Alguna vez puede que no te haya gustado el aspecto de una comida que te era desconocida y, quizás ni siquiera la has probado en ese momento. ¿Te atreverías a probar unos saltamontes picantes o unos gusanos búfalo, o tan siquiera unos escorpiones? Pues que sepas que la práctica de comer insectos es muy común en muchas zonas del mundo, en gran parte debido a sus beneficios nutricionales.

De acuerdo con un informe de 2013 de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de las Naciones Unidas (ONU), alrededor de 2 mil millones de personas en todo el mundo comen insectos como parte de una dieta tradicional – una práctica conocida como entomofagia.

La entomofagia se conoce por la costumbre de la ingesta de insectos y arácnidos, o artrópodos en general, como alimento para los humanos y los animales, un hábito alimenticio muy extendido en algunas culturas de la Tierra: África, Asia y Australia; no obstante, en algunas otras es muy poco común o puede ser considerado un tabú o derivado de una cultura primitiva. La entomofagia es objeto de estudio de la etnoentomología.

Los escarabajos son los insectos más consumidos, seguido de orugas, abejas, avispas, hormigas, saltamontes, langostas y grillos, entre otros. En conjunto, más de 1.900 especies de insectos se consideran comestibles.

Entomofagia es una práctica común en muchas partes del mundo, incluyendo China, África, Asia, Australia, Nueva Zelanda, y en algunas regiones en vías de desarrollo de América Central y del Sur.

En el mundo occidental, sin embargo, parece que los insectos no pueden hacerle cosquillas a las papilas gustativas; un estudio publicado el año pasado en la revista Insectos como Alimentos y Piensos encontró que el 72% de los estadounidenses no están dispuestos a considerar el consumo de insectos como alimento.

De acuerdo con el informe de la FAO, en la mayoría de los países occidentales, “la gente ve la entomofagia con asco y comer insectos está asociado con el comportamiento primitivo”.

Si usted pertenece a esta categoría, sigue leyendo, pues puedes aprender acerca de los posibles beneficios para la salud del consumo de insectos y, quizás, podría cambiar de opinión.

Insectos podrían combatir la obesidad

Los insectos se consideran de alto valor nutritivo; la mayoría de ellos son ricos en proteínas, grasas saludables, hierro y calcio y baja en hidratos de carbono.

De hecho, los autores del informe de la FAO afirmación de que los insectos son tan – si no más – nutritivos que las carnes de consumo habitual, como la carne de vacuno.

Por ejemplo, 100 gramos de grillos contiene alrededor de 121 calorías, 12.9 gramos de proteína, 5.5 gramos de grasa y 5.1 gramos de hidratos de carbono. Mientras que 100 gramos de carne picada contiene más proteína – alrededor de 23,5 gramos – es también mucho más alta en grasa, que contiene alrededor de 21,2 gramos.

El bajo contenido de grasa de los insectos ha llevado a algunos investigadores – tales como los implicados en el informe de la FAO – a sugerir que la entomofagia puede ser una manera eficaz de combatir la obesidad y sus enfermedades relacionadas.

En 2014, el Daily Mail informó sobre un hombre de los EE.UU., que pasó de una dieta occidental típica a consumir insectos, por un error, después de confundir un plato de grillos con los cacahuetes crujientes – y confirma que la adición de insectos le ayudó a perder peso.

Hablando de los beneficios potenciales de comer insectos, Jason Brink, de 29 años de edad, dijo:

“Tenemos la capacidad de transformar nuestra dieta desde el flujo constante de comida chatarra, a la que muchos están acostumbrados, a una aventura culinaria mundial totalmente diferente y decididamente más amplia.

Depende de nosotros el tomar decisiones sobre el futuro de nuestra cintura y de nuestro planeta, y la mejor opción podría ser un poco más que el hormigueo desagradable de lo que inicialmente sospechamos”.

Lucha contra la desnutrición con el consumo de insectos

Los beneficios de la entomofagia no se detienen en la pérdida de peso; la ONU dice que comer insectos podría ayudar a combatir la desnutrición, que está muy extendida en los países en desarrollo.

Según UNICEF, en todo el mundo, casi la mitad de todas las muertes entre los niños menores de 5 años, es el resultado de la desnutrición, con la mayor parte de estas muertes producidas en Asia y África.

A falta de nutrición, ya sea por no tener suficiente para comer o la incapacidad para digerir el alimento que se come, puede aumentar el riesgo de enfermedad que amenaza la vida. Lo que es más, la desnutrición en los primeros 1.000 días de vida puede dar lugar a retrasos en el crecimiento, lo que puede deteriorar la función cognitiva.

Además de ser una muy buena fuente de grasas saludables y proteínas, los insectos están en todas partes, lo que significa que son una fuente muy accesible y barata de los alimentos – un hecho que realmente podría beneficiar a los países de ingresos bajos y medios, donde la desnutrición es común.

Explica la FAO:

“Las proteínas y otras deficiencias nutricionales suelen ser más generalizadas en los sectores desfavorecidos de la sociedad y en tiempos de conflicto social y los desastres naturales.

Debido a su composición nutricional, la accesibilidad, las técnicas de cría simples y rápidas tasas de crecimiento, los insectos pueden ofrecer una oportunidad barata y eficaz para contrarrestar la inseguridad nutricional, al proporcionar alimentos de emergencia y por la mejora de los medios de vida y la calidad de las dietas tradicionales de las personas vulnerables”.

Entomofagia podría satisfacer las necesidades alimentarias de una población en crecimiento

La FAO dice que la entomofagia también podría ofrecer una solución a la escasez de alimentos que se espera que ocurra con la creciente población.

Según el Banco Mundial, se espera que la población mundial aumente a 9 mil millones en 2050, lo que significa que necesitamos producir alrededor de un 50% más de alimentos con el fin de alimentar a un extra de 2 mil millones de personas.

Con el cambio climático, por otro lado, se espera que reduzca el rendimiento de los cultivos en más de un 25%, y existe una necesidad urgente de identificar formas alternativas para satisfacer la necesidad de alimentos adicionales.

La FAO dice que en sus programas actuales para la sostenibilidad alimentaria consideran la entomofagia como una opción viable.

“El objetivo fundamental es mejorar la seguridad alimentaria y nutricional y proporcionar más ecológicamente recomendaciones de comida para los consumidores y legisladores, entre ellos aclarar qué se entiende por un sistema alimentario sostenible con el medio ambiente”, señalan.

“Los insectos comestibles como alimentos encajan cómodamente dentro de este escenario en el medio ambiente y, por extensión, deben ser considerados como los principales candidatos de alimentos básicos y suplementos, así como más en general por su papel en las dietas sostenibles.”

Es posible ya estar comiendo insectos – aunque simplemente no sepas

Si todavía no estás convencido en la idea de introducir los insectos en su dieta, es probable que no considere la bienvenida a la siguiente pieza de información con los brazos abiertos: es posible que ya estés comiendo insectos.

El Manual Niveles de Defectos de la Food and Drug Administration EE.UU. (FDA) muestra que cuando se trata de productos alimenticios, no hay nada malo en un poco de error.

La organización afirma que es aceptable para 100 gramos de chocolate contener hasta 60 “fragmentos de insectos” en seis muestras de 100 gramos, mientras que la mantequilla de maiz puede contener hasta 30 fragmentos de insectos por cada 100 gramos.

Dicho subsidio de información muestra que, en su mayor parte, el consumo de insectos no es perjudicial para la salud.

De hecho, los investigadores afirman que es menos dañino que el consumo de carne; los insectos representan un riesgo mucho menor de infectar a los seres humanos con enfermedades zoonóticas que el ganado, aunque se recomienda que los insectos pueden ser cocinados antes de su consumo para destruir los agentes patógenos potencialmente dañinos que pudieran tener.

La aceptación o rechazo de la entomofagia es una cuestión de cultura

Sin embargo, incluso después de enterarse de los posibles beneficios de la entomofagia, ¿por qué hay gente en el mundo occidental tan reacios a comer insectos?

Para muchos de nosotros, sólo la idea de colocar un saltamontes crujiente en la boca y masticarlo induce una sensación de disgusto, lo que dice la FAO se deriva de uno de los antecedentes culturales.

“Los sentimientos de disgusto son provocados principalmente por preguntas como:” ¿Qué es eso? o “¿Dónde ha sido?”. Aparte de las emociones humanas básicas, los orígenes de disgusto tienen sus raíces en la cultura (es decir, “el gusto es cultura”), lo que sin duda tiene un efecto importante sobre los hábitos alimentarios “, explican.

“La cultura, bajo la influencia del medio ambiente, la historia, la estructura de la comunidad, la actividad humana, la movilidad y los sistemas político-económicos, definen las reglas en lo que es comestible y lo que no lo es. En pocas palabras, la aceptación o rechazo de la entomofagia es una cuestión de cultura.”

Pero nunca vamos a superar esta batalla cultural y abrazar la idea de comer insectos? Parece que estamos más cerca de ello.

Hay una serie de establecimientos de alimentos en los EE.UU. que venden platos que contienen los insectos, tales como Don Bugito, que sirve picantes gusanos y grillos con Chile.

Y en octubre del año pasado, en Reino Unido fue construido por primera vez el restaurante de insectos – Grub Cocina – que sirve delicias tales como los grillos chipotle ahumado y hormigas en negro de oliva y queso de cabra.

Con su creciente popularidad, es posible que la entomofagia podría convertirse algún día en una parte tan aceptada de la cultura occidental que va a ser la norma para tomar un bocadillo de grillos en el almuerzo de mediodía.

Comenta este articulo