Un compuesto con propiedades alucinógenas que se encuentra en los llamados “hongos mágicos” o “setas alucinógenas” podría conducir hacia un nuevo tratamiento antidepresivo, según una investigación publicada en la revista The Lancet Psiquiatría.

La psilocibina se produce de forma natural en algunos tipos de hongos. Mejor conocida por sus efectos psicodélicos, los estudios recientes sugieren que podría ayudar a las personas con dependencia del alcohol, la ansiedad al final de su vida, y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

La investigación reciente también ha puesto en duda la idea de que las sustancias psicodélicas – las que se aplican al estado psíquico provocado por la ingestión de drogas que se caracteriza por una alteración de la sensibilidad y se manifiesta con euforia y alucinaciones – tienen un efecto negativo sobre la salud mental. Algunas evidencias sugieren que la angustia psicológica y las tendencias suicidas pueden ser más bajas entre los usuarios de drogas psicodélicas anteriores, en comparación con los usuarios de otras sustancias.

Al igual que los antidepresivos existentes, la psilocibina se dirige a los receptores de serotonina en el cerebro. Las imágenes del cerebro humano y en animales, indican que sus efectos pueden ser similares a los de otros tratamientos.

Esto podría hacer que sea útil para el tratamiento de la depresión, que afecta a un 6,7% de los estadounidenses mayores de 12 años o más.

La terapia cognitiva conductual (TCC) y los antidepresivos son tratamientos comunes, pero 1 de cada 5 pacientes no responden a la terapia, y muchos tienen una recaída.

Psilocibina alivia los síntomas en algunos pacientes

Los investigadores dirigidos por el Dr. Robin Carhart-Harris, del Imperial College de Londres en el Reino Unido, inscribieron 12 participantes, entre hombres y mujeres, en la investigación actual sobre cómo la psilocibina podría ayudar a las personas con depresión.

Las seis mujeres y seis hombres tenían depresión moderada a grave durante un promedio de 17,8 años que ya no estaban respondiendo al tratamiento. Todos ellos habían tomado dos cursos de antidepresivos sin éxito, con una duración de 6 semanas o más. Once sujetos habían asistido a sesiones de psicoterapia.

Ninguno de ellos tenía antecedentes personales o familiares de trastorno psicótico, o cualquier historia de suicidio o de manía, y ninguno se encontraba actualmente dependiente a las drogas o el alcohol.

Los participantes asistieron a 2 días de tratamiento. En la primera etapa, una dosis de 10 miligramos de la psilocibina se dio como una prueba. Una semana más tarde, los sujetos tomaron una dosis más alta de 25 miligramos.

Los pacientes tomaron las cápsulas mientras estaban acostados en una cama de tratamiento, en una sala especial con una iluminación tenue y música, acompañado por dos psiquiatras, uno a cada lado de la cama. Los terapeutas proporcionan apoyo y comprueban cómo los pacientes se sienten en todo el proceso.

Los pacientes fueron seguidos hasta 1 día después de la primera dosis. En el día después de la segunda dosis, tenían un examen de resonancia magnética (MRI). El seguimiento continuó a 1, 2, 3, y 5 semanas y 3 meses después de la segunda dosis.

Los resultados sugieren que la psilocibina, que se utiliza como una terapia de apoyo, es segura y bien tolerada. Durante los 3 meses de seguimiento, la mitad de los participantes habían visto una reducción en los síntomas de la depresión.

Los efectos psicodélicos detectables se experimentaron entre los 30-60 minutos después de tomar las cápsulas. El efecto alcanzó su punto máximo a las 2-3 horas siguientes. Los pacientes fueron dados de alta 6 horas más tarde.

Ningún efecto adverso grave en los pacientes con depresión

No hubo efectos adversos graves. Como era de esperar, los pacientes se sentían ansiosos temporalmente antes, cuando los efectos de la psilocibina comenzaron. Nueve habían sentido algo de confusión, cuatro tenían náuseas temporales, y cuatro tenían un dolor de cabeza que pasó enseguida. Dos experimentaron la paranoia leve y pasajera.

Una semana más tarde, los síntomas de la depresión habían mejorado en todos los pacientes.

Ocho de ellos experimentaron una remisión temporal. Después de 3 meses, los síntomas de siete participantes continuaron mejorando, y 5 de 7 todavía estaban en remisión. Cinco pacientes recayeron en cierta medida.

Los autores señalan que mientras la psilocibina, como la mayoría de los antidepresivos, se dirige a los receptores de serotonina en el cerebro, su estructura química es diferente, y que actúa más rápido.

Según el Dr. Robin Carhart-Harris: “La depresión resistente al tratamiento es común e incapacitante, y extremadamente difícil de tratar. Se necesitan urgentemente nuevos tratamientos, y nuestro estudio muestra que la psilocibina es un área prometedora de la investigación futura.”

Una serie de factores podrían haber influido en los resultados:

Antes del ensayo, los pacientes sabían que estarían tomando la psilocibina, y la mayoría estaba buscando activamente un tratamiento alternativo para la depresión. Pueden haber esperado algún efecto, ya que cinco de ellos habían tomado la psilocibina en el pasado.

Pacientes seleccionados y preparados para la prueba

Todos los pacientes fueron examinados cuidadosamente, y todos ellos tenían el acuerdo de su médico antes de comenzar el ensayo.

También recibieron apoyo psicológico antes, durante y después de la prueba, y el entorno para el estudio proporcionaba un ambiente positivo.

Los autores piden más investigación y estudios más amplios para confirmar los hallazgos, para entender los efectos, para convertirlos en beneficios a largo plazo, y para ver cómo se compara con la psilocibina los tratamientos existentes. En este ensayo, no había comparación con un placebo.

El Prof. Philip Cowen, de la Universidad de Oxford en el Reino Unido, señala en un comentario relacionado, que los resultados, después de 3 meses, son “prometedores, pero no del todo convincentes, con aproximadamente la mitad del grupo mostrando síntomas depresivos significativos.” Tres meses, advierte, es un tiempo relativamente corto en el contexto de una enfermedad que persiste a largo plazo.

El Prof. Cowen señala que en la actualidad existe “un intenso debate acerca de los daños del consumo de drogas recreativas.”

Se observa que los efectos potencialmente positivos de tratamientos psicodélicas pueden ser “muy sensibles a la disposición de un individuo, el entorno ambiental, y la relación terapéutica”.

Él sugiere que “los pacientes con depresión resistente al tratamiento, busquen una interacción psicológica con una trayectoria menos emocionante y que podrían considerar la ruta lenta ofrecida por la psicoterapia dinámica tradicional.”

Datos básicos sobre los hongos mágicos:

  • Psilocybe cubensis es el nombre científico de una especie de hongos psilocibios llamados así debido a sus propiedades enteógenas resultado de las diferentes sustancias químicas que poseen, principalmente lapsilocina y la psilocibina
  • El nombre científico Psilocybe cubensis, nombre de hongos mágicos ‘significa “cabeza calva”
  • Más de 100 tipos de hongos contienen la sustancias psicoactivas psilocibina y la psilocina
  • Los hongos son una sustancia controlada en los Estados Unidos y muchos otros países.
  • En España, según el boletín oficial del estado (6 de febrero de 2004) está prohibida la posesión y venta del hongo Psilocybe sp. Aun así, existe una forma de comercio legal de esporas.
  • Este hongo es ilegal en la mayoría de países del mundo.
Imágenes alucinogenas, Oxitocina en Spray, psilocibina para TOC, psilocybe cubensis nutricion, setas alucinógenas como terapia, venta setas alucinogenas

Comenta este articulo