Un nuevo análisis concluye que la dieta mediterránea es buena para el cerebro, después de encontrar que las personas que siguen la dieta son menos propensas a experimentar deterioro cognitivo y desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

El autor principal, Roy Hardman, del Centro de Psicofarmacología Humana en la Universidad Tecnológica de Swinburne en Melbourne, Australia, y su equipo, publican sus hallazgos en la revista Frontiers en Nutrición.

La dieta mediterránea incorpora un alto consumo de alimentos de origen vegetal, como frutas, verduras, granos enteros, legumbres y frutos secos, y limita la ingesta de carne roja y la sustitución de la mantequilla por grasas saludables, como el aceite de oliva – foto de portada -.

La dieta también hace hincapié en el consumo de pescado o aves de corral al menos dos veces a la semana y el uso de hierbas y especias en lugar de sal para sazonar alimentos.

La dieta mediterránea es considerada por muchos como el mejor plan de alimentación para un corazón sano, con numerosos estudios que demuestran que puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón mediante la reducción de los niveles de lipoproteína de baja densidad (LDL) – o colesterol malo.

Pero cada vez más, los investigadores están descubriendo que los beneficios de una dieta mediterránea no puede limitarse al corazón; el año pasado, por ejemplo, un estudio encontró que una dieta mediterránea con frutos secos adicionales o el aceite de oliva puede proteger contra el deterioro cognitivo en las personas mayores.

La nueva revisión de Hardman y sus colegas, apoya tales resultados, revelando que la dieta mediterránea puede tener beneficios significativos para la función cognitiva.

Mejoras en la memoria y atención con una dieta mediterránea

Para su revisión, los investigadores identificaron 135 estudios realizados entre 2000 a 2015 que examinó la forma en que la dieta mediterránea afecta la función cognitiva a largo plazo. Un total de 18 estudios cumplieron los criterios estrictos y se incluyeron para la revisión sistemática.

En cada uno de estos estudios, la adhesión de los sujetos a una dieta mediterránea fue reportada hasta la finalización de los cuestionarios sobre la frecuencia de alimentos o un diario de alimentos.

La función cognitiva de los participantes se evaluó a través de una serie de pruebas, incluyendo el Mini Examen del Estado Mental (MMSE) y la evaluación del rendimiento mental computarizado (COMPÁS).

En general, la revisión reveló que los participantes con mayor adherencia a la dieta mediterránea tenían menos deterioro cognitivo, experimentaron mejoras en la función cognitiva, o eran menos propensos a desarrollar la enfermedad de Alzheimer, en comparación con los que tenían menor adherencia a la dieta.

En relación con la memoria, los participantes que siguieron de cerca la dieta mediterránea experimentaron mejoras en el largo plazo y la memoria de trabajo, así como mejoras en el reconocimiento retardado, memoria ejecutiva y construcciones visuales.

Una mayor adherencia a la dieta mediterránea también se asoció con mejoras en la atención y el lenguaje, informaron los investigadores.

Incluso adultos mayores deben cambiar a una dieta mediterránea

En general, los investigadores dicen que su revisión sugiere que hay “pruebas alentadoras” de que después de seguir una dieta mediterránea, esto puede mejorar la función cognitiva.

Además, los resultados revelaron que tanto los adultos jóvenes como los mayores, experimentaron beneficios cognitivos siguiendo una dieta mediterránea.

“Por lo tanto, recomiendo a la gente para tratar de adherirse o cambiar a una dieta mediterránea, incluso a una edad avanzada”, dijo Roy Hardman.

Si bien el estudio no analizó los mecanismos subyacentes por los cuales la función cognitiva se beneficia de la dieta mediterránea, Hardman dice que la dieta mejora una serie de factores de riesgo para el deterioro cognitivo.

“Estos incluyen la reducción de las respuestas inflamatorias, el aumento de micronutrientes, mejorando los desequilibrios de vitaminas y minerales, el cambio de los perfiles de lípidos mediante el uso de aceites de oliva como principal fuente de grasas de la dieta, el mantenimiento de peso y potencialmente la reducción de la obesidad, la mejora de los polifenoles en la sangre, mejorando el metabolismo de la energía celular y, tal vez, el cambio de la microbiota intestinal, aunque esto no ha sido examinado en mayor medida aún”, explica.

Teniendo en cuenta el aumento previsto de la población de edad avanzada, Hardman toma nota de que la identificación de las formas de mantener la calidad de vida y reducir las cargas sociales y económicas de la enfermedad en la edad avanzada es importante, y él cree que la adopción de la dieta mediterránea es una de esas estrategias.

avances contra el alzheimer 2016

Comenta este articulo