Un compuesto que se encuentra en el té verde ha demostrado ser prometedor para el tratamiento del síndrome de Down, según un nuevo estudio publicado en The Lancet Neurology.

El síndrome de Down (SD) es un trastorno genético causado por la presencia de una copia extra del cromosoma 21 (o una parte del mismo), en vez de los dos habituales, por ello se denomina también trisomía del par 21. Se caracteriza por la presencia de un grado variable de discapacidad cognitiva y unos rasgos físicos peculiares que le dan un aspecto reconocible a la enfermedad. Es la causa más frecuente de discapacidad cognitiva psíquica congénita y debe su nombre a John Langdon Down, que fue el primero en describir esta alteración genética en 1866, aunque nunca llegó a descubrir las causas que la producían

El co-líder del estudio, Dr. Mara Dierssen, del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona, España, y sus colegas, revelan cómo el compuesto Galato de Epigalocatequina Compuesto (EGCG) – principal antioxidante e ingrediente activo encontrado en el te verde – mejoró la función cognitiva de los individuos con la enfermedad.

Según los investigadores, su estudio representa la primera vez que un tratamiento ha mostrado una cierta mejora en las habilidades cognitivas de las personas con síndrome de Down.

De acuerdo con la Sociedad Nacional del Síndrome de Down, alrededor de 1 de cada 690 bebés en los Estados Unidos nacen con síndrome de Down, y hay más de 400.000 estadounidenses que viven con la enfermedad.

El síndrome de Down es la enfermedad genética más común en los EE.UU., que se produce cuando una persona tiene una copia adicional parcial o completa del cromosoma 21, lo que significa que tiene tres copias de este cromosoma, en lugar de los dos normales.

Este cromosoma extra conduce a la sobreexpresión de los genes, lo que puede causar una serie de síntomas físicos, incluyendo la disminución del tono muscular, una cabeza pequeña, orejas y la boca no anatomicas, un perfil facial aplanado, y los ojos posicionados hacia arriba.

Los individuos con síndrome de Down también pueden experimentar problemas con la función cognitiva, tales como retraso en el lenguaje y el desarrollo del habla, problemas de aprendizaje y de la memoria, y la falta de concentración.

Según el Dr. Dierssen y sus colegas, la investigación ha demostrado que tales alteraciones cognitivas se han reducido a la sobreexpresión de un gen llamado DYRK1A, y los estudios en ratones han sugerido que el EGCG compuesto podría reducir la sobreexpresión de DYRK1A.

Ahora, el nuevo estudio indica que el compuesto podría hacer lo mismo para las personas con síndrome de Down, la consecución de una mejora en la función cognitiva.

Dosis diaria de EGCG mejoró tres áreas de la función cognitiva

El EGCG es un compuesto presente en el té verde. Pertenece a una clase de antioxidantes conocidos como polifenoles, que los estudios han demostrado proteger el cuerpo contra el daño celular que puede causar la enfermedad humana.

Para su estudio, el Dr. Dierssen y sus colegas, reclutaron a 84 individuos de entre 16-34 años de edad que tenían síndrome de Down.

Durante 12 meses, los participantes fueron asignados al azar para recibir una dosis diaria de té verde descafeinado que contiene EGCG – 9 miligramos por kilogramo – o un placebo. Ambos grupos también se sometieron a un entrenamiento cognitivo semanal.

El ensayo fue doble ciego, es decir, ni los investigadores, ni los participantes y  ni sus familias eran conscientes de lo que cada sujeto recibió a efectos de tratamiento.

Todos los participantes se sometieron a pruebas cognitivas y de imágenes del cerebro a los 3, 6 y 12 meses, así como 6 meses después de haber cesado el tratamiento.

En comparación con los participantes que fueron tratados con el placebo, los investigadores encontraron que los pacientes tratados con EGCG obtuvieron una mejora significativa en ciertas áreas de la función cognitiva.

En concreto, mostraron mejoras significativas en tres áreas:

  • la memoria de reconocimiento visual – la capacidad de recordar y distinguir entre objetos aleatorios
  • control inhibitorio – la capacidad de resistir a las distracciones y evitar actuar sobre los primeros impulsos
  • El comportamiento adaptativo – la capacidad de utilizar las habilidades conceptuales, sociales y prácticas para el funcionamiento diario.

Por otra parte, en la evaluación de los escáneres cerebrales de cada participante, el equipo encontró que los que fueron tratados con EGCG, mostraron una mayor conectividad funcional entre las células nerviosas, que aquellos que recibieron el placebo.

“Fue sorprendente ver cómo los cambios no son sólo cognitivos – en las capacidades de razonamiento, aprendizaje, memoria y atención – pero sugieren que la conectividad funcional de las neuronas en el cerebro también se vio modificada”, dice el co-líder del estudio, Dr. Rafael de la Torre, del Hospital del Mar Instituto de Investigación Médica, de Barcelona, España.

En general, los investigadores creen que sus resultados indican que el EGCG puede ser un tratamiento eficaz para las personas con síndrome de Down.

El Dr. Mara Dierssen decide aclarar:

“Esta es la primera vez que un tratamiento ha demostrado cierta eficacia en la mejora de algunas tareas cognitivas en personas con este síndrome.

Debe quedar claro que nuestro descubrimiento no es una cura para el síndrome de Down y que nuestros resultados tienen que ser probados en poblaciones más grandes, pero puede ser un tratamiento para mejorar la calidad de vida de estas personas y de este colectivo”.

Así como otros estudios para investigar la eficacia y seguridad de EGCG en series más grandes, los planes del equipo objetivan evaluar cómo el compuesto de té verde puede afectar el funcionamiento cognitivo de los niños con síndrome de Down.

“Nuestros resultados han sido ya marginalmente positivos en la población adulta, en el que la plasticidad cerebral es limitada debido a que el cerebro está ya completamente desarrollado”, señalan los autores. “Creemos que si el tratamiento se aplica a los niños, los resultados podrían ser aún mejores.”

Datos básicos sobre el síndrome de Down:

  • Una forma de síndrome de Down se llama trisomía 21, que supone alrededor del 95% de todos los casos
  • La esperanza de vida para las personas con síndrome de Down se ha más que duplicado desde principios de 1980
  • El síndrome de Down puede aumentar el riesgo de otras enfermedades, incluyendo defectos congénitos del corazón, problemas respiratorios, leucemia infantil y la enfermedad de Alzheimer.

Medical Press ha informado reciente otro estudio sobre el cual un compuesto de te verde se muestra prometedor para la Artritis Reumatoide:

Compuesto de té verde se muestra prometedor para el tratamiento de la artritis reumatoide

Comenta este articulo