La hipnosis ha sido una terapia desde alrededor del siglo 18, pero recientemente ha estado tomando vapor como un tratamiento alternativo para muchos trastornos. ¿Qué es la hipnosis, funciona, y si es así, cómo? Nosotros investigamos.

El término “hipnosis” se deriva de la palabra griega “dormir” (“hipnos”) y fue acuñado a principios del siglo XIX por Étienne Félix d’Henin de Cuvillers, un francés interesado en el papel de la sugestión en la mente , y los procesos mentales y conductuales que tuvieron lugar cuando alguien cayó en un trance hipnótico.

Sin embargo, el concepto del trance hipnótico nació más temprano, en el siglo XVIII, con el notorio médico alemán Franz Mesmer. Mesmer afirmó que podría mostrar la existencia de algo que llamó “magnetismo animal”, que es un fluido invisible que “fluye” entre las personas, los animales, las plantas y las cosas, y que puede manipularse para influir en el comportamiento de las personas.

Las prácticas falsas de Mesmer dieron a la hipnosis un mal comienzo, pero el interés por su potencial persistió en la esfera médica. En los siglos 20 y 21, la hipnosis continuó siendo explorada, y los especialistas han adquirido una mejor comprensión de lo que es y cómo a veces puede ser aprovechado para traer beneficios para la salud.

¿Qué sabemos acerca de la hipnosis?

Una revisión reciente publicada en la revista Neuroscience and Biobehavioral Reviews ha definido la hipnosis como una especie de regulación de arriba hacia abajo de la consciencia consciente, un proceso en el cual “las representaciones mentales […] anulan la fisiología, la percepción y el comportamiento”.

Como explican los autores, la hipnosis involucra dos elementos principales: inducción y sugerencias. La inducción hipnótica es la primera sugerencia entregada durante el proceso de la hipnosis, aunque lo que debe consistir en sigue siendo una cuestión de debate.

Las sugerencias suelen expresarse como implicaciones que provocan respuestas aparentemente involuntarias de los participantes, que no creen que tienen mucho o ningún control sobre la situación.

Algunas personas también son más “sugestionables” que otras, y los investigadores han descubierto que las personas altamente sugestionables son más propensas a tener un sentido reducido de la agencia mientras están bajo hipnosis.

La sugestibilidad hipnótica se ha definido como “la capacidad de experimentar alteraciones sugeridas en fisiología, sensaciones, emociones, pensamientos o comportamiento”.

Las técnicas de neuroimagen han demostrado que las personas altamente sugestionables exhiben mayores niveles de actividad en la corteza prefrontal, la corteza cingulada anterior y las redes parietales del cerebro durante las diferentes fases de la hipnosis.

Estas son áreas del cerebro involucradas en una serie de funciones complejas, incluyendo memoria y percepción, procesamiento de emociones y aprendizaje de tareas. Sin embargo, los mecanismos específicos del cerebro involucrados en la hipnosis todavía no están claros, aunque los científicos están comenzando a reconstruir el perfil neurocognitivo de este proceso.

Hipnosis y cognición

Muchos estudios vinculan la hipnosis específicamente a los procesos cognitivos y la describen como “un fenómeno que involucra una concentración receptiva atenta”. Algunas pruebas apuntan al papel de la hipnosis en el control de la atención selectiva.

La relación entre la hipnosis y los estados de atención se ve reforzada por los resultados de experimentos pasados, en los que se usó la sugestión hipnótica para alterar diferentes tipos de percepción.

Por ejemplo, la sugerencia se ha utilizado para inducir la agnosia, que es un estado en el que el cerebro puede percibir, pero es incapaz de reconocer diversos estímulos externos. Otros experimentos han empleado sugerencias para manipular el procesamiento visuoespacial, que es la capacidad del cerebro para identificar objetos en el espacio, y para reconocer las formas.

Tales efectos han hecho a menudo la hipnosis una atracción del espectáculo, y, tratada como truco del mago, él elicita la risa y los jadeos emocionados. Sin embargo, la práctica de la hipnosis ha atraído ocasionalmente un diverso tipo de atención, cuando las acrobacias de los “hipnotizadores aficionados” han parecido tener resultados trágicos.

Una persona en el extremo receptor de un experimento tan cuestionable describió sus contratiempos y el sentido de la ansiedad en las secuelas.

“Yo estaba en este trance, me dijeron que no sería capaz de encontrar mi habitación porque todos los números de la habitación se cambiarían a chino. Me perdí por unos 20 a 25 minutos caminando. Letras chinas, las líneas extrañas y todo.”

Regresión: recuerdos olvidados, o simplemente falsos recuerdos?

Otro uso agotador de la hipnosis es el de la regresión hipnótica. “La regresión terapéutica”, que es un método que pretende descubrir los recuerdos reprimidos de una persona – a menudo de abuso y trauma temprano – a veces se ha utilizado en el hipnoanálisis, que es una forma de psicoanálisis integrando técnicas de hipnosis.

Algunos incluso afirman que la hipnosis puede ayudar a lograr la regresión de vidas pasadas, desenterrando recuerdos de vidas anteriores.

Las investigaciones existentes sugieren que la sugestión hipnótica puede ser eficaz para inducir recuerdos falsos y convencer a los individuos de la veracidad de estos recuerdos ficticios. Tales hallazgos arrojan una luz negativa sobre las afirmaciones de la regresión pasada y sobre los recuerdos así recobrados.

Sin embargo, también hay estudios que aportan evidencia a favor de la afirmación de que la hipnosis puede mejorar la memoria, sin embargo, el nivel de mejora puede depender de las expectativas individuales.

Usos de la hipnoterapia

El potencial de la hipnosis para modificar la percepción es también lo que lo hace particularmente apropiado como un enfoque de medicina complementaria.

La hipnoterapia se utiliza actualmente, tanto en los Estados Unidos como en Europa, para aliviar varias condiciones médicas y para ayudar a la gente a dejar ir los hábitos negativos que pueden tener un grave impacto en su salud.

Algunos casos en los que la hipnoterapia se ha encontrado útil incluyen:

  • Síndrome del intestino irritable (SII). Los estudios han sugerido que la hipnosis puede aliviar los síntomas del SII a corto plazo, aunque la eficacia a largo plazo aún no ha sido probada de manera concluyente.
  • Insomnio y trastornos del sueño. La hipnosis puede ayudar a controlar el insomnio, las pesadillas y los terrores del sueño (que tienden a afectar a los niños entre las edades de 7 y 12), así como algunos trastornos del sueño más inusuales, como el sonambulismo.
  • Las sugerencias de relajación y autocontrol se utilizan para abordar estas condiciones.
  • Migraña. Algunas investigaciones sugieren que la hipnosis puede ser eficaz en el tratamiento de las migrañas y dolores de cabeza de tensión, y podría ser un tratamiento alternativo deseable gracias a la falta de efectos secundarios.
  • Control clínico del dolor. La hipnosis puede tener efectos analgésicos en el caso de dolor clínico agudo, que generalmente significa dolor resultante de procedimientos quirúrgicos. Algunos estudios también indican que la hipnosis puede ayudar a las mujeres a controlar el dolor durante el parto, aunque la evidencia de apoyo es mixta.
  • Dejar de fumar. El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa detalla los estudios que sugieren que la hipnoterapia puede ayudar a las personas que desean dejar de fumar, especialmente si están emparejadas con otros medios de tratamiento. Pero en este caso, también, la evidencia de apoyo es mixta.

Utilización en casa de las técnicas de hipnoterapia

Cada vez más, la autohipnosis y las técnicas de la sugestión hipnótica han tomado el vapor como “hacks de vida”. Los hipnoterapeutas y medios de comunicación suelen enumerar las técnicas de autohipnosis como un atajo para lograr la relajación y aumentar la confianza en sí mismo.

Los investigadores sugieren que para que estas técnicas sencillas sean efectivas, son innecesarios altos niveles de sugestibilidad ya veces se aconseja ponerlas en práctica como una forma de complementar terapias especializadas en el hogar.

Algunas avenidas sorprendentes en las que se ha utilizado la sugerencia hipnótica son libros infantiles. Un libro, concebido por un escritor con un amplio conocimiento de la psicología, emplea técnicas de sugerencia para conseguir que los niños se duerman sin el alboroto adicional.

Varios vínculos entre la hipnosis y las técnicas de meditación también son señalados por algunos investigadores. Ciertos estudios sugieren que la meditación y la hipnosis están estrechamente relacionados, ya que ambos juegan un papel en la regulación mente-cuerpo.

Sin embargo, otros investigadores afirman que la hipnosis y la meditación son procesos completamente separados, ya que dependen de mecanismos distintos. La hipnosis, argumentan, es esencialmente un proceso a través del cual los sujetos “engañan” su propia percepción, mientras que la meditación es un medio de mejorar, en lugar de engañar, la conciencia.

A pesar de que la práctica de la hipnosis ha existido por más de 200 años, muchos de sus mecanismos siguen siendo misteriosos. Sus efectos pueden parecer a la frontera con lo sobrenatural, sin embargo, el cerebro – como es a menudo el caso – mantiene la clave. Todavía puede haber algún camino por recorrer, sin embargo, hasta que entienda completamente este intrigante instrumento llamado “hipnosis”.

Comenta este articulo