Una nueva investigación, presentada esta semana en la conferencia de la Sociedad Europea de Genética Humana, en Barcelona – España, demuestra que los hombres, cuyas células de sangre carecen de cromosomas Y, son más susceptibles a la enfermedad de Alzheimer. El equipo espera que, en el futuro, estos hallazgos podrían ayudar a desarrollar un sistema de alerta temprana de la enfermedad de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer afecta a más de 5 millones de estadounidenses. Eso equivale a 1 de cada 9 personas con más de 65 años.

En 2050, el número de individuos con la condición está previsto que aumente a 14 millones.

A pesar del gran número de casos de Alzheimer, los mecanismos moleculares detrás de él y los factores de riesgo exactos son aún poco conocidos.

El principal factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer es la edad avanzada, pero no parecen estar implicados otros parámetros.

Por ejemplo, parece que hay una susceptibilidad genética. Otros investigadores han estudiados los vínculos entre la enfermedad de Alzheimer y la presión arterial alta, la baja ingesta de folato, y los niveles altos de colesterol; los niveles de actividad física y mental también se cree que desempeñan un papel importante.

En la investigación reciente, el examen de un cambio genético poco común, pero frecuente en los hombres, puede haber descubierto una nueva pista sobre la etiología de la enfermedad de Alzheimer.

La pérdida de cromosoma Y

En biología y citogenética, se denomina cromosoma  a cada una de las estructuras altamente organizadas, formadas por ADN y proteínas, que contiene la mayor parte de la información genética de un individuo.

Las mujeres tienen dos cromosomas X – XX, mientras que los hombres tienen un X y un Y – XY. Entre otros aspectos, el cromosoma Y contiene un código que desencadena el desarrollo de los testículos.

En los últimos años, se ha observado que, en algunos hombres, el cromosoma Y degenera lentamente a medida que envejecen. Esto se conoce como la pérdida de Y (LOY en ingles).

Los estudios que analizan los efectos de este deterioro relacionado con la edad del cromosoma Y, como hipótesis lo han relacionado con ciertos tipos de cáncer. Algunos investigadores creen que, en el futuro, la medición del índice LOY puede actuar como un sistema de alerta temprana para los individuos que son particularmente susceptibles a algunos tipos de cáncer.

Los hombres son conocidos por vivir vidas más cortas que las mujeres y son más propensos a desarrollar cánceres no sexuales específicos. Algunos científicos creen que la pérdida del cromosoma Y podría ayudar a explicar esta diferencia de género.

La pérdida de Y y la enfermedad de Alzheimer

Recientemente, los Profs. Lars Forsberg y Jan Dumanski, del Departamento de Inmunología, Genética y Patología de la Universidad de Uppsala, Suecia, se asociaron con científicos del Reino Unido, Francia, Estados Unidos y Canadá.

Antes de pasar a la enfermedad de Alzheimer, el Prof. Forsberg ha trabajado previamente en la investigación y observación del indice LOY y sus efectos sobre la progresión y el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

El Prof. Lars Forsberg explica: “La idea de este proyecto de investigación vino a mí cuando estaba escribiendo nuestro primer documento sobre la relación entre LOY y el desarrollo de los cánceres no sanguíneos, al pensar en el proceso conocido como la vigilancia inmunológica. La capacidad del cuerpo para combatir el desarrollo de la enfermedad durante toda la vida – me pareció que había sido bien estudiada en la enfermedad de Alzheimer, y por lo tanto se me ocurrió que LOY pudiera estar implicado en esta enfermedad también”.

El equipo global se veía en los cromosomas de 3.200 hombres de edades entre 37-96 años, con una edad media de 73. De esta muestra, alrededor del 17% de ellas está representada la LOY en al menos el 10% de sus células sanguíneas. LOY era más común en los hombres de edad avanzada.

El equipo encontró que los individuos que ya tenían diagnóstico de Alzheimer eran más propensos a tener la LOY. Además, aquellos con la LOY eran más propensos a desarrollar la enfermedad en el período de seguimiento.

Dado que las células de la sangre juegan un papel integral en el sistema inmune, los investigadores se preguntan si la LOY podría reducir la capacidad de la célula para funcionar correctamente en la respuesta inmune.

La investigación sobre la LOY está todavía en su infancia, pero el equipo espera que al final de la línea, la medición de LOY en individuos podría actuar como un marcador de enfermedades. Las pruebas para LOY son relativamente simples y, si se lleva a cabo de forma rutinaria, un mayor LOY en un paciente podría ser utilizado como una señal para comenzar la prueba neurológica o la detección del cáncer, por ejemplo.

La detección de las enfermedades de forma más temprana que tarde es siempre preferible, y las pruebas de este tipo tienen el potencial de ahorrar, o al menos prolongar la expectativa de vidas.

OCITOCINA NASAL

Comenta este articulo