Una nueva investigación sugiere que el aceite de oliva virgen extra – un componente clave de la dieta mediterránea – puede proteger el cerebro de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. Los experimentos en ratones revelaron cambios en el rendimiento cognitivo y la aparición de las células nerviosas.

Se estima que la enfermedad de Alzheimer afecta a aproximadamente 5 millones de personas en los Estados Unidos. La enfermedad neurodegenerativa es progresiva y todavía no se puede curar o revertir.

Sin embargo, las nuevas investigaciones se acercan a una estrategia preventiva – y potencialmente inversa -, estudiando los efectos del aceite de oliva virgen extra sobre el rendimiento cognitivo y la salud cerebral de los ratones.

El aceite de oliva virgen extra es un componente clave de la dieta mediterránea, que es una dieta rica en frutas, verduras, granos enteros, aceite de oliva y nueces.

El nuevo estudio, publicado en la revista Annals of Clinical and Translational Neurology, fue llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Escuela Lewis Katz de Medicina de la Universidad de Temple (LKSOM) en Filadelfia, PA.

El investigador principal, Dr. Domenico Praticò, profesor de los departamentos de Farmacología y Microbiología y el Centro de Medicina Traslacional de LKSOM, explica por qué varios estudios han señalado el aceite de oliva y lo han calificado como la principal razón por la que la dieta mediterránea está ligada a tantos beneficios para la salud.

“El pensamiento es que el aceite de oliva virgen extra es mejor que las frutas y verduras solo, y como grasa vegetal monoinsaturada es más saludable que las grasas animales saturadas”, dice.

Estudio del efecto del aceite de oliva en ratones

El Dr. Praticò y el equipo utilizaron un modelo tradicional de ratón transgénico con Alzheimer para estudiar el efecto del aceite. Los roedores fueron modificados genéticamente para tener las tres principales características de la enfermedad de Alzheimer: deterioro de la memoria, la acumulación de placas amiloides y enredos neurofibrilares.

Los enredos neurofibrilares son el resultado de hilos torcidos de una proteína llamada tau. En un cerebro saludable, tau ayuda con el transporte de nutrientes y otras moléculas que las células cerebrales necesitan. En la enfermedad de Alzheimer, esta proteína se enreda dentro de las células cerebrales, que pasan a estar muriendo porque los nutrientes esenciales ya no los alcanzan.

Las placas amiloides son el resultado del exceso de producción y acumulación de beta-amiloide, un fragmento de la proteína llamada “proteína precursora amiloide”. En la enfermedad de Alzheimer, estas placas se acumulan en los espacios entre las neuronas.

El Dr. Praticò y sus colegas dividieron a los roedores en dos grupos: un grupo recibió una dieta para ratones con aceite de oliva virgen extra y el otro grupo recibió una dieta regular para ratones sin aceite añadido.

Las características del Alzheimer comienzan a desarrollarse en un modelo de roedor de muy temprana edad, por lo que en este experimento, el aceite se añadió a la dieta cuando los ratones tenían 6 meses de edad, antes de que pudieran haber aparecido síntomas.

Los investigadores evaluaron las habilidades cognitivas de los ratones mediante la administración de pruebas para su memoria espacial, memoria de trabajo y habilidades de aprendizaje.

El aceite de oliva preserva la salud de las células cerebrales

En términos de apariencia general, no se observaron diferencias entre los dos grupos de animales.

Pero, cuando los ratones tenían 9 meses y 12 meses de edad, los ratones que habían sido alimentados con la dieta con aceite de oliva virgen extra se desempeñaron mucho mejor en las pruebas cognitivas.

El Dr. Praticò y su equipo también analizaron el tejido cerebral de estos ratones, y los estudios revelaron diferencias sorprendentes entre la apariencia y el funcionamiento de las células nerviosas.

En primer lugar, la integridad de las sinapsis – que son las partes de la célula cerebral que facilitan la comunicación entre las neuronas – se conserva mucho mejor en el grupo de aceite de oliva. En segundo lugar, el tejido cerebral en los ratones alimentados con aceite de oliva reveló un “aumento dramático” en la activación de la autofagia de las células nerviosas.

La autofagia es un proceso en que las células nerviosas se desintegran y eliminan los desechos tóxicos que tienden a acumularse entre las células.

En este experimento, el aumento de la autofagia condujo a una disminución de las placas amiloides y tau fosforilado.

El Dr. Praticò dice: “Este es un hallazgo emocionante para nosotros, gracias a la activación de la autofagia, la memoria y la integridad sináptica se han conservado, y los efectos patológicos en animales destinados a desarrollar la enfermedad de Alzheimer se redujeron significativamente”.

“Este es un descubrimiento muy importante, ya que sospechamos que una reducción en la autofagia marca el inicio de la enfermedad de Alzheimer”, concluyó el Dr. Domenico Praticò.

A continuación, los investigadores planean introducir el aceite de oliva en una etapa posterior, cuando los síntomas de Alzheimer ya han surgido. En el caso de ratones, esto significaría a los 12 meses de edad.

“Por lo general, cuando un paciente va a un médico por síntomas sospechosos de demencia, la enfermedad ya está presente”, explica el Dr. Praticó. “Queremos saber si el aceite de oliva añadido en un momento posterior de la dieta puede detener o revertir la enfermedad”.

biotina para esclerosis múltiple, para que sacan sangre del dedo, queso diabetes, analisis con pinchazos en el dedo, ketamina y picazon, el diábetico y los quesos?

Comenta este articulo