El año pasado, un controvertido estudio sugirió que la mayoría de los casos de cáncer se habían reducido a la “mala suerte” – es decir, aquellas mutaciones de ADN al azar en las células madre adultas que no son causadas por factores de estilo de vida. Un nuevo estudio contradice esta afirmación. Mientras que la mala suerte juega un papel el desarrollo del cáncer, los investigadores encuentran que es poco probable que sea el principal contribuyente.

El Cáncer surge como resultado de mutaciones en el ADN que alteran la forma en que las células crecen y se dividen. Estas mutaciones pueden hacer que las células se vuelvan fuera de control, por el que crecen y se dividen en exceso, y acaban por adquirir errores en la forma en que hace que se vuelvan cancerosas.

Algunas mutaciones en el ADN pueden ser heredados de nuestros padres, mientras que otras pueden ser adquiridas durante nuestra vida a través de factores de estilo de vida, tales como el fumar y la exposición al sol.

Sin embargo, está bien establecido que algunos órganos son más susceptibles al cáncer que otros, y estas variaciones no se puede explicar completamente por factores de estilo de vida.

En enero de 2015, un estudio publicado en la revista Science sugiere que 22 de 31 tipos de cáncer – incluyendo ovario, de páncreas y cáncer de los huesos – se redujeron a las mutaciones al azar “accidentales” que surgen en las células madre adultas normales que se dividen.

La nueva investigación, sin embargo – dirigida por el Dr. Ruben van Boxtel del Departamento de Genética de la Universidad del Centro Médico de Utrecht, en los Países Bajos – sugiere que estas mutaciones como “mala suerte” no contribuyen al desarrollo del cáncer tanto como afirma el informe del año pasado.

Tasas de mutaciones en el ADN adquiridos en diferentes órganos se mantienen estables

Los resultados – publicados en la revista Nature – provienen del primer estudio para evaluar la acumulación de mutaciones en el ADN en las células madre adultas humanas aisladas de distintos órganos en diferentes etapas de la vida.

El Dr. Van Boxtel y colegas evaluaron las tasas y patrones de mutaciones del ADN en las células madre adultas normales tomadas del colon, intestino delgado, y el hígado, de donantes humanos comprendidos entre las edades de 3-87 años.

Los investigadores encontraron que, independientemente de la edad del paciente o el órgano que las células madre fueron derivadas, el número de mutaciones en el ADN que se acumulan en las células madre con el tiempo se mantuvo estable, en un promedio de 40 al año.

“Nos sorprendimos al encontrar más o menos la misma tasa de mutación en las células madre a partir de órganos con diferente incidencia de cáncer”, dice el doctor Van Boxtel.

“Esto sugiere que simplemente la acumulación gradual de más y más errores en el ADN consideradas como “mala suerte” con el tiempo, no puede explicar la diferencia que vemos en la incidencia del cáncer – por lo menos para algunos tipos de cáncer”, concluyó el Dr. Ruben van Boxtel.

Sin embargo, el equipo hizo identificar las diferencias en los tipos de mutaciones de ADN al azar entre las células madre a partir de diferentes órganos, lo que podría explicar en parte por qué algunos órganos son más propensos al cáncer que otros.

“Por lo que parece “la mala suerte” es definitivamente parte de la historia, dice el doctor Van Boxtel.” Pero necesitamos muchas más pruebas para averiguar cómo y en qué medida. Esto es lo que queremos centrarnos en el próximo trabajo”.

El Dr. Lara Bennett, director de comunicación de ciencia en el Cancer Research Worldwide – que financió el estudio – cree que los resultados del equipo ayudan a arrojar luz sobre por qué algunos tipos de cáncer son más comunes.

“Esta nueva investigación realizada por el Dr. van Boxtel y su grupo es importante porque proporciona datos reales medidos en la tasa de acumulación de errores del ADN en las células madre humanas, por primera vez, y muestra que tal vez no tanto el riesgo de cáncer se debe a este tipo de “mala suerte” como parte del proceso, como se ha sugerido recientemente”.

Comenta este articulo