Los adultos mayores a menudo experimentan pérdida de apetito, lo que resulta en la pérdida de peso y la desnutrición. Ahora, los investigadores sugieren que esto puede deberse al aumento de la producción de una hormona llamada péptido YY, que le dice a los seres humanos cuando se sientes llenos/satisfechos.

Denominado “la anorexia del envejecimiento”, la pérdida de apetito es común entre los adultos de edad avanzada, con alrededor del 15-20% de las personas mayores que experimentan pérdida de peso involuntaria como resultado.

Mientras que la pérdida de apetito en las personas mayores puede ser impulsada por problemas emocionales, como la depresión o el dolor, en muchos casos, no hay causa subyacente que pueda ser explicada.

Investigaciones anteriores han sugerido que la pérdida de apetito en las personas mayores puede estar encubierta por la reducción de la producción de grelina – una hormona que le dice a los seres humanos cuando tienen hambre.

Sin embargo, el nuevo estudio – realizado por Mary Hickson, profesor de la dietética en la Universidad de Plymouth, en el Reino Unido, y sus colegas – encontró que el péptido YY hormonal puede ser el culpable.

Para llegar a sus conclusiones – publicadas en la revista Appetite – los investigadores reclutaron a 31 adultos sanos de entre 21-92 años, de los cuales seis eran mayores de 80 años.

Señalan que un reto importante con esta investigación fue encontrar adultos mayores libres de problemas de salud, pero que esto era necesario con el fin de evaluar los cambios en el control del apetito, independientes de la enfermedad.

Se requirió que todos los sujetos ayunaran durante varias horas, antes de consumir un desayuno que contenía alrededor de 660 calorías.

Producción PYY aumentó para los adultos de edad avanzada

Después de que los participantes comieran, los investigadores midieron sus niveles de PYY, la grelina, y péptido similar al glucagón 1 (GLP-1) – una hormona que es responsable de la reducción del apetito y la liberación de insulina – a intervalos de tiempo regulares durante un período de 3 horas .

Además, se pidió a los sujetos que calificaran qué hambre tenían, la cantidad de comida que creían que iban a comer, y lo agradable que la comida se les presentaba.

En comparación con los adultos más jóvenes, los investigadores encontraron que los adultos mayores de 80 años demostraron una mayor producción de PYY. Sin embargo, no hubo diferencia en los niveles de grelina o de GLP-1 entre los grupos de edad.

Lo que es más, los adultos mayores también informaron de una reducción del apetito, la reducción de la ingesta de alimentos prospectivos, y se encontró que la comida era menos agradable para comer, en comparación con los participantes más jóvenes.

Basándose en sus hallazgos, los investigadores dicen que es posible que una mayor producción de PYY conduce a la reducción del apetito entre los adultos de edad avanzada, causando la desnutrición y pérdida de peso.

Aunque se necesitan más estudios para evaluar la producción de PYY en una población mayor de hombres y mujeres mayores, el Prof. Hickson se arriesga a calificar los resultados actuales como “intrigantes”.

“Si otros estudios sobre un mayor número de participantes muestran un aumento de la producción de PYY, podemos trabajar para investigar este desequilibrio hormonal para tratar, y es de esperar que se pueda combatir la anorexia del envejecimiento”, concluyó el Prof. María Hickson.

sensacion de llenura

Comenta este articulo