Nueva York es pionera en la entrega de la píldora del día después a niñas tan jóvenes como de 14 años en más de 50 escuelas secundarias públicas, a veces incluso antes de que hayan tenido relaciones sexuales. La campaña no tiene precedentes en su tamaño y agresividad.

El esfuerzo para combatir el embarazo adolescente en la ciudad más grande del USA contrasta con las opiniones de los políticos y de los sistemas escolares en partes más conservadoras. Valerie Huber, presidente de la Asociación Nacional de Educación sobre la Abstinencia en Washington, lo llama “un terrible caso, una vez más de la intolerancia de las bajas expectativas”, presumiendo que las niñas adolescentes a tener relaciones sexuales todos modos, y que efectivamente suyas.

Sin embargo, algunos médicos dicen que más escuelas deberían seguir el ejemplo de Nueva York. La anticoncepción de emergencia es segura y eficaz “si se utiliza de una manera oportuna. Proporciona alivio o consuelo a una mujer joven o un hombre que ha cometido un error, pero no que no quiere tener que vivir con ese error por el resto de sus vidas , “dijo el Dr. Cora Breuner, un médico de Seattle y miembro de la Academia Americana de Pediatría comité sobre la salud adolescente.

El Plan B de la anticoncepción de emergencia tiene aproximadamente un 90 por ciento de efectividad en prevenir el embarazo si se toma dentro de las 72 horas después de la relación sexual sin protección. El programa de Nueva York fue eliminado en las clínicas de salud en cerca de 40 escuelas del sistema escolar de 1 millón de estudiantes hace unos cuatro años. Desde enero de 2011, se ha expandido a 13 escuelas adicionales que no tienen clínicas. El programa poco conocido se informó el domingo por el diario New York Post.

Profesionales de enfermería o médicos dispensan la píldora, y los padres pueden firmar un formulario “opt-out” para evitar la participacion de sus hijas. Sólo alrededor del 1 al 2 por ciento de los padres han optado por no participar, de acuerdo con el Departamento de Salud de la ciudad. El programa se considera una forma de reducir un número alarmante: más de 7.000 niñas de New York City entre 15 a 17 años se quedan embarazadas cada año. Más de dos tercios de los embarazos terminan en abortos.

“Nos hemos comprometido a intentar nuevos enfoques … para mejorar una situación que puede tener consecuencias de por vida”, dijo el Departamento de Salud en un comunicado.

Comenta este articulo