Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio han encontrado pruebas de que el paracetamol-acetaminofeno, no sólo actúa en el dolor físico, sino que también reduce nuestra capacidad para predecir el dolor de los demás y empatizar. Si los resultados son aquello que se cree, este fármaco común podría obstaculizar nuestra capacidad de imaginar el malestar de los demás.

Empatizar es el acto mediante el cual una persona siente empatía por otra. La empatía puede ser descrita como un sentimiento que hace que alguien pueda sentir lo mismo que otra persona, a pesar de no estar pasando por la misma situación; la empatía permite a alguien sentirse cercano al dolor o al sufrimiento de otra persona, debido a que le tiene cariño, o simplemente por una cuestión de ética y de emoción humana, que hace que incluso uno pueda sentirse angustiado al ver a otra persona sufrir.

El acetaminofeno se utiliza para aliviar el dolor y la fiebre, – también conocido como paracetamol – está presente en al menos 600 medicamentos en los Estados Unidos y otros países. Como ejemplo tenemos el Tylenol.

Descubierto por primera vez en 1877, el paracetamol es uno de los componentes de los medicamentos más comunes en América. En 2008, se vendieron 24,6 millones de dosis.

Se estima que un 23% de los estadounidenses (52 millones de personas) utilizan medicamentos que contienen acetaminofeno, cada semana.

A pesar del servicio que este fármaco popular, a la larga, ha prestado a la humanidad, la ciencia todavía está aprendiendo acerca de sus efectos. De los nuevos puntos de vista de ella, viene un rango de disciplinas, y no menos importante, la psicología.

En los últimos años, los investigadores profundizaron en los efectos psicológicos del acetaminofeno y han descubierto algunas ideas fascinantes.

Por ejemplo, un equipo de la Universidad de Kentucky, encontró que el paracetamol no sólo reduce el dolor físico, sino que también reduce el dolor psicológico causado por el rechazo social.

Otro estudio, llevado a cabo en la Universidad Estatal de Ohio y publicado en junio de 2015, encontró que el paracetamol reduce la evaluación y la respuesta de las personas a los estímulos negativos y positivos.

El estudio actual, por el mismo equipo de Ohio, es consecuente de estos hallazgos. Esta vez, la emoción que está bajo escrutinio es la empatía.

Acetaminofeno y empatía

Los investigadores llevaron a cabo una investigación de tres puntas. En la primera sesión participaron 80 personas. La mitad recibió un líquido que contiene 1.000 miligramos de acetaminofeno; la otra mitad, el grupo control, bebió una solución placebo sin ningún fármaco.

Una hora más tarde, a cada participante se les dio una serie de escenarios cortos para leer. Las historias incluían caracteres que experimentaban algún tipo de dolor – por ejemplo, una herida de cuchillo grave o la pérdida de un ser querido. Luego, los participantes han clasificado el dolor físico y emocional que experimentaron los personajes.

El equipo encontró que los individuos que habían consumido acetaminofeno habían clasificado el dolor de los personajes de la historia como menos grave.

La segunda etapa del experimento consistió en 114 participantes. Como antes, se les administró acetaminofeno y la otra mitad, placebo. Fueron sometidos a cortas pero fuertes explosiones de ruido. A continuación, se les pidió que calificaran lo desagradable que les pareció los ruidos, y lo desagradable que pensaba que el ruido podría ser para un participante anónimo.

Los que habían tomado el fármaco sentían el ruido como menos desagradable, y ellos también creían que sería menos desagradable para el participante anónimo.

En la tercera y última parte del estudio, a los participantes se les permitió reunirse entre sí y mezclarse antes de ser llevado fuera para sentarse y ver por sí solo – pero no tomando parte en una línea «juego» – como apenas observadores.

A los participantes se les informó que tres de las personas que acababan de conocer estaban jugando. Durante el juego, dos de los participantes fueron excluidos de la tercera parte (aunque los participantes no estaban realmente involucrados).

A los individuos que estaban viendo el juego, se les pidió que calificaran el dolor emocional y el daño considerable del participante que fue excluido. De acuerdo con el autor principal, Baldwin Way, «[…] los que tomaron paracetamol mostraron una reducción en la empatía. No estaban tan preocupados por herir los sentimientos de la persona rechazada.»

¿Por qué el paracetamol reduce la empatía?

En esta etapa, no está claro por qué se produce esta reducción en la empatía. Sin embargo, estudios previos que implican los escáneres cerebrales podrían darnos una pista.

Los investigadores encontraron que, cuando una persona siente dolor, y cuando se imaginan el dolor de otra persona, esto provoca una respuesta en partes similares del cerebro. En otras palabras, las regiones del cerebro implicadas en la experiencia de dolor también están involucradas en imaginar el dolor de los demás.

En teoría, uno puede imaginar que si las mismas áreas del cerebro se utilizan tanto para la experiencia e imaginación del dolor, un medicamento para reducir el dolor real también podría reducir el dolor imaginado u observado.

Si los resultados se replican, serían de gran importancia para el mundo real. Después de todo, esto significaría que una cuarta parte de la población estaría regularmente tomando un medicamento que reduce la empatía.

«No sabemos por qué el paracetamol está teniendo estos efectos, pero es preocupante», concluyó Baldwin Way.

La empatía es vital en situaciones cotidianas. Si un individuo está discutiendo con un ser querido y tiene una capacidad reducida para ver el lado de la otra persona en la historia, la resolución o ayuda es, tal vez, menos probable. Nos basamos en la empatía para la cohesión social, al menos en parte.

Debido a que la investigación se llevó a cabo en un grupo relativamente pequeño, será necesario, para sacar conclusiones sólidas, estudios más grandes, pero sin duda es una lectura interesante.

El hecho de que todavía estamos aprendiendo sobre esta droga parece sorprendente. Sin embargo, los mecanismos por los que el paracetamol reduce el dolor y la fiebre todavía no se conocen con precisión, por lo que bien puede haber más sorpresas por el camino.

paracetamol empatia, paracetamol y empatia, acetaminofeno wikipedia empatia, acetaminofeno y empatía, tomando paracetamol tenemos menos empatia

Comenta este articulo