Un medicamento diseñado inicialmente para tratar la diabetes puede ser un tratamiento innovador para la enfermedad de Parkinson. Después de décadas de decepción, el llamado MSDC-0160 podría ser la droga los investigadores han estado buscando.

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad progresiva que afecta al sistema nervioso central, causando una serie de síntomas motores, que se desarrollan gradualmente, comenzando con un sutil temblor.

Un estimado numero de 60.000 estadounidenses son diagnosticados con Parkinson cada año, y más de 10 millones de personas en todo el mundo están viviendo con la enfermedad.

Debido al aumento constante de la vida de la sociedad, la cual envejece, es probable que esta cifra aumente en los próximos años.

A pesar de miles de millones de dólares de investigación, todavía no hay cura para el Parkinson. Un fármaco diseñado en los años 70 – levodopa – todavía está en uso, pero sus beneficios son limitados, y los efectos secundarios son preocupantes.

Actualmente, los únicos fármacos disponibles combaten los síntomas del Parkinson, aunque ninguno hace una abolladura en los procesos que sostienen la progresión de la enfermedad.

Frente a este sombrío telón de fondo, cualquier noticia de un posible avance de fármacos ya es una victoria.

La investigación, publicada en la revista Science Translational Medicine, proporciona este rayo de luz. Un fármaco, diseñado inicialmente para tratar la diabetes, parece abordar las causas subyacentes del Parkinson. Si esto resulta ser el caso, será el primero de su tipo y tendrá el potencial de cambiar millones de vidas.

MSDC-0160, diabetes y enfermedad de Parkinson

Investigadores del Centro de Investigación de Ciencias Neurodegenerativas del Instituto Van Andel, en Great Rapids, Michigan, creen que sus hallazgos recientes demuestran que MSDC-0160 podría ser aquello que la ciencia médica avanzada ha estado esperando.

“Esperamos que este será un momento decisivo para millones de personas que viven con la enfermedad de Parkinson. Todas nuestras investigaciones en los modelos de Parkinson sugieren que este medicamento podría potencialmente ralentizar la progresión de la enfermedad en las personas también”, explicó el Dr. Patrik Brundin, autor principal.

El MSDC-0160 fue diseñado por Kalamazoo, de Metabolic Solutions Development Company. Como un sensibilizador de insulina, fue creado para tratar la diabetes tipo 2. La compañía se centra en la búsqueda de drogas que podrían ser reutilizadas para tratar condiciones distintas de aquellas para las cuales fueron diseñadas.

Este fármaco ya se ha demostrado seguro en los seres humanos, y su proceso de fabricación ya está establecido. Debido a esto, el camino a través de ensayos clínicos y en el uso generalizado es más corto y más fácil de navegar. Ensayos recientes en un modelo de ratón con la enfermedad de Parkinson, han proporcionado resultados positivos, y los ensayos en seres humanos están ahora programados para comenzar el próximo año.

Tom Isaacs, cofundador de The Cure Parkinson’s Trust, dice:

“Nuestro equipo científico ha evaluado más de 120 posibles tratamientos para la enfermedad de Parkinson, y el MSDC-0160 ofrece la perspectiva genuina de ser un gran avance que podría tener un impacto significativo y permanente en la vida de las personas en un futuro próximo. Los ensayos en humanos con la droga comenzará tan pronto como sea posible en nuestra búsqueda de una cura”.

Parkinson y metabolismo

Aunque la diabetes y el Parkinson parezcan enfermedades no relacionadas con un conjunto completamente diferente de síntomas, los investigadores están descubriendo que algunos de los mecanismos moleculares subyacentes comparten similitudes.

Se cree que el Parkinson es, en parte, una enfermedad del sistema metabólico. En lugar de intentar reparar o contrarrestar el daño que ya se ha hecho, esta nueva droga interviene en los procesos metabólicos bajo Parkinson.

El MSDC-0160 es un modulador “mTOT” (objetivo mitocondrial de las tiazolidinedionas), que regula la función de las mitocondrias – las potencias de las células. Parece restaurar la capacidad de las células cerebrales para convertir los nutrientes en energía utilizable.

Una vez que la energía de la célula se restaura, es capaz de manejar la acumulación de proteínas potencialmente dañinas. A su vez, esto reduce la inflamación y la muerte de las células cerebrales. Esta tableta tendrá un día el potencial de ser un salvavidas.

Este hallazgo, si los ensayos clínicos son exitosos, es un gran paso adelante. No sólo existe un tratamiento potencial que llega a la fuente del Parkinson, sino que se ha descubierto una vía completamente nueva para que los futuros diseñadores de fármacos puedan aprovechar al máximo.

El Dr. Brundin está igualmente entusiasmado con el uso potencial de MSDC-0160 en otras enfermedades, incluyendo la demencia del cuerpo de Lewy y el Alzheimer.

Comenta este articulo