Se sabe que hablar con el bebé mejora el vínculo entre padres e hijos. Bueno, muchos dueños de mascotas ven a sus mascotas como sus propios hijos, pero ¿hablar con su perro de la misma manera que lo haría con un bebé tiene el mismo efecto de unión? Un estudio reciente sugiere que sí.

Si tienes un perro, es probable que tengas la costumbre de preguntarles: “¿Quién es un buen chico?” en un tono de voz muy agudo y afectuoso, a veces para diversión de los que te rodean.

Los dueños de mascotas hacen esto instintivamente porque se sienten tan apegados a sus mascotas como a su bebé. ¿Pero este tipo de “conversación de bebés” hace algo por el perro?

Los investigadores Alex Benjamin y Katie Slocombe, de la Universidad de York en el Reino Unido, se propusieron investigar si el llamado lenguaje canino mejora la vinculación entre mascotas y humanos, y específicamente, si es útil para los perros.

Slocombe explica la motivación detrás de la investigación y dice: “Se cree que un registro especial del habla, conocido como discurso dirigido a bebés, ayuda a la adquisición del lenguaje y mejora la forma en que un bebé humano se vincula con un adulto”.

“Esta forma de hablar”, agrega, “se sabe que comparte algunas similitudes con la forma en que los seres humanos le hablan a sus perros, conocido como el discurso dirigido por perros”.

“Este discurso rítmico agudo es común en las interacciones humanas con perros en las culturas occidentales, pero no se sabe mucho acerca de si beneficia a un perro de la misma manera que a un bebé”.

“Queríamos ver esta pregunta y ver si el vínculo social entre animales y humanos estaba influenciado por el tipo y el contenido de la comunicación”, dice Slocombe.

Sus hallazgos fueron publicados en la revista Animal Cognition.

Prueba de que los perros prefieren el lenguaje dirigido a perros

Para el estudio, los investigadores diseñaron dos experimentos en los que los humanos interactuaron con perros. En el primero, los investigadores probaron el habla dirigida por adultos versus el habla dirigida por el perro.

Este último se diseñó para perros tanto en términos de contenido (es decir, a los perros se les dijeron cosas como “Eres un buen perro” y “¿Salimos a caminar?”) Y en prosodia (es decir, en el estrés) patrones y entonación).

Por el contrario, el discurso dirigido por adultos contenía oraciones como “Fui al cine anoche”, que se hablaban en un tono de voz “normal”.

Los períodos de atención de los perros se midieron durante los dos tipos de habla, y después de escucharlos, los perros fueron invitados a elegir con qué orador querían interactuar.

Este primer experimento reveló que los perros preferían mucho a los humanos que se habían dirigido a ellos utilizando el lenguaje dirigido por perros. Sin embargo, existía la posibilidad de que fuera simplemente el tono emocional lo que atraía a los perros y que el contenido no tenía nada que ver con su preferencia.

‘Los perros necesitan escuchar palabras relevantes para el perro’

Entonces, en el segundo experimento, “el contenido del experimento uno se reprodujo pero con prosodia invertida de modo que el contenido relacionado con el perro se hablaba con la prosodia del [habla dirigida por un adulto] y viceversa”.

Benjamin, que es un Ph.D. candidato en el Departamento de Psicología de la Universidad de York – resume los hallazgos.

“Descubrimos que los perros adultos eran más propensos a querer interactuar y pasar tiempo con el hablante que utilizaba el habla dirigida a perros con contenido relacionado con perros, que con aquellos que usaban el habla dirigida a adultos sin contenido relacionado con perros”.

“Cuando mezclamos los dos tipos de discurso y contenido”, agrega, “los perros no mostraron preferencia por un hablante sobre el otro”.

“Esto sugiere que los perros adultos necesitan oír las palabras relevantes para el perro que se pronuncian en una voz emocional aguda para que sea relevante”. – Alex Benjamin

“Esperamos que esta investigación sea útil para los dueños de mascotas que interactúan con sus perros, y también para los profesionales veterinarios y los trabajadores de rescate”, agrega Benjamin.

Comenta este articulo