Las personas con psoriasis a menudo notan que sus síntomas tienden a mejorar en el verano cuando están más expuestos al sol. Esto no es una coincidencia, ya que la luz solar puede ser beneficiosa para la psoriasis cuando se usa correctamente.

Estas células se acumulan en la superficie de la piel en parches llamados placas, que pueden ser dolorosos e irritantes. Muchas personas recurren a cremas medicadas, esteroides e inmunosupresores para su alivio.
La luz del sol puede ser una de las formas más fáciles de ayudar a sanar los brotes de psoriasis, pero existen algunos conceptos erróneos sobre la psoriasis y la exposición al sol. En este artículo, observamos algunas precauciones que tomar al exponer el cuerpo al sol y formas seguras de beneficiarse de la exposición al sol.

¿Cómo ayuda la luz solar a la psoriasis?

El sol emite rayos ultravioleta (UV), que se clasifican como rayos UVA y UVB. La diferencia entre estos tipos está en el tamaño de la onda. La investigación sugiere que los rayos UV tienen efectos inmunosupresores, que pueden ayudar a reducir los síntomas de la psoriasis.
Los rayos UVA oscilan entre 320-400 nanómetros (nm) y pueden llegar hasta las profundidades de la piel. Los rayos UVB oscilan entre 280-320 nm y solo alcanzan las capas superiores de la piel.

Por sí solos, los rayos UVA naturales no son muy efectivos para mejorar los síntomas de la psoriasis, pero los rayos UVB sí lo son.

La exposición a los rayos UVB del sol puede ralentizar el rápido crecimiento de las células de la piel, que es uno de los principales síntomas de la psoriasis. Esto puede ayudar a aliviar la inflamación y reducir las escamas en personas con psoriasis leve a moderada.
La luz solar tiene el beneficio adicional de ayudar al cuerpo a crear vitamina D, que protege la piel y regula su inmunidad natural. La vitamina D no se encuentra naturalmente en muchos alimentos, pero se agrega regularmente a algunos productos lácteos.

Un estudio encontró que la deficiencia de vitamina D podría ser común en personas con psoriasis, especialmente en invierno, cuando la exposición al sol es baja.

Como la vitamina D ayuda a proteger la piel y equilibra la respuesta inmune de la piel, es esencial que las personas con psoriasis reciban suficiente luz solar. Los dermatólogos también pueden recomendar que las personas con psoriasis usen cremas tópicas que contengan vitamina D.

Fototerapia y terapia PUVA

La fototerapia es el proceso en el que el cuerpo absorbe los rayos UV para ayudar a aliviar los síntomas de la psoriasis. El término se usa generalmente para describir la exposición a la luz ultravioleta en un entorno controlado, como la oficina de un dermatólogo.

Por sí mismos, los rayos UVB son más deseables para tratar la psoriasis, ya que ayudan a ralentizar la tasa de crecimiento de las células de la piel.

Los médicos también pueden recomendar un tratamiento combinado llamado terapia PUVA. Durante este tratamiento, las personas toman un medicamento llamado psoraleno, que aumenta la sensibilidad del cuerpo a los rayos UVA, antes de exponerse a los rayos.

La terapia con PUVA tiende a administrarse a personas con psoriasis moderada a grave, pero también se puede utilizar en personas cuya psoriasis no responde a tratamientos tópicos o con UVB. PUVA es un tratamiento muy efectivo para la psoriasis y se usa a largo plazo para ayudar a evitar que los síntomas vuelvan.

Riesgos

Cuando se usa de forma segura, la luz solar es ideal para la psoriasis; Sin embargo, demasiada luz solar puede causar más daño a la piel.
La psoriasis es más común en personas de piel clara que ya tienen un mayor riesgo de quemaduras solares debido a los niveles más bajos de melanina en la piel. El riesgo de cánceres de piel peligrosos también es mayor en personas de piel clara, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).
Las personas con psoriasis deben evitar la exposición excesiva a la luz solar y protegerse contra las quemaduras solares. La sobreexposición y las quemaduras solares provocan daños a las células, lo que puede causar más brotes de psoriasis.


Camas de bronceado

La Fundación Nacional de Psoriasis no recomienda el uso de camas de bronceado para los síntomas de la psoriasis.
A diferencia de las unidades de fototerapia, las longitudes de onda en las camas de bronceado pueden dañar la piel y aumentar el riesgo de una persona de desarrollar cáncer de piel. Las camas de bronceado usan más luz UVA que la luz UVB, lo que las hace menos efectivas para reducir los síntomas de la psoriasis.

Comenta este articulo