Son lindos, y tienen una mirada que pocos de nosotros pueden resistir; no es de extrañar que más de 95 millones de personas tienen un gato. Pero puede haber un lado oscuro relacionado con nuestros amigos de cuatro patas. Una nueva investigación afirma que los animales podrían aumentar nuestro riesgo de enfermedades mentales, como la esquizofrenia y el trastorno bipolar.

Dos estudios publicados en las revistas de investigación y Esquizofrenia atribuyen esta asociación a Toxoplasma gondii – un parásito que se encuentra en el intestino de los gatos. Los seres humanos pueden infectarse con el parásito accidentalmente por ingesta después de entrar en contacto con las heces del animal.

T. gondii es la causa de una enfermedad conocida como toxoplasmosis. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), más de 60 millones de personas en los EE.UU. están infectadas con el parásito, aunque la mayoría de las personas no son conscientes de ello.

Las personas con un sistema inmunológico saludable pueden evitar la infección por T. gondii, por lo que no presentan ningún síntoma. Sin embargo, las mujeres embarazadas y las personas con sistemas inmunes debilitados son más susceptibles a la infección y pueden experimentar síntomas similares a la gripe, con dolores musculares y ganglios linfáticos inflamados, mientras que la infección más severa puede causar ceguera e incluso la muerte.

Estudios anteriores también han relacionado la infección por T. gondii a un mayor riesgo de trastornos mentales. En noviembre de 2014, por ejemplo, Medical Press informó sobre un estudio afirmando que el parásito es responsable de alrededor de una quinta parte de los casos de esquizofrenia. Ahora, una nueva investigación proporciona una prueba más de esta asociación.

La infección T. gondii «puede duplicar el riesgo de esquizofrenia ‘

Para un estudio, el Dr. Robert H. Yolken, del Laboratorio Stanley de Desarrollo Neurovirología en la Escuela de la Universidad de Medicina Johns Hopkins en Baltimore, MD, y sus colegas evaluaron los resultados de dos estudios previos.

Estos estudios habían identificado una relación entre la propiedad del gato en la infancia y el desarrollo de la esquizofrenia más tarde en la vida y otros trastornos mentales, comparándolos con los resultados de una Alianza Nacional 1982 para el cuestionario Enfermos Mentales (NAMI).

El cuestionario NAMI – realizado alrededor de una década antes de que los datos se publicaran en la propiedad «gato y enfermedad mental» – reveló que alrededor del 50% de las personas que tenían un gato como mascota de la familia durante la infancia fueron diagnosticados con esquizofrenia u otras enfermedades mentales más tarde en la vida, en comparación con el 42% que no tenía un gato durante la infancia.

«Si es verdad,» los autores añaden, «un mecanismo explicativo puede ser T. gondii». Instamos a nuestros colegas en tratar de replicar estos hallazgos para aclarar si la propiedad de un gato en la infancia es realmente un factor de riesgo para la esquizofrenia más tarde.»

En otro estudio, AL Sutterland, del Centro Médico Académico de Amsterdam, Holanda, y sus colegas realizaron un meta-análisis de más de 50 estudios que establecen una relación entre T. gondii y mayor riesgo de esquizofrenia.

Ellos encontraron que las personas infectadas con el T. gondii se encuentran en más del doble el riesgo de desarrollar esquizofrenia que aquellos que no están infectadas con el parásito.

El equipo también identificó una relación entre la infección por T. gondii y un mayor riesgo de trastorno bipolar, trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y la adicción.

«Estos hallazgos sugieren que la infección por T. gondii se asocia con varios trastornos psiquiátricos y que en la esquizofrenia, se puede producir la reactivación de la infección por T. gondii latente», señalan los autores.

El CDC recomienda cambiar la caja de arena de un gato cada día para reducir el riesgo de infección, y señaló que el parásito no se convierte en infeccioso hasta 1-5 días después de que ha sido derramada en las heces del animal.

También recomiendan la alimentación de gatos con enlatados o alimentos secos comerciales o carnes bien cocidas; darles de comer carnes crudas o poco cocinadas puede aumentar la presencia de T. gondii en las heces de un gato.

Es importante señalar que las heces de gato no son la única fuente de la infección por T. gondii. Los humanos pueden contraer el parásito a través del consumo de carnes mal cocidas o contaminados y tambien por beber agua contaminada.

trastornos mentales de gatos, esquizofrenia videojuegos, gatos con la enfermedad Parkinson, gatos producen toc

Comenta este articulo