La pre-hipertensión afecta a 1 de cada 3 estadounidenses. Un nuevo estudio sugiere que una hora de yoga al día reduce la presión arterial y puede ayudar a los pacientes con pre-hipertensión a evitar el desarrollo hacia la presión arterial alta.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que 75 millones de adultos estadounidenses tienen presión arterial alta, también llamada hipertensión.

La hipertensión es un factor de riesgo para la enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. Se define como una presión arterial sistólica de 140 milímetros de mercurio por gramo (mmHg) o superior, y / o presión arterial diastólica de 90 mmHg o más.

Otros considerados 1 de cada 3 estadounidenses tienen pre-hipertensión, una condición en la que la presión arterial es más alta de lo normal, pero no lo suficientemente alta para caer en el rango de hipertensión. La pre-hipertensión se define como la presión arterial sistólica entre 120-139 mmHg o una presión arterial diastólica de 80-89 mmHg.

A menos que mejoren su estilo de vida, los pacientes con pre-hipertensión probablemente desarrollen hipertensión a largo plazo.

Según un estudio presentado en la 68ª Conferencia Anual de la Sociedad Cardiológica de la India (CSI), el yoga puede tener beneficios inesperados para la salud de los pacientes con pre-hipertensión.

Estudiar los efectos del yoga en los pacientes con pre-hipertensión

Investigadores – dirigidos por el doctor Ashutosh Angrish, cardiólogo del Hospital Sir Gangaram de Delhi, India – examinaron el efecto del hatha yoga sobre la presión arterial de 60 pacientes con pre-hipertensión.

El grupo dividió a los participantes en dos grupos de 30. Un grupo practicó hatha yoga durante 3 meses, además de realizar cambios convencionales en el estilo de vida, mientras que el grupo de control solo hizo cambios en el estilo de vida.

El Hatha yoga es la base del yoga moderno, pero pone menos énfasis en posturas físicas que la mayoría de las prácticas de yoga de hoy.

Los participantes practicaron 1 hora de yoga diariamente durante 1 mes con un instructor. Entonces, los pacientes practicaron el yoga en el país en la misma tarifa para los 2 meses restantes.

Los cambios de estilo de vida convencionales incluyeron ejercicio aeróbico moderado, dieta y dejar de fumar.

Los pacientes eran de otra manera sanos, con una edad media de 56 años en el grupo de yoga y 52 años en el grupo de control. El grupo de yoga tenía 16 mujeres y 14 hombres, mientras que el grupo de control estaba compuesto por 17 mujeres y 13 hombres.

La presión arterial promedio durante un período de 24 horas fue 130/80 mmHg en el grupo de yoga y 127/80 mmHg en el grupo control.

La práctica del yoga incluía asanas – poses físicas que a veces implicaban estiramiento – así como ejercicios de control de respiración, también llamados pranayama.

Yoga disminuyó la presión arterial en pacientes con pre-hipertensión

Los investigadores encontraron que el yoga disminuyó significativamente la presión arterial.

Tanto la presión arterial diastólica de 24 horas como la presión diastólica nocturna disminuyeron alrededor de 4,5 mmHg.

La presión arterial media de 24 horas también disminuyó en aproximadamente 4,9 mmHg.

En comparación, el grupo control no presentó ningún cambio significativo en la presión arterial.

Aunque estas reducciones parecen ser pequeñas, el Dr. Angrish explica que “podría ser clínicamente muy significativo, porque incluso una disminución de 2 mmHg en la presión arterial diastólica tiene el potencial de disminuir el riesgo de enfermedad coronaria en un 6%, y el riesgo de accidente cerebrovascular y transitorio ataque isquémico en un 15%”.

Los investigadores todavía no están claros sobre cómo el yoga reduce la presión arterial, pero el Dr. Angrish aventura una explicación.

“El mecanismo exacto no está claro en nuestro estudio, pero se ha postulado que el yoga puede disminuir el impulso simpático, restablecer los barorreceptores y causar efectos neurohumorales. Los resultados sugieren que una combinación de los tres componentes de yoga – asanas, pranayama y la meditación – es útil, pero nuestro estudio es incapaz de determinar su contribución individual”, explicó el Dr. Ashutosh Angrish.

Los beneficios para la salud del yoga

El Dr. Shirish Hiremath, presidente electo de CSI y presidente del Comité Científico CSI 2016, insta a los jóvenes a tomar clases de yoga, ya que es económico y conveniente.

“El yoga es una parte de la cultura tradicional india, y ha demostrado un claro beneficio en los casos de pre-hipertensión”, dice.

“Es fácil de practicar y puede ser adaptado por las masas y también es muy económico, el yoga puede ir un largo camino en la mejora de la salud general del país, como la hipertensión está afectando a un gran número de jóvenes indios. Puede ser la respuesta correcta para las personas en riesgo”.

El Dr. Angrish piensa que los médicos deben recomendar el yoga a sus pacientes.

“Nuestra investigación sugiere que se debe aconsejar a los pacientes con pre-hipertensión que practiquen el hatha yoga (una combinación de asanas, pranayama y meditación) durante una hora diaria. Esto puede prevenir el desarrollo de la hipertensión y, además, dar una sensación de bienestar”.

Comenta este articulo