Es bien sabido que los psicópatas pueden cometer actos violentos y a menudo criminales. Pero los mecanismos neurales precisos que subyacen a este comportamiento han permanecido esquivos. Sin embargo, una nueva investigación revela los circuitos neuronales que pueden conducir al comportamiento psicopático.

¿Qué ocurre en la mente de un psicópata? Desde estudios especializados en neurociencia hasta libros populares de psicología, esta cuestión de los rascacielos ha preocupado a científicos, éticos y periodistas por igual durante años.

Aunque se sabe que los psicópatas a veces muestran comportamientos violentos o criminales, los fundamentos neurológicos de esta condición han permanecido un tanto misteriosos.

Pero un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard en Cambridge, MA – dirigido por Joshua Buckholtz, profesor asociado de psicología – recientemente se propuso a desentrañar parte de este misterio. Examinando las exploraciones cerebrales de casi 50 reclusos en dos cárceles de mediana seguridad en Wisconsin, el Profesor Buckholtz y su equipo examinaron qué hace con que los psicópatas actúen de la manera que lo hacen, así como lo que impulsa su toma de decisiones.

Es posible que todavía no sepamos lo que ocurre en la mente de un psicópata, pero los nuevos descubrimientos – que se publican en la revista Neuron – pueden ayudarnos a comprender lo que ocurre en su cerebro.

Estudiar psicópatas en prisiones

Según los autores, estudios previos han señalado una asociación entre el factor impulsivo-antisocial y los circuitos de anticipación de recompensa en el cerebro, medido por la señalización dependiente del nivel de oxígeno en la sangre, que es una técnica estándar utilizada en las IRM (Imágenes de Resonancia Magnética) funcional.

Por ejemplo, algunos estudios han encontrado un mayor volumen de materia gris estriatal en adolescentes con síntomas impulsivo-antisociales, así como en los delincuentes psicopáticos.

Además, el profesor Buckholtz y su equipo, han demostrado en un estudio previo que el puntaje alto en la escala impulsivo-antisocial se correlacionó fuertemente con los circuitos liberadores de dopamina y aumentó la actividad cerebral en áreas asociadas con la anticipación de la recompensa, a saber, el núcleo accumbens.

Todos estos estudios sugirieron a los investigadores que el comportamiento psicopático puede estar asociado con la transmisión excesiva de dopamina y una mayor “reactividad funcional a las recompensas” en el cuerpo estriado. Así que se dispusieron a investigar si su hipótesis era correcta o no.

Como parte del estudio, a 49 reclusos se les pidió completar una prueba de gratificación llamada retraso, mientras que sus cerebros fueron escaneados con escáneres móviles. En la prueba, los participantes tuvieron que elegir entre recibir una pequeña cantidad de dinero inmediatamente y recibir una cantidad mayor más adelante.

Los investigadores calcularon entonces el valor subjetivo que cada una de las dos opciones presentaba a los participantes. La suma de estos valores subjetivos fue alimentada en un modelo basado parcialmente en estudios realizados en primates.

El modelo permitió a los científicos medir la impulsividad de las opciones de los participantes, así como detectar las áreas cerebrales que son fundamentales para juzgar el valor de estas opciones.

Los investigadores también examinaron las características psicopáticas de los reclusos usando una prueba de psicopatía tradicional llamada Hare Psychopathy Checklist-Revised.

La psicopatía como “disfunción del cableado cerebral”

“Cuanto más psicópata es una persona, mayor es la magnitud de esa respuesta estriatal”, explica el Prof. Buckholtz. “Eso sugiere que la forma en que están calculando las recompensas de valor está desregulada – pueden sobre representar el valor de la recompensa inmediata”.

El experimento confirmó la hipótesis de los científicos. El profesor Buckholtz y el equipo encontraron que los reclusos con la puntuación más alta en la prueba de psicopatía también mostraron mayor actividad en un área cerebral llamada estriado ventral, una clave de región para evaluar las recompensas inmediatas.

Normalmente, la actividad en el estriado ventral del cerebro también está regulada por otra región del cerebro, llamada la corteza prefrontal media ventral (vmPFC).

Esta área está involucrada en la toma de decisiones sociales y morales, en el aprendizaje del miedo y en las respuestas empáticas. El vmPFC también es responsable de la capacidad de proyectar las consecuencias de nuestras acciones y decisiones en el futuro.

Por lo tanto, el vmPFC puede controlar cómo el estriado representa el valor de una recompensa, y sin esta regulación, el valor de esa recompensa puede ser sobrestimado.

El profesor Buckholtz y el equipo mapearon varias áreas cerebrales que estaban conectadas al estriado ventral para ver cómo influyen en la toma de decisiones y encontraron que la conectividad entre el vmPFC y el estriado ventral se debilitó.

“Encontramos que las conexiones entre el estriado y la corteza prefrontal media ventral eran mucho más débiles en las personas con psicopatía”, explica el profesor Buckholtz. “Si rompes esa conexión en alguien, van a empezar a tomar malas decisiones porque no tendrán la información que, de otra manera, guiaría su toma de decisiones a fines más adaptativos”.

Es importante destacar que el efecto de la débil conectividad corticostriatal fue tan claro que los investigadores fueron capaces de predecir el número de condenas penales que los internos habían recibido.

“En el mismo tipo de visión, la toma de decisiones impulsiva que vemos en los individuos psicópatas también se ha observado en glotones compulsivos, adictos a las compras y los toxicómanos”.

“Si podemos poner esto de nuevo en el dominio del análisis científico riguroso, podemos ver que los psicópatas no son inhumanos, son exactamente lo que usted esperaría de los seres humanos que tienen este tipo particular de disfunción del cableado del cerebro”, explicó el Prof. Joshua Buckholtz.

pastillas de adelgazar aprovada por la fda que no necesita receta, cafeina y serotonina, piedras negras en el riñon, vinagre manzana descamacion

Comenta este articulo