Con la edad, las personas tienden a perder masa ósea, y las mujeres posmenopáusicas en particular están en un mayor riesgo de osteoporosis y fractura ósea. Sin embargo, algo se puede hacer para evitar esto. Un nuevo estudio sugiere que una dieta rica en nutrientes anti-inflamatorios puede reducir la pérdida ósea en algunas mujeres.

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) estiman que en los Estados Unidos, más de 53 millones de personas ya padecen de osteoporosis, o tienen mayor riesgo de desarrollarla porque cuentan con baja densidad ósea.

La osteoporosis es una condición en la que la resistencia ósea se reduce, lo que lleva a un mayor riesgo de fracturas óseas – de hecho, la enfermedad es la principal causa de fracturas óseas en mujeres posmenopáusicas y los ancianos.

La mayoría de las fracturas óseas se producen en la cadera, la muñeca y la columna vertebral. De estas, las fracturas de cadera tienden a ser las más graves, ya que requieren hospitalización y cirugía.

Solía ​​creerse que la osteoporosis era una parte natural del envejecimiento, pero la mayoría de los expertos médicos ahora están de acuerdo en que la condición puede y debe prevenirse.

Una nueva investigación de la Universidad Estatal de Ohio encontró un vínculo entre la nutrición y la osteoporosis. El estudio fue dirigido por Tonya Orchard, profesor asistente de nutrición humana en la Universidad Estatal de Ohio, y los hallazgos fueron publicados en el Journal of Bone and Mineral Density.

Analizar el vínculo entre la dieta y la pérdida ósea

Orchard y su equipo investigaron los datos del estudio Women’s Health Initiative (WIH) y compararon los niveles de nutrientes inflamatorios en la dieta con los niveles de densidad mineral ósea (DMO) y la incidencia de fracturas.

El WIH es el mayor estudio de salud de las mujeres posmenopáusicas jamás realizado en los EE.UU. Las mujeres se inscribieron en el estudio entre 1993 y 1998.

Los investigadores utilizaron el índice inflamatorio dietético (DII) y correlacionaron las mediciones con el riesgo de fractura de cadera, brazo inferior y total, usando datos del estudio longitudinal.

Luego evaluaron los cambios en las puntuaciones de DMO y DII. Los investigadores distribuyeron cuestionarios de frecuencia alimentaria a 160.191 mujeres de 63 años de edad, que no habían reportado antecedentes de fractura de cadera al inicio del estudio.

Los investigadores usaron datos de la DMO de 10.290 de estas mujeres y recolectaron datos de fractura de todo el grupo. Las mujeres fueron seguidas clínicamente durante 6 años.

Orchard y el equipo utilizaron modelos de Cox para calcular las razones de riesgo de fractura y ajustar por edad, raza, etnia y otras variables.

Dietas poco inflamatorias benefician las mujeres blancas más jóvenes

Los científicos encontraron una asociación entre las dietas altamente inflamatorias y la fractura – pero sólo en mujeres caucásicas más jóvenes.

Específicamente, las puntuaciones más altas en la DII correlacionaron con un riesgo casi 50% mayor de fractura de cadera en mujeres blancas menores de 63 años de edad. Por el contrario, las mujeres con las dietas menos inflamatorias perdieron menos densidad ósea durante el período de 6 años que sus homólogas de alto DII, a pesar de que tenían menor masa ósea cuando se inscribieron en el estudio.

Como señalan los autores, estos hallazgos sugieren que una dieta antiinflamatoria de alta calidad, que suele ser rica en frutas, verduras, pescado, granos enteros y frutos secos, puede ser especialmente importante para las mujeres blancas más jóvenes.

“Nuestro estudio sugiere que a medida que las mujeres envejecen, las dietas saludables continúan afectando sus huesos, y creo que esto nos da otra razón para apoyar las recomendaciones para una dieta saludable en las Guías Alimentarias para los estadounidenses”, dijo Tonya Orchard.

Rebecca Jackson, autor principal del estudio y directora del Centro para la Ciencia Clínica y Translacional del Estado de Ohio, agrega que sus hallazgos confirman estudios previos, los cuales han mostrado factores inflamatorios contribuyentes en aumentar el riesgo de osteoporosis.

“Al mirar la dieta completa en lugar de los nutrientes individuales, estos datos proporcionan una base para estudiar cómo los componentes de la dieta pueden interactuar para proporcionar beneficios e informar mejor a la salud de la mujer y las opciones de estilo de vida”, dice Jackson.

Sin embargo, vale la pena señalar que el estudio no asoció una dieta más inflamatoria con un mayor riesgo de fractura en general. Por el contrario, el riesgo de fractura total que se encontró era ligeramente inferior entre las mujeres con mayor puntuación DII.

Aunque el estudio fue observacional y no pudo establecer causalidad, una posible explicación aventurada por los autores es que las mujeres con dietas inflamatorias pueden ejercitarse más y tienen un mayor riesgo de caídas como consecuencia.

dieta pat aun fracturado de cadera

Comenta este articulo