que la condición sea rara. Ese no es el caso. De hecho, las culebrillas son comunes. Según la Fundación Nacional de Enfermedades Infecciosas, alrededor del 50% de las personas que viven hasta la edad de 85 años desarrollarán herpes zóster en algún momento de su vida.

Complicaciones

Una de las complicaciones más comunes del herpes zoster es la neuralgia posherpética. La condición implica dolor continuo mucho después de que la erupción de las culebrillas desaparezcan.

Según el CDC, la neuralgia postherpética afecta a alrededor de un tercio de las personas mayores de 60 años que desarrollan culebrilla.

Si aparece cerca o sobre los ojos, la culebrilla también puede conducir a una infección grave de la retina, que puede conducir a la pérdida de la visión. Las infecciones bacterianas de la piel son otras posibles complicaciónes.

En casos raros, las culebrillas pueden conducir a la encefalitis, que es una inflamación del cerebro.

Diferencia entre el herpes zoster y otras condiciones de la piel

El herpes zoster puede ser confundido con otras condiciones de la piel, como urticaria, psoriasis o eczema.

Las características de la erupción pueden ayudar a los médicos a identificar la causa. Por ejemplo, las colmenas a menudo se levantan y parecen vetas. La psoriasis a menudo implica parches rojos que tienen escalas blancas a lo largo de la erupción.

Al principio, la erupción de culebrilla aparece como pequeños puntos elevados. Una diferencia entre el herpes zóster y otras erupciones es el patrón que se desarrolla. La erupción de la culebrilla se desarrolla a menudo en un patrón a lo largo de los nervios del pecho y del vientre.

Una erupción debido a alergias o eczema puede desarrollarse en cualquier lugar, incluyendo las piernas y los brazos. La erupción de culebrilla también tiende a aclararse en unas pocas semanas. Las erupciones causadas por eczema y psoriasis pueden durar más tiempo. Una erupción de herpes zóster también suele ser mucho más dolorosa que otras erupciones cutáneas.

La mejor manera de resolver si una erupción es herpes zóster es ver a un médico. En la mayoría de los casos, un médico puede hacer un diagnóstico basado en antecedentes médicos, un examen físico y síntomas.

Cualquiera que sospeche que tiene herpes zóster debe considerar consultar a su proveedor de atención médica. En algunos casos, la medicación se prescribe para acelerar la recuperación. Los medicamentos son más efectivos cuando se toman dentro de las 72 horas posteriores a la aparición de la erupción cutánea.

Causas y factores de riesgo

Un virus llamado varicela zoster causa el herpes zoster. El virus de la varicela zoster también causa la varicela, que solía ser una enfermedad común de la infancia antes de que se desarrollara una vacuna.

Una vez que una persona es infectada con la varicela, el virus permanece en su sistema nervioso, incluso después de que se recuperen. Aunque el virus permanece en el cuerpo, se considera latente, lo que significa que es inactivo y no causa ningún síntoma.

En algún momento, el virus puede reactivar y causar herpes zóster. La razón por la que el virus se reactiva no está del todo clara. De acuerdo con la Clínica Mayo, puede volverse activo de nuevo si el sistema inmunológico de una persona se debilita.

Cualquier persona que ha tenido varicela está en riesgo de desarrollar la culebrilla. Los factores que aumentan las probabilidades de una persona de desarrollar la condición incluyen ser mayores de 50 años y tener una enfermedad que debilita el sistema inmunológico.

Las personas que toman medicamentos que disminuyen su función del sistema inmunológico, como la quimioterapia o los esteroides, también tienen un mayor riesgo de herpes zoster.

Según el CDC, el herpes zóster no se transmite de persona a persona. El virus de la varicela zoster se puede transmitir, pero una persona expuesta a ella desarrolla varicela en lugar de la culebrilla si no han tenido varicela en el pasado.

Tratamiento del herpes zoster

Actualmente, no hay cura para las culebrillas. El tratamiento está disponible para disminuir la gravedad de la infección y reducir los síntomas.

Por ejemplo, los medicamentos antivirales pueden ser recomendados. La medicación antiviral para el herpes zóster no mata al virus. En su lugar, impide que se multiplique, lo que puede acortar la duración de la enfermedad.

También se pueden prescribir medicamentos para tratar el dolor. Varios medicamentos están disponibles, incluyendo cremas, que se aplican a la piel, y medicamentos orales.

El tratamiento en el hogar puede incluir aplicar compresas frescas en la piel para aliviar el dolor.

Prevención

También es importante evitar que el virus se propague. Aunque el herpes zóster no puede ser transmitido, el virus puede transmitirse, posiblemente causando varicela.

Alguien con herpes zóster no es contagioso una vez que las ampollas han roto y ya no están drenando liquido. Antes de que se hayan secado, es importante mantenerlos cubiertos alrededor de otras personas.

Una manera de prevenir las herpes zóster es vacunarse. La vacuna contra la varicela a menudo se administra como una vacuna infantil de rutina. Los adultos que no han tenido varicela también pueden recibir la vacuna.

Para aquellos que ya han tenido varicela, también hay una vacuna de culebrilla. La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) aprobó la vacuna contra la culebrilla para adultos mayores de 50 años. Los CDC recomiendan que los adultos mayores de 60 años que tienen antecedentes de varicela reciban la vacuna. No hay una edad máxima para recibir la vacuna.

Es importante entender que ambas vacunas no garantizan que un individuo no esté infectado con el virus. Sin embargo, disminuyen sustancialmente las posibilidades de una persona de desarrollar las enfermedades.

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, la vacuna contra las culebrillas protege contra el virus durante unos 5 años. Después de eso, la eficacia de la vacuna disminuye. Actualmente, la vacuna sólo se administra una vez.

Las culebrillas pueden afectar a alguien más de una vez. Las personas que ya han tenido herpes zóster también pueden vacunarse para prevenir la infección nuevamente.

La vacuna contra la culebrilla es segura para la mayoría de las personas. Como siempre, alguien que esté considerando tomar la vacuna, debe discutirlo con su médico. Los efectos secundarios de la vacuna suelen ser leves e incluyen dolor, enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección.

herpes zoster, sintomas de herpes, Ampollas en forma de anillo que mata, herpes zoster sintomas y causas, herpes sintomas, enfermedad del culebron
11 Shares

Comenta este articulo