Los investigadores pueden haber encontrado una manera de restaurar los niveles normales de glucosa en sangre en un modelo de ratón de diabetes tipo 1, lo que podría ser una solución prometedora para las personas con diabetes tipo 1 o tipo 2 en el futuro.

El Dr. George Gittes, profesor de cirugía y pediatría en la Facultad de medicina de la Universidad de Pittsburgh en Pensilvania, y el equipo dirigió el estudio. Sus hallazgos fueron publicados en la revista Cell Stem Cell.

El sistema inmune que generalmente destruye gérmenes y sustancias extrañas lanza por error un ataque contra las células beta productoras de insulina que se encuentran en el páncreas, lo que da como resultado niveles altos de glucosa en la sangre.

Con el tiempo, la diabetes tipo 1 puede tener un efecto significativo en los órganos principales y causar enfermedades cardíacas y vasculares, daños a los nervios, los riñones, los ojos y los pies, las afecciones de la piel y la boca y complicaciones durante el embarazo.
Los investigadores en el campo de la diabetes tipo 1 han tenido como objetivo desarrollar un tratamiento que preserve y restaure la función de las células beta, lo que, a su vez, repondrá la insulina, responsable de mover la glucosa en sangre a las células para obtener energía.

Una barrera para esta solución es que las nuevas células que surgen de la terapia de reemplazo de células beta probablemente también sean destruidas por el sistema inmune.
Para superar este obstáculo, el equipo planteó la hipótesis de que otras células similares podrían reprogramarse para comportarse de forma similar a las células beta y producir insulina, pero que son lo suficientemente diferentes como para no ser reconocidas y destruidas por el sistema inmune.

Células alfa reprogramadas en células beta

El equipo diseñó un vector viral adenoasociado (AAV) que administraba dos proteínas, Pdx1 y MafA, al páncreas del ratón. Pdx1 y MafA apoyan la proliferación, la función y la maduración de las células beta y, en última instancia, pueden transformar las células alfa en células beta productoras de insulina.
Las células alfa fueron los candidatos ideales para la reprogramación. Son abundantes, similares a las células beta, y se encuentran en el páncreas, lo que ayudaría con el proceso de reprogramación.
El análisis de las células alfa transformadas mostró una reprogramación celular casi completa para las células beta.

El Dr. Gittes y su equipo demostraron que en un modelo de diabetes en ratones, los niveles de glucosa en sangre se restauraron durante aproximadamente 4 meses con terapia génica. Los investigadores también encontraron que Pdx1 y MafA transforman las células alfa humanas en células beta in vitro.

“La terapia génica viral parece crear estas nuevas células productoras de insulina que son relativamente resistentes a un ataque autoinmune”, explica el Dr. Gittes. “Esta resistencia parece deberse al hecho de que estas nuevas células son ligeramente diferentes de las células de insulina normales, pero no tan diferentes que no funcionan bien”.

El futuro de la terapia génica de la diabetes

Los vectores de AAV se están investigando actualmente en ensayos de terapia génica humana y, finalmente, podrían ser administrados al páncreas a través de un procedimiento endoscópico no quirúrgico. Sin embargo, los investigadores advierten que la protección observada en los ratones no era permanente, y 4 meses de niveles de glucosa restaurados en un modelo de ratón “podrían traducirse en varios años en humanos”.

“Este estudio es esencialmente la primera descripción de una única intervención clínica traducible, simple en la diabetes autoinmune que conduce a niveles normales de azúcar en la sangre”, dice el Dr. Gittes, “y lo más importante, sin inmunosupresión”.

“Un ensayo clínico en diabéticos tipo 1 y tipo 2 en el futuro próximo inmediato es bastante realista, dada la naturaleza impresionante de la reversión de la diabetes, junto con la viabilidad en pacientes para hacer la terapia genética AAV “. – Dr. George Gittes

Los científicos están probando la terapia genética en primates no humanos. Si tiene éxito, comenzarán a trabajar con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para aprobar el uso en humanos con diabetes.

Comenta este articulo