La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica – EPOC – reduce la capacidad respiratoria de las personas. También aumenta los riesgos de neumonía.

Las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que desarrollan neumonía también son más propensas a morir por la infección.

Comprender el vínculo entre las dos condiciones garantiza un tratamiento rápido. Si no se trata, la neumonía es más probable que sea fatal, especialmente para las personas con EPOC.

Comprensión de la conexión

La EPOC socava el funcionamiento de las vías respiratorias y los pulmones. Incluye dos condiciones distintas:

  • Enfisema, que destruye los sacos de aire en los pulmones. A medida que avanza el enfisema, los sacos de aire se vuelven débiles y flojos, lo que hace más difícil proporcionar oxígeno al cuerpo.
  • Bronquitis crónica, que inflama los tubos que llevan el aire a los pulmones. Las personas con bronquitis crónica también producen volúmenes de moco más grandes de lo habitual.

El tabaquismo es la principal causa de EPOC, aunque algunos no fumadores desarrollan EPOC. Una variante genética rara llamada deficiencia de alfa-1-antitripsina causa EPOC en algunas personas.

La neumonía es un grupo de infecciones pulmonares que pueden ser bacterianas, virales o fúngicas. Las personas con neumonía desarrollan bolsas de aire inflamadas llenas de líquido. Esto hace que la respiración sea más difícil y puede reducir los niveles de oxígeno en la sangre, que puede ser fatal.

La neumonía también puede propagarse por todo el cuerpo, causando infecciones sistémicas potencialmente mortales. Alrededor de 50.000 estadounidenses mueren de neumonía cada año.

La EPOC debilita el sistema respiratorio, aumentando la vulnerabilidad a la neumonía. Debido a que las personas con EPOC ya han debilitado las vías respiratorias y un sistema inmunológico peor, son más propensos que las personas sanas a morir de neumonía.

Un estudio encontró que el 12,6% de los participantes con EPOC desarrolló neumonía al menos una vez en un período de 3 años. En el mismo estudio, el 12,5% de los casos de neumonía en personas con EPOC fueron fatales.

Las personas con EPOC que desarrollan neumonía tienen un empeoramiento de la respiración y generalmente necesitan ser hospitalizadas. Por lo general, se tarda más tiempo para recuperarse de la infección, y son más propensos a desarrollar complicaciones graves que las personas que, de otra manera están sanas.

Otros factores de riesgo de neumonía

Los factores de riesgo para la neumonía distinta de la EPOC incluyen:

  • Exposición a bacterias o virus. En personas sanas, estas son las causas más comunes de neumonía. Algunas personas desarrollan neumonía después de un ataque con la gripe. Las personas con EPOC y la gripe tienen un mayor riesgo de neumonía.
  • Un sistema inmunológico debilitado. Las personas con VIH o SIDA, el cáncer, las enfermedades autoinmunes, los que toman drogas que suprimen el sistema inmunológico, los niños muy pequeños, los ancianos y aquellos con otras enfermedades están mal equipados para combatir la neumonía. Ahora se demuestra que el tener EPOC debilita el sistema inmune también.
  • Otros trastornos respiratorios, como la tuberculosis.
  • Inhalación de alimentos, contenido estomacal o agua. Esto causa un tipo de neumonía llamada neumonía por aspiración.

Las estrategias que pueden reducir el riesgo de desarrollar neumonía incluyen:

  • Lavado frecuente de las manos, especialmente durante la temporada de frío y gripe o después de la exposición a personas enfermas. Lavar las manos puede prevenir los virus que pueden conducir a la neumonía.
  • Vacunarse contra las infecciones que pueden causar neumonía, incluyendo gripe, tos ferina y enfermedad neumocócica. Los médicos pueden recomendar otras vacunas basadas en factores de riesgo individuales.
  • Tratamiento proactivo de la EPOC con medicamentos, ejercicio y cualquier otra estrategia recomendada por un médico.
  • Dejar de fumar. Fumar empeora la EPOC y la neumonía. Fumar también daña más el sistema inmunológico.
  • Evitar a las personas con infecciones respiratorias, la gripe y otras enfermedades contagiosas.

¿Es neumonía o EPOC progresiva?

Debido a que la EPOC a menudo se inflama, mejora y luego se vuelve a inflamar, puede ser difícil diferenciar entre brotes de EPOC y neumonía. La dificultad repentina para respirar siempre justifica el tratamiento médico.

Algunos síntomas distintos de la neumonía incluyen:

  • Fiebre, aunque no todas las personas con neumonía desarrollan fiebre
  • Escalofríos, dolores musculares o dientes chirriantes
  • Molestias en el pecho o en la espalda, especialmente con la respiración
  • Vómitos, náuseas o diarrea
  • Agotamiento incluso cuando se realizan tareas sencillas

Las erupciones de EPOC pueden mejorar con el tiempo, pero la neumonía tiende a empeorar constantemente.

Tratamiento de la neumonía y la EPOC

El tratamiento de la neumonía depende del tipo de neumonía. Los antibióticos pueden tratar la neumonía bacteriana, así como cualquier infección bacteriana relacionada con la neumonía. Dependiendo de la gravedad de la infección, los antibióticos pueden ser necesarios en un hospital a través de administración intravenosa –  IV.

Los medicamentos antivirales o antifúngicos pueden tratar la neumonía viral o fúngica.

Otros tratamientos para la neumonía se centran en abordar los síntomas y prevenir complicaciones. La neumonía a veces requiere hospitalización, especialmente para las personas con EPOC.

En el hospital, el tratamiento puede incluir:

  • Administrar líquidos a través de un IV
  • Control de la frecuencia cardiaca y respiratoria
  • Comprobación de los niveles de oxígeno en sangre
  • Terapia de oxigeno
  • Tratamientos respiratorios y terapia respiratoria

Mejorar la salud respiratoria y el tratamiento de la EPOC

La EPOC no se puede curar. En cambio, el tratamiento tiene como objetivo reducir los síntomas, mejorar la calidad de vida y prolongar la supervivencia. Los brotes de EPOC ocurren, en promedio, 1,3 veces por año. A medida que la enfermedad progresa, los brotes pueden llegar a ser más frecuentes.

Una serie de cambios en el estilo de vida pueden ayudar en el manejo de la EPOC. Éstas incluyen:

  • Mantener un peso corporal saludable al comer una dieta bien balanceada.
  • Dejar de fumar.
  • Evitar los alérgenos y los vapores tóxicos. Las personas expuestas a humos en el trabajo deben hablar con sus médicos sobre maneras de reducir su riesgo.
  • Permanecer dentro cuando la calidad del aire es pobre. La contaminación es un desencadenante importante para las personas con EPOC.
  • Tratamiento inmediato de infecciones respiratorias.
  • Hacer ejercicio regular según lo tolerado. Tomar parte en la rehabilitación pulmonar puede ser una buena manera de comenzar una rutina de ejercicios.

Actividades como caminar, yoga y Tai-chi pueden fortalecer el corazón y los pulmones. Estos mejoraran la capacidad del cuerpo para usar oxígeno y puede ayudar con las técnicas de respiración, por lo que es más fácil respirar.

Los tratamientos médicos que pueden retardar el progreso de la EPOC o reducir los síntomas incluyen:

  • Terapia de oxigeno. Las personas con EPOC pueden necesitar usar una mascarilla de oxígeno durante sus brotes.
  • Broncodilatadores. Estos medicamentos, que ayudan a mantener las vías respiratorias abiertas, están disponibles como tratamientos de acción corta y de acción prolongada.
  • Corticosteroides. Los medicamentos esteroides pueden reducir los síntomas durante brotes de EPOC. Estos medicamentos vienen con una serie de efectos secundarios, por lo que los médicos a menudo recomiendan probar otros tratamientos primero.
  • Antibióticos. La EPOC puede causar una serie de infecciones respiratorias. Cuando el moco aumenta o cambia de color, los antibióticos pueden ser apropiados.

Los síntomas severos de la EPOC pueden requerir hospitalización y pueden no mejorar con los medicamentos en el hogar.

Otras complicaciones de la EPOC

La EPOC es un diagnóstico potencialmente fatal. Fue la tercera causa de muerte en los Estados Unidos en 2014.

Además de la neumonía, otras posibles complicaciones incluyen:

  • Insuficiencia respiratoria
  • Insuficiencia cardiovascular
  • Pérdida y debilidad muscular
  • Depresión o ansiedad
  • Pérdida de peso

Otra posible complicación de la EPOC puede ser el cáncer de pulmón. La inflamación en curso parece desempeñar un papel. Como la mayoría de las personas con EPOC tienen antecedentes de tabaquismo, fumar también es un factor, junto con la genética.

Cuando la EPOC se produce junto con otras afecciones respiratorias, como asma o alergias, las condiciones pueden empeorar unas a otras. Las personas que desarrollan nuevos o empeoran los síntomas de la EPOC, deben consultar a su médico para descartar otros diagnósticos.

nuevos estudios medico

Comenta este articulo