Hoy en día parece ser que hay una fuerte política respecto a la salud ambiental y la salud física. En todo el mundo se percibe el incentivo al uso de bicicletas como trasporte no contaminante y favorecer el ejercicio u ocio, y como prueba de eso, están las ciclovías. 

Cuando te ejercitas con bicicleta, sea estática o dinámica, no sólo las piernas son las que sienten los efectos de esa práctica. Un estudio reciente sugiere que también puede poner una tensión en los ojos. Pero no bajes de la bicicleta por el momento. El estudio también encontró que el consumo de café podría prevenir este efecto.

El líder del estudio, Dr. Nicholas Gant, de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, y sus colegas, publicaron recientemente sus hallazgos en la revista Scientific Reports.

En su estudio, los investigadores explican que el ejercicio vigoroso puede reducir la capacidad del sistema nervioso central para impulsar la función muscular, dando como resultado lo que se conoce como la fatiga central.

El ciclismo prolongado, por ejemplo, puede provocar fatiga central, que normalmente se presenta a través del cansancio de las piernas.

Sin embargo, aunque es bien sabido que la fatiga central afecta el movimiento de las extremidades, el Dr. Gant y sus colaboradores, señalan que no está claro si tiene un impacto en otros sistemas motores, tales como los implicados en el movimiento del ojo.

Para averiguarlo, el equipo inscribió 11 ciclistas bien entrenados, que completaron un ciclo en el uso de bicicletas de ejercicio durante 3 horas.

Algunos de los participantes consumieron cafeína durante su sesión de ciclismo de 3 horas – a una dosis equivalente a dos tazas de café – mientras que los restantes sujetos consumieron una solución de placebo descafeinado.

Los investigadores explican que la cafeína puede estimular indirectamente la actividad de ciertos neurotransmisores – sustancias químicas que transmiten señales entre las células en el cerebros – y tienen en cuenta que estudios previos han sugerido que las alteraciones en la actividad de los neurotransmisores podrían ser responsables de la fatiga central.

Una vez que los participantes habían terminado de montar en bicicleta, los investigadores probaron su movimiento de los ojos utilizando un sistema de seguimiento ocular de cabeza fija.

Movimiento ocular alterado fue restaurado con la cafeína

El equipo encontró que el ejercicio extenuante a que los participantes se habían dedicado, había causado un desequilibrio del neurotransmisor, que desaceleró los movimientos rápidos de los ojos de los sujetos.

“Curiosamente, las áreas del cerebro que procesan la información visual son robustas a la fatiga. Son las vías de señalización que controlan los movimientos oculares que parecen ser nuestro eslabón más débil”, dice el Dr. Gant.

“Estos resultados son importantes porque nuestros ojos deben moverse rápidamente para capturar nueva información”, añade. “Pero hay esperanza para los bebedores de café porque este deterioro visual se puede prevenir mediante el consumo de cafeína.”

Los investigadores encontraron que los participantes que consumieron las bebidas con cafeína vieron su equilibrio neurotransmisor restaurado, mejorando sus movimientos rápidos de los ojos. Este efecto no se observó en los sujetos que bebían la solución placebo descafeinado.

Al comentar sobre sus hallazgos, los autores dicen:

“Este es el primer estudio que muestra que el deterioro del control de los movimientos oculares es el resultado siguiente al ejercicio fatigoso. El uso prolongado del sistema motor del esqueleto influye en la función del sistema motor ocular común, que implica un posible papel en la fatiga central.

La cafeína es capaz de contrarrestar este efecto, lo que sugiere que la fatiga central puede estar relacionada con un trastorno en el equilibrio de uno o más de uno – neurotransmisores de excitación y neurotransmisores inhibidores”.

Los investigadores están ahora en el proceso de investigar si los fármacos psiquiátricos – que funcionan mediante la restauración de los niveles de neurotransmisores – podrían ser eficaces para el tratamiento de la fatiga causada por el ejercicio extenuante.

Comenta este articulo