Si careces de motivación para ejercitarse este otoño, una investigación dirigida en la Universidad de Florida puede inspirarte a poner en marcha su régimen de ejercicios. De acuerdo con el nuevo estudio, una hormona que se libera durante la práctica de ejercicio, no sólo ayuda al cuerpo a eliminar la grasa, sino que también evita que se formen.

Un profesor de biología celular y un equipo de la Escuela de Medicina de Harvard descubrieron la hormona llamada “irisina” en 2012. Los investigadores aislaron la hormona natural de las células musculares que provocan algunas de las propiedades beneficiosas del ejercicio para la salud, lo que, según ellos, podrían desarrollarse en nuevos tratamientos para la diabetes, la obesidad y cáncer.

En el estudio previo, el equipo afiliado a Harvard también encontró que, a medida que aumentan los niveles de irisina a través del ejercicio, los interruptores de la hormona sobre los genes convierten la grasa blanca en grasa marrón – la grasa “buena”. Esta conversión es beneficiosa, ya que la grasa marrón quema más calorías en exceso que el ejercicio solo.

El Dr. Li-Jun Yang, profesor de hematopatología en el Departamento de Patología, Inmunología y Medicina de Laboratorio de la Universidad de Florida, Facultad de Medicina, dirigió la nueva investigación.

El Dr. Yang y colegas, tuvieron como objetivo comprender mejor el papel de irisina en el ser humano y aumentar la base de conocimiento de cómo la hormona ayuda a convertir las células de grasa blanca en calorías que almacenan en las células de grasa marrón para quemar energía.

Los investigadores han señalado que creen que la investigación sea la primera de su clase para explorar los efectos de irisina en las células del tejido de grasa y grasa humana.

Según los investigadores, la hormona irisina – que surge cuando el corazón y otros músculos se ejercitan – también puede inhibir la formación de tejido graso.

Los hallazgos del estudio, publicados en la revista American Journal de Fisiología – Endocrinología y Metabolismo, confirma las conclusiones anteriores de que la irisina puede ser un objetivo prometedor para apoyar a las personas con obesidad y diabetes tipo 2.

La Irisina funciona a través de un mecanismo que aumenta la actividad de los genes y una proteína que son cruciales para convertir células de grasa blanca en células de grasa marrón. Los investigadores también encontraron que la irisina juega un papel en la quema de grasa aumentando significativamente la cantidad de energía utilizada por las células de grasa marrón.

El Dr. Yang y su equipo llevaron a cabo la investigación mediante la recopilación de las células de grasa donadas por los 28 participantes que se sometieron a cirugía de reducción mamaria. Los científicos expusieron las muestras de grasa a la irisina, y como resultado, se registró un aumento en casi cinco veces las células que contienen la proteína UCP1 – una proteína crucial para la quema de grasa.

“Utilizamos los cultivos de tejido graso humano para demostrar que la irisina tiene un efecto positivo convirtiendo la grasa blanca en grasa marrón y que aumenta la capacidad de quemar grasa del cuerpo,” dice el Dr. Yang.

Irisina suprimió significativamente la formación de células grasas

Entre las muestras de tejido de grasa analizados, el Dr. Yang y colaboradores encontraron que la irisina suprime la formación de células grasas, reduciendo el número de las células adiposas maduras por 20 a 60%, en comparación con el grupo control.

Este hallazgo indica que la hormona irisina reduce el almacenamiento de grasa en el cuerpo, dificultando el proceso que convierte las células madre indiferenciadas en células de grasa, mientras que también promueve la diferenciación de las células madre en células formadoras de hueso, dicen los investigadores.

Más de dos tercios de los adultos U.S se consideran con sobrepeso u obesidad. Si bien no existe un único enfoque para prevenir o tratar el sobrepeso y la obesidad, el ejercicio en combinación con el tratamiento conductual y la dieta, pueden ayudar a perder peso. El conocimiento de que el cuerpo produce pequeñas cantidades de irisina para quemar grasas, hace hincapié en la importancia del ejercicio regular.

El Dr. Yang dice que, si bien los efectos beneficiosos de irisina potencialmente podrían desarrollarse en las terapias en el futuro, la viabilidad de un tratamiento basado en irisina es incierto y no ocurriría de manera inminente.

“En lugar de esperar a que una droga milagrosa, uno mismo puede ayudarse cambiando su estilo de vida. El ejercicio produce más irisina, que tiene muchos efectos beneficiosos, incluyendo la reducción de grasa, huesos más fuertes, y una mejor salud cardiovascular”, concluyó el Dr. Li-Jun Yang.

El papel de irisina en la regulación de las células de grasa arroja luz sobre la forma en que la actividad física ayuda a las personas a mantenerse delgada, dice el Dr. Yang. “Irisina puede hacer un montón de cosas. Esta es otra pieza de evidencia acerca de los mecanismos que previenen la acumulación de grasa y promueven el desarrollo de huesos fuertes cuando se hace ejercicio”, añade.

Este estudio se suma a la creciente información sobre los beneficios de la Irisina para la salud. Estudios previos realizados por el grupo del Dr. Yang encontraron que irisina mejora la función cardíaca al aumentar los niveles de calcio que son críticos para las contracciones del corazón. También mostraron que la hormona reduce la acumulación de placa arterial en modelos de ratón mediante la prevención de la acumulación de células inflamatorias, por lo que desencadena la reducción de la aterosclerosis.

El trabajo futuro para el equipo se centrará en el efecto del irisina en la grasa abdominal, que se asocia con la resistencia a la insulina y los niveles de lípidos elevados.

mantenerse delgada sin ejercicio

Comenta este articulo