Las anomalías congénitas son una de las principales causas de muerte entre los lactantes de todo el mundo, y los factores genéticos desempeñan un papel importante en la mayoría de los casos. Uno de los mayores estudios genéticos que se está llevando a cabo en los niños, acaba de descubrir 14 nuevos genes responsables de trastornos del desarrollo.

Las anomalías congénitas son responsables de la muerte de más de 300.000 niños en todo el mundo. Estas anomalías a menudo incluyen trastornos del desarrollo, incluyendo defectos del tubo neural, defectos cardíacos, autismo, síndrome de Down u otras formas de discapacidad intelectual.

Para más del 50% de estas anomalías, los investigadores aún no conocen la causa. Sin embargo, saben que los genes juegan un papel clave.

En la actualidad hay más de 1.000 causas genéticas reconocidas para algunos de los trastornos del desarrollo. Sin embargo, dado que la mayoría de los trastornos del desarrollo son muy raros, muchas más variantes patógenas siguen siendo desconocidas.

El estudio de desciframiento de los trastornos del desarrollo (DDD en ingles) tuvo como objetivo identificar los trastornos del desarrollo en los niños y utilizar las tecnologías genómicas para mejorar el diagnóstico.

El estudio de DDD es el mayor estudio genético de niños con trastornos del desarrollo hasta la fecha, los cuales todavía no fueron diagnosticados como tales. Participó con 200 genetistas clínicos del Servicio Nacional de Salud (NHS) en el Reino Unido. Examinaron más de 20.000 genes humanos e incluyeron a niños de alrededor de 4.000 familias de los Estados Unidos y de la República de Irlanda.

Los resultados han sido publicados en la revista Nature.

Examen de nuevas mutaciones en más de 4.000 niños y sus familias

El estudio DDD fue llevado a cabo por investigadores del Instituto Wellcome Trust Sanger en Cambridge, U.K., y fue co-dirigido por el Dr. Matthew Hurles y Jeremy McRae.

La investigación incluyó la secuenciación exome de 4,293 familias que tenían al menos un miembro con un trastorno de desarrollo severo pero no diagnosticado.

La secuenciación de Exome es una forma común y efectiva de secuenciar selectivamente las regiones codificadoras de proteínas del ADN con el fin de descubrir variaciones genéticas asociadas con trastornos.

Los exones representan aproximadamente el 2,5% del genoma humano, lo que hace del exome una secuenciación más eficiente. Esto significa que un gran número de personas pueden ser examinadas de una manera más rentable y menos tiempo.

En la secuenciación de este estudio, el equipo se centró en las mutaciones que surgen espontáneamente y que se producen cuando el ADN se transmite de padres a hijos. Estas mutaciones, también llamadas mutaciones de novo o nuevas, no están presentes en ninguno de los padres, sino que aparecen por primera vez en un miembro de la familia. Esto es como resultado de una variante en el esperma o el óvulo del padre, o en el óvulo fertilizado en sí mismo.

Los niños del estudio DDD también fueron evaluados clínicamente. Los investigadores combinaron los datos clínicos con los análisis previos de otras 3.287 personas que vivían con trastornos similares.

Estudio revela que 400.000 niños nacen con nuevas mutaciones/año

Los resultados del estudio revelaron 94 genes que eran particularmente propensos a tener mutaciones de novo. De estos, 14 genes no habían sido previamente reconocidos en trastornos del desarrollo.

En general, los autores calcularon que el 42% de los participantes en el estudio llevaron una mutación nociva de novo en sus secuencias de ADN que codifican proteínas.

Además, estimaron que los trastornos del desarrollo causados ​​por nuevas mutaciones afectan, por término medio, a 1 de cada 300 niños en la U.K., que asciende a unos 2.000 niños cada año.

En general, según la edad de los padres, el equipo informa que entre 1 en 213 y 1 en 448 niños están afectados por nuevos trastornos del desarrollo inducidos por mutaciones. En todo el mundo, esto significa que casi 400.000 niños recién nacidos están afectados por mutaciones espontáneas.

El Dr. Matthew Hurles comenta sobre la importancia del estudio:

“Este estudio tiene la serie más grande de tales familias en el mundo, y aprovecha el poder del instituto, con 200 genetistas clínicos y 4.000 pacientes. Los diagnósticos que encontramos sólo fueron posibles debido al gran esfuerzo de colaboración. Encontrar un diagnóstico puede ser un gran alivio para los padres y les permite relacionarse con otras familias con el mismo trastorno, les permite acceder al apoyo, conectarse a redes sociales y participar en proyectos de investigación para ese trastorno específico”.

El profesor David FitzPatrick, autor supervisor de la Unidad de Genética Humana del MRC de la Universidad de Edimburgo, también enfatiza los beneficios del estudio para su posible tratamiento y prevención. Él dice:

“Las familias buscan un diagnóstico genético para sus hijos, ya que esto les ayuda a entender la causa del trastorno de su hijo. Esto puede ayudar a los médicos a controlar mejor la condición del niño, y ofrece pistas para futuras investigaciones en terapias futuras. Además de esto, un diagnóstico puede permitir que los padres sepan lo que el futuro tiene preparado para su hijo y el riesgo de que cualquier embarazo subsecuente se vea afectado con el mismo trastorno, lo que puede ser una ayuda enorme si quieren una familia más grande”.

trastornos geneticos

Comenta este articulo