Una investigación genética en profundidad proporciona nuevos datos sobre cómo el acto de fumar es capaz de causar cáncer en una amplia gama de órganos y no solo eso, sino que el estudio proporciona una relación entre el número de cigarrillos fumados y el número de mutaciones en el ADN de las células.

Las consecuencias negativas para la salud del hábito de fumar son bien conocidas y son estudiadas en gran medida.

Se estima que unos 6 millones de personas mueren cada año debido a enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

Si la tendencia continúa, según los datos funcionales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), habrá 1 mil millones de muertes relacionadas con el tabaco en este siglo.

Se sabe que fumar causa daños irreparables en una variedad de órganos. Como reflejos se obserban mutaciones en el ADN a través de un buen número de mecanismos.

Sin embargo, no ha quedado claro cómo el cáncer genera tantos tipos diferentes de cáncer en diversas partes del cuerpo. Hasta la fecha, fumar se ha asociado con 17 tipos de cáncer, pero los mecanismos genéticos detrás de esto se han mantenido ocultos.

Los investigadores del Wellcome Trust Sanger Institute y el Kings College de Londres en el Reino Unido, y el Laboratorio Nacional de Los Álamos, Nuevo México, recientemente llevaron a cabo una inmersión profunda en la genética de los cánceres relacionados con el tabaquismo. Sus resultados se publican esta semana en la revista Science.

En la investigación más detallada de su tipo, los científicos profundizaron en el ADN de 5.000 tumores. Compararon los tumores de los no fumadores con tumores de los fumadores y se examinaron las diferencias genéticas. El análisis les permitió comprender las huellas moleculares de daño en el ADN relacionado con el tabaquismo.

Los investigadores fueron capaces de estudiar estos signos de mutaciónes y contar el número de mutaciones en cada tumor.

Contando mutaciones tumorales relacionadas con el tabaco

Una vez los datos estaba listos, los autores pudieron medir la tasa de mutaciones causadas por cada cigarrillo fumado. Encontraron que fumar un paquete de cigarrillos por día habían causado al promedio un número predecible de mutaciones en los pulmones en el transcurso de un año.

“Hasta ahora, hemos tenido un gran cuerpo de evidencia epidemiológica que une el acto de fumar con el cáncer, pero ahora realmente podemos observar y cuantificar los cambios moleculares en el ADN debido a fumar cigarrillos”, dice el primer autor Dr. Ludmil Alexandrov, del Laboratorio Nacional de Los Álamos.

“Con este estudio, hemos encontrado que las personas que fuman un paquete al día desarrollan un promedio de 150 mutaciones celulares adicionales en sus pulmones cada año, lo que explica por qué los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar un cáncer de pulmón.”

Asimismo, el equipo desarrolló una visión más clara de los efectos de los cigarrillos, frente a mutaciones en otros órganos. Encontraron que un paquete al día dio lugar a:

  • 97 mutaciones en cada célula de la laringe
  • 39 mutaciones en cada célula de la faringe
  • 23 mutaciones en cada célula de la boca
  • 18 mutaciones en cada célula de la vejiga
  • 6 mutaciones en cada célula en el hígado.

Como se mencionó anteriormente, cómo las mutaciones afectan a los órganos del cuerpo que no sean solamente los pulmones, ha sido difícil de entender. Esta nueva investigación reveló maneras en el tabaco que pueden desarrollar mutaciones en diferentes tejidos y órganos.

“Las mutaciones causadas por lesión directa del ADN de los agentes carcinógenos en el tabaco se observaron principalmente en los órganos que están en contacto directo con el humo inhalado. Por el contrario, otras células del cuerpo sólo sufrieron daños indirectos, ya que el consumo de tabaco parece afectar a los mecanismos clave en estas células, que a su vez ha alterado el ADN celular”, explicó el co-autor del estudio, profesor David Phillips, del Kings College de Londres.

De los cinco procesos distintos por los cuales el ADN es dañado por el humo del tabaco, el más extendido era que ya se encuentra en otros tipos de cáncer relacionados con aquellos que no fuman. El equipo encontró que fumar acelera la velocidad de un reloj celular que muta de forma prematura del ADN.

Mirando hacia el futuro de la investigación del cáncer

Los investigadores se vieron sorprendidos por algunos de los resultados: los cánceres relacionados con el tabaquismo son más complejos de lo que se pensaba anteriormente.

El profesor Sir Mike Stratton, del Wellcome Trust Sanger Institute y autor principal conjunto, dice: “Este estudio nos dice que observar el ADN de los cánceres en los fumadores pueden proporcionar nuevas pistas sobre cómo se desarrolla el cáncer y, por tanto, potencialmente, cómo pueden prevenirse”.

“Este estudio ha demostrado que la caracterización molecular de los pacientes con cáncer se puede utilizar para identificar los mecanismos por los que diferentes agentes carcinógenos causan el cáncer. Estamos planeando futuros estudios para revelar los mecanismos por los que otros factores epidemiológicos conocidos pueden ser causantes de cáncer. Por ejemplo, actualmente estamos trabajando la elucidación de los mecanismos por los que la obesidad provoca cáncer”, dijo el Dr. Alexandrov.

También hablo de forma utópica si contara con un número ilimitado de  recursos y tiempo, y cuál sería su deseo: “Me gustaría conocer un perfil molecular único de cada paciente con cáncer en todo el mundo para comprender mejor las causas del cáncer y usar este conocimiento para el desarrollo futuras estrategias de prevención del cáncer”.

Los resultados actuales marcan un hito en el camino hacia la comprensión de cómo los cánceres relacionados con el tabaquismo influyen negativamente en el ADN. Todavía hay mucho que saber, pero investigaciones como esta, y de manera constante, nos acercan a la comprensión y la prevención del cáncer a nivel molecular.

ciggarro y pulmon

Comenta este articulo