Un poco de miedo nos protege del peligro, pero demasiado puede causar molestias psicológicas graves y, en algunos casos, problemas de salud mental. Una nueva investigación revela el circuito cerebral involucrado en el procesamiento del miedo, que podría eventualmente conducir a nuevas opciones de tratamiento para las personas con trastornos de salud mental.

Desde una perspectiva evolutiva, el miedo y la ansiedad son muy útiles. Estas emociones profundamente arraigadas, utilizadas para proteger a nuestros antepasados ​​de los depredadores, y en nuestros tiempos la respuesta “lucha o huida” sigue siendo una reacción saludable a situaciones peligrosas.

Cuando el miedo es proporcional al peligro en el que se encuentra una persona, es una respuesta normal y adaptativa. Sin embargo, algunos de nosotros tenemos reacciones exageradas a situaciones estresantes.

Como explica el Instituto Nacional de Salud Mental, cuando la respuesta al temor es desproporcionada o dura mucho más de lo que normalmente se espera de la situación – hasta un punto en que interfiere con el bienestar y el funcionamiento diario del individuo – se clasifica como un Trastorno de ansiedad.

Los trastornos de ansiedad incluyen una amplia gama de condiciones que afecta al parecer 18% de la población adulta en los Estados Unidos.

Debido a que compartimos parte de la arquitectura del cerebro con nuestros compañeros mamíferos y tenemos una respuesta similar al miedo, el estudio de modelos animales ha proporcionado a los científicos importantes conocimientos sobre la base neurocientífica para el procesamiento del miedo.

Hasta ahora, los estudios en animales han demostrado que la amígdala cerebral es un actor clave en el procesamiento del miedo, y que el hipocampo también desempeña un papel importante en la formación de recuerdos de los acontecimientos emocionales.

Sin embargo, investigadores de la Universidad de California-Irvine (UCI) creen que este cuerpo de investigación no ha investigado suficientemente en cómo las dos regiones interactúan en presencia de un estímulo temeroso.

Esta es la razón por la que los científicos – dirigidos por el Dr. Jack Lin, profesor de neurología en la UCI – se dispuso a examinar las vías neuronales implicadas en el miedo y la ansiedad y su procesamiento en los seres humanos.

Los hallazgos fueron publicados en la revista Nature Communications.

Analizar la respuesta del miedo del cerebro en los seres humanos

Los investigadores insertaron quirúrgicamente electrodos en la amígdala cerebral y en el hipocampo de nueve participantes, a quienes se les pidió que miraran escenas de películas de terror.

La amígdala cerebral es una región en forma de almendra en el cerebro, situada justo al lado del hipotálamo, que actúa como el centro principal para procesar las emociones, el comportamiento emocional y la motivación.

Resultado de imagen de amígdala del cerebro humano

La amígdala, junto con el hipotálamo y el hipocampo, forman el sistema límbico del cerebro, que trata de la memoria y las emociones.

Los participantes del estudio tenían una forma de epilepsia resistente a medicamentos. La colocación de los electrodos se realizó como parte de la evaluación clínica de su actividad convulsiva y los autores aseguran a los participantes que los electrodos se implantaron únicamente de acuerdo con las necesidades clínicas de los pacientes.

Lin y el equipo registraron la actividad neuronal de los participantes. Como explica Jie Zheng, el primer autor del estudio, “los electrodos profundos del cerebro capturan milisegundos con milisegundos, revelando en tiempo real cómo el cerebro asiste a estímulos temerosos”.

Los investigadores descubrieron que la amígdala y el hipocampo intercambian directamente señales cuando un individuo reconoce estímulos emocionales.

El primer autor Zheng explica los resultados con más detalle:

“Las neuronas en la amígdala dispararon 120 milisegundos antes que el hipocampo”, dice el autor. “Es realmente notable que podemos medir la dinámica del cerebro con tanta precisión. Además, el patrón de tráfico entre las dos regiones del cerebro están controlados por la emoción de la película, un flujo unidireccional de información de la amígdala al hipocampo sólo se produjo cuando las personas estaban viendo clips de película temerosas pero no mientras veían escenas pacíficas”.

El autor principal Lin dice que el estudio proporciona “evidencia directa de que la amígdala extrae primero la relevancia emocional y luego envía esta información al hipocampo para ser procesada como una memoria”.

Lin también explica lo que esto significa para las opciones de tratamiento y cómo su estudio podría afectar el desarrollo de nuevas terapias para los trastornos psiquiátricos.

“Este es el primer estudio en seres humanos para delinear el mecanismo por el cual nuestro cerebro procesa el miedo en el nivel de circuitos. Esto tiene enormes consecuencias para el tratamiento de trastornos neuropsiquiátricos. Por ejemplo, los medicamentos disponibles para tratar el trastorno de ansiedad se unen a grandes áreas del cerebro, llevando a los efectos secundarios no deseados. Nuestra esperanza es que un día seremos capaces de dirigir y manipular el circuito amígdala-hipocampo preciso involucrado en el procesamiento de las emociones negativas, mientras observamos la preservación de los positivos”, concluyó el Dr. Jack Lin.

“Este estudio trae la promesa de la terapia dirigida un paso más cerca”, añade Lin.

cómo procesa el cerebro el miedo

Comenta este articulo