Los niños nacidos de madres que tuvieron deficiencia de vitamina B12 durante el embarazo, pueden tener un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y otros trastornos metabólicos, según un nuevo estudio.

El autor principal, Dr. Ponusammy Saravanan, de la Universidad Escuela de Medicina de Warwick en el Reino Unido, y sus colegas, presentan sus hallazgos preliminares en esta semana para la conferencia anual de la Sociedad de Endocrinología en el Reino Unido.

La vitamina B12 es una vitamina soluble en agua presente de forma natural en productos de origen animal, como la leche, huevos, queso, carne, aves y pescado. También disponible como un suplemento dietético y se añade a algunos productos que no son de origen animal, tales como cereales para el desayuno.

De acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud, la vitamina B12 ayuda a un número de funciones corporales, incluyendo la formación de glóbulos rojos, la síntesis de ADN, y el funcionamiento neurológico.

La ingesta diaria recomendada de vitamina B12 para las personas de 14 años o más es de 2,4 microgramos, aumentando ligeramente a 2,6 microgramos para las mujeres embarazadas, y 2,8 mcg durante la lactancia.

El Dr. Saravanan y sus colegas, dicen que la investigación anterior ha demostrado que las mujeres con niveles bajos de vitamina B12 durante el embarazo son más probables que tengan un mayor índice de masa corporal (IMC) y tener bebés con bajo peso al nacer con colesterol alto.

Además, este tipo de investigación ha demostrado que estos bebés tienen una mayor resistencia a la insulina en la infancia, aumentando su riesgo de diabetes tipo 2.

Deficiencia de vitamina B12 en el embarazo puede alterar niveles de leptina en la descendencia

El Dr. Saravanan y equipo llevaron a cabo una serie de determinantes para verificar si estas observaciones anteriores podrían estar asociadas con la leptina, una hormona producida por las células grasas. A menudo se refiere a la leptina como la “hormona de la saciedad”, la que nos dice la cuando es el momento de dejar de comer.

La investigación ha demostrado que el exceso de peso puede causar un aumento en los niveles de leptina en respuesta a la ingesta de alimentos. Esto puede causar resistencia a la leptina, lo que puede conducir a comer en exceso. Además, el aumento de peso y la resistencia a la insulina, puede representar un aumento en el riesgo de diabetes tipo 2.

Para su estudio, los investigadores analizaron 91 muestras de sangre tomadas de las madres y sus bebés luego del parto para determinar los niveles de vitamina B12. Además, analizaron 42 muestras de tejido de grasa materna y neonatal y 83 muestras de tejido placentario.

Los investigadores encontraron que los niños nacidos de madres con deficiencia de vitamina B12 – definido así como menos de 150 picomoles por litro – más eran propensos a tener niveles más altos de leptina de lo normal, lo que puede aumentar su riesgo de diabetes tipo 2 y otros trastornos metabólicos.

El equipo especula que la deficiencia de vitamina B12 en las mujeres embarazadas puede afectar a la programación del gen de la hormona leptina, y la alteración de la producción de la hormona durante el desarrollo fetal.

“El entorno nutricional proporcionado por la madre puede programar de forma permanente la salud del bebé. Sabemos que los niños nacidos de madres con baja alimentación o madres sobrealimentados, tienen un mayor riesgo de problemas de salud tales como la diabetes tipo 2, y si se observa esa deficiencia de vitamina B12 materna, esto puede afectar al metabolismo de la grasa y contribuir a este riesgo. Es por eso que decidimos investigar la leptina, la hormona de células de grasa”, explicó el Dr. Saravanan Ponusammy.

En la actualidad, los investigadores no son capaces de identificar los mecanismos precisos por los cuales la deficiencia de vitamina B12 materna aumenta los niveles de leptina para la descendencia, pero tienen algunas teorías.

“Cualquier bajo nivel de vitamina B12 impulsa la acumulación de grasa en el feto, y esto conduce a un aumento en la leptina, o realmente causa cambios químicos en los genes de la placenta que produce leptina, por lo que se genera más de la hormona”, dice el co-autor del estudio, Dr. Adaikala Antonysunil , también de la Universidad de Warwick.

“Como la vitamina B12 participa en reacciones de metilación en el cuerpo, puede afectar si los genes serán activados o desactivados, y sospechamos que puede ser la última”, añade.

Con más estudios, los investigadores esperan probar sus sospechas de verdad. Si se confirman sus conclusiones, el equipo dice que pueden necesitar examinar las recomendaciones actuales para la vitamina B12 durante el embarazo.

Comenta este articulo