¿A qué grupo sanguíneo perteneces? De acuerdo con un nuevo estudio, la respuesta a esta pregunta puede afectar la salud de su corazón.

El grupo sanguíneo es el nombre dado a la clasificación de la sangre de acuerdo con las características presentes en la superficie de los glóbulos rojos y en el suero de la sangre. Las clasificaciones más importantes para designar un grupo sanguíneo en humanos son los antígenos (el sistema ABO) y el factor Rh.

Los investigadores han descubierto que las personas con tipos sanguíneos A, B y AB pueden estar en mayor riesgo de sufrir eventos cardiovasculares – en particular ataques cardíacos – que los individuos con tipos de sangre O.

La autora principal del estudio, Tessa Kole, del Centro Médico Universitario de Groningen en Holanda, y sus colegas, dicen que sus hallazgos sugieren que los profesionales de la salud deberían considerar el grupo sanguíneo de una persona al evaluar su riesgo cardiovascular.

Los investigadores presentaron recientemente sus resultados en la Reunión anual 2017 sobre insuficiencia cardíaca, de la Sociedad Europea de Cardiología, celebrada en París, Francia.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informan que alrededor de 735.000 personas en los Estados Unidos padecen un ataque cardíaco, o infarto de miocardio, cada año.

Hay algunos factores de riesgo para el ataque al corazón que se pueden abordar, como una dieta pobre, la falta de ejercicio y el tabaquismo.

Sin embargo, algunos factores de riesgo de ataque cardíaco no pueden ser cambiados, como edad, sexo y antecedentes familiares de enfermedad cardíaca. El nuevo estudio sugiere que el tipo de sangre debe ser añadido a la lista.

Los grupos sanguíneos que no son O tienen un riesgo 9% mayor de eventos cardiovasculares

Kole y el equipo llegaron a sus conclusiones mediante la realización de un meta-análisis de los estudios que informaron los tipos de sangre de los participantes y la incidencia de eventos cardiovasculares, incluyendo ataque al corazón, enfermedades del corazón, insuficiencia cardíaca y muerte cardiovascular.

Los datos incluyeron más de 1.3 millones de adultos que formaban parte de 11 cohortes en nueve estudios.

Los investigadores usaron los datos para evaluar cómo cada grupo sanguíneo podría afectar el riesgo de eventos coronarios, eventos cardiovasculares combinados y eventos coronarios mortales.

El equipo identificó 771.113 individuos con un grupo de sangre no-O y 519.743 individuos con un grupo de sangre O en el análisis de todos los eventos coronarios. Entre las personas con un grupo de sangre no-O, el 1,5% (11.437) experimentó un evento coronario, en comparación con el 1,4% (7.220) de las personas con un grupo de sangre O.

En el análisis de eventos cardiovasculares combinados, los investigadores identificaron 708.276 personas con un grupo de sangre no-O y 476.868 personas con un grupo de sangre O. Entre los individuos con un grupo de sangre no-O, el 2,5% (17.449) experimentó un evento cardiovascular, en comparación con el 2,3% (10.916) que tenía un grupo de sangre O.

Explicando lo que estos resultados muestran, Kole dice: «Demostramos que tener un grupo de sangre no-O está asociado con un 9% mayor en el riesgo de eventos coronarios y un 9% mayor en el riesgo de eventos cardiovasculares, especialmente el infarto de miocardio».

Grupo sanguíneo debería ser considerado en las evaluaciones de riesgo cardiovascular

Aunque el estudio no fue diseñado para identificar los mecanismos subyacentes en el vínculo entre el tipo de sangre y el riesgo cardiovascular, los investigadores proponen algunas explicaciones.

Por ejemplo, observan que los individuos con tipos de sangre no-O tienen concentraciones más altas de una proteína de coagulación de la sangre llamada factor de von Willebrand, que estudios previos han relacionado con eventos trombóticos.

Además, los investigadores señalan que las personas con grupos de sangre no-O – especialmente aquellos con un tipo de sangre A – tienden a tener mayores niveles de colesterol, que es un factor de riesgo conocido para la mala salud cardiovascular.

Sin embargo, Kole dice que la investigación adicional se requiere para determinar las causas precisas del aumento del riesgo cardiovascular entre los individuos con un tipo de sangre no-O.

Mientras tanto, los investigadores dicen que sus hallazgos pueden tener importantes implicaciones para la prevención y el tratamiento de eventos cardiovasculares.

«En el futuro, el grupo sanguíneo debe ser considerado en la evaluación del riesgo para la prevención cardiovascular, junto con el colesterol, la edad, el sexo y la presión arterial sistólica.

Podría ser que las personas con un grupo sanguíneo A debieran tener un umbral de tratamiento más bajo para la dislipidemia o la hipertensión, por ejemplo. Necesitamos más estudios para validar si el exceso de riesgo cardiovascular en los portadores de grupos no universales sanguíneos puede ser susceptible de tratamiento», concluyó Tessa Kole.

etiqueta grupo sanguineo

Comenta este articulo