Numerosos estudios han documentado los beneficios potenciales para la salud del consumo de café, haciendo que la taza de la mañana sea aún más satisfactoria. Una nueva investigación, sin embargo, encuentra que muchos de nosotros podemos estar compensando algunos de estos beneficios para la salud mediante la adición de sustancias cargadas de calorías a nuestras bebidas calientes.

El análisis de casi 20.000 adultos en los Estados Unidos indica que alrededor de dos tercios de los bebedores de café y un tercio de los bebedores de té, agregan azúcar, crema, jarabes con sabor, y otras sustancias de alto contenido calórico a sus bebidas.

Ruopeng An, del Colegio de Ciencias Aplicadas de la Salud de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, y sus colegas, calcularon la cantidad de estos aditivos que aumentan la ingesta diaria de calorías de los estadounidenses.

Los investigadores informan de sus hallazgos en la revista Public Health.

Según las Guías Alimentarias 2015-2020 para los estadounidenses, se estima que los hombres entre 18 y 55 años, que son moderadamente activos, deben consumir aproximadamente 2.600-2.800 calorías diarias, mientras que las mujeres, moderadamente activas de la misma edad, deben consumir alrededor de 2.000-2.200 calorías por día.

Cuando una persona tiene una falta de equilibrio de energía – es decir, más calorías se consumen que aquellas que puede quemar – esto puede conducir al sobrepeso ya la obesidad.

En relación con el café y el té, las directrices dietéticas afirman que las bebidas se pueden consumir como parte de una dieta saludable, pero que las calorías adicionales de los aditivos deben tenerse en cuenta.

Complementos comunes entre los bebedores de café

Para su estudio, el Profesor An y su equipo se propusieron determinar las implicaciones nutricionales de los aditivos en el té y el café, ya que son dos de las bebidas más consumidas en los Estados Unidos.

“A diferencia de otras bebidas populares, incluyendo el alcohol y otras bebidas endulzadas que normalmente se consumen de forma aislada, muchas personas prefieren beber café y té con complementos como azúcar y crema”, señalan los autores.

“Estos suplementos son a menudo densos en energía y grasa pero bajos en valor nutritivo”, añaden.

Para llegar a sus hallazgos, los investigadores analizaron datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2001-2012. Los datos incluyeron 13,185 adultos que reportaron consumir café y 6,215 adultos que reportaron consumir té en las 24 horas antes de ser encuestados.

Los resultados indican que el 51,4% de los adultos estadounidenses consumen café en cualquier día, mientras que el 25,8% de los adultos beben té en cualquier día.

Entre los bebedores de café, los datos revelaron que el 67,5% consumen café con complementos, mientras que el 33,4% de los bebedores de té consumen su bebida con suplementos.

Para los bebedores de café, el azúcar, los edulcorantes, la crema, o los sustitutos de crema, la leche entera o reducida en grasa fueron los suplementos más comunes. El azúcar, los sucedáneos del azúcar, la miel y la leche entera o reducida en grasa eran los añadidos más populares para los bebedores de té.

Suplementos de café para un suplemento de 69 calorías diarias

Los investigadores analizaron la cantidad de calorías adicionales que estos complementos tienen en cuenta cada día.

En comparación con los adultos que bebían café negro, el equipo encontró que aquellos que pusieron edulcorantes, crema y otros aditivos en su café consumieron un promedio de 69 calorías adicionales al día. Alrededor del 60% de estas calorías provenían del azúcar, apunta el Prof. An, mientras que la mayoría de las calorías restantes procedían de la grasa.

Entre los bebedores de té, las personas que ponen aditivos en su bebida consumieron un promedio de 43 calorías extra al día, en comparación con aquellos que no pusieron suplementos en su té. Casi el 85% de las calorías de los complementos provienen del azúcar, informa el equipo.

Mientras que los investigadores admiten que el número de calorías adicionales de los aditivos en el té y el café es pequeño, si se consume todos los días, fácilmente pueden sumar y contribuir al aumento de peso.

“Nuestros hallazgos indican que una gran cantidad de bebedores de café y té utilizan regularmente complementos calóricos para mejorar el sabor de sus bebidas, pero posiblemente sin darse cuenta plenamente, o no teniendo en cuenta sus implicaciones calóricas y nutricionales”,concluyó el Prof. Ruopeng An.

Comenta este articulo