Un estudio publicado recientemente en China considera que la presión arterial de una madre antes de la concepción puede influir en el género de su futuro hijo. Si los resultados son replicados, esto marca un fascinante descubrimiento.

Hay mil y un cuentos en la creencia popular sobre predecir el género de un niño por nacer en el embarazo temprano.

Por ejemplo, según algunos, si su protuberancia es alta, la concepción es de una niña, pero si es baja, un niño está en el camino.

Del mismo modo, si usted anhela helado todos los días, usted puede esperar una hembra. Otros creen que el género se puede predecir mezclando la orina con una cucharada de Drano – si se vuelve verde, es una niña, y si es azul, un niño.

Otro mito común es que las mujeres embarazadas cuya concepción hipotética es una niña, son más propensas a que les salgan granos en la piel.

Como era de esperar, ninguno de los anteriores está respaldado por la investigación científica. Hasta la fecha, parece que no hay manera de predecir el sexo que una madre va a producir.

Al alejarse de la humanidad, se han realizado muchas investigaciones sobre las maneras de predecir el género de los hijos de los animales de granja. En las vacas (y otros animales), por ejemplo, la hipótesis de Trivers-Willard establece que las hembras en mejor estado físico son más propensas a producir descendencia masculina.

Algunos científicos sostienen que, de manera similar, la dieta materna humana antes de la concepción podría ser capaz de predecir el sexo fetal antes de la concepción. Las mujeres con las mejores dietas engendran más a niños y, por el contrario, las mujeres que consumen menos energía tienen más probabilidades de producir descendencia femenina.

A pesar de que esta teoría es controvertida y no universalmente aceptada por ningún medio, abre la posibilidad de predecir el género de un niño aún no concebido, o al menos establecer condiciones que aumenten la probabilidad de dar a luz a un género otro.

Un gran estudio, publicado esta semana en el American Journal of Hypertension, se propuso a investigar esta vieja cuestión con ojos frescos. ¿Podría encontrarse un patrón?

Género y presión arterial

El Dr. Ravi Retnakaran, endocrinólogo del Hospital Monte Sinaí de Toronto, Canadá, e investigador del Instituto de Investigación Lunendfeld-Tanenbaum, comenzó a reclutar para el estudio en 2009. En total, 1.411 mujeres participantes de la ciudad de Liuyang, en China, participaron en el estudio.

Las mujeres fueron evaluadas para colesterol, presión arterial, glucosa y triglicéridos. Estas medidas se tomaron en un promedio de 26,3 semanas antes de quedar embarazadas. En total, los embarazos resultaron en 739 niños y 672 niñas.

El análisis mostró que la media de la presión arterial sistólica ajustada antes del embarazo fue mayor en las mujeres que finalmente dieron a luz a un niño.

Una vez que los investigadores ajustaron los datos por edad, tabaquismo, nivel de educación, circunferencia de cintura, índice de masa corporal (IMC), triglicéridos, colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL), colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) y glucosa. Las mujeres que dieron a luz a un niño tuvieron una presión arterial sistólica media de 106,0 milímetros de mercurio, en comparación con 103,3 milímetros de mercurio para una niña.

Según el Dr. Retnakaran, el hallazgo “sugiere que la presión arterial de una mujer antes del embarazo es un factor previamente desconocido que está asociado con su probabilidad de entregar a un niño o/a una niña.” Esta novedosa visión puede tener implicaciones tanto en la planificación reproductiva como en nuestra comprensión de los mecanismos fundamentales subyacentes a la proporción de sexos en los seres humanos”.

Los resultados son intrigantes, pero sólo más estudios podrán demostrar de manera concluyente si este efecto es genuino.

embarazada

Comenta este articulo