La condición que experimentan los fumadores habituales se llama síndrome de hiperemesis cannabinoide y sus síntomas incluyen vómitos, dolor abdominal y náuseas intensas. Ahora está siendo más ampliamente reconocido por médicos y la solución de tomar una ducha caliente es nueva.

Un estudio reciente publicado por el Centro Nacional de Información Biotecnológica de usuarios en Nueva York encontró que aproximadamente el 33% de ellos sintieron estos efectos secundarios que revolvieron el estómago y que se aliviaron al permanecer de pie bajo un chorro de agua caliente. Los investigadores dijeron que si los resultados de un estado son representativos de todo el país, entonces aproximadamente 2,7 millones de estadounidenses podrían estar sufriendo este síndrome.

Los autores del estudio todavía no saben por qué estos síntomas ocurren solo en algunos fumadores o por qué las duchas de agua caliente parecen curarlos, pero otros médicos están especulando que existe una conexión entre altas concentraciones de THC – tetrahidrocannabinol, el compuesto que induce un “alto” – y el sistema de dolor del cuerpo.

“Algo en el sistema de dolor se ve perturbado por tener THC todo el tiempo”, dijo a Live Science el toxicólogo Kennon Heard de la Universidad de Colorado, que ha estudiado el síndrome de hiperemesis cannabinoide.

Y tomar una ducha caliente distrae de esta perturbación porque, “Tu cuerpo solo puede procesar tantas señales a la vez”, dijo Heard. “(La condición es) algo que vemos en nuestra sala de emergencias varias veces a la semana, si no a diario”.

Cualquiera que experimente estos síntomas no debería alarmarse demasiado: el estudio dice que no pone en peligro la vida, aunque “sin dudas es incapacitante”, según Heard, y las investigaciones previas lo respaldan. Un estudio de 2010 observó que los pacientes con síndrome de hiperemesis cannabinoide a veces tenían que ir a la sala de emergencia hasta siete veces con síntomas graves frecuentes que no se diagnosticaron.

Sin embargo, hay esperanza para los pacientes de CHS. Heard realizó su propio estudio de 2017 que encontró que el 97% de sus pacientes que experimentaban estos síntomas debilitantes se curaron con una solución rápida: cortar en el cannabis.

Comenta este articulo