El trastorno bipolar es una enfermedad mental caracterizada por oscilaciones extremas en el estado de ánimo y el pensamiento. Una persona con trastorno bipolar oscila entre períodos de manía o hipomanía menos grave y depresión. El inicio del trastorno bipolar típicamente ocurre durante la edad adulta joven, pero los adolescentes y los niños también pueden ser diagnosticados.

Factores de riesgo en niños

Al igual que muchos trastornos de salud mental, hay una serie de causas potenciales para el trastorno bipolar, pero los científicos no pueden señalar una sola razón para que ocurra.

Se piensa que los niños están más en riesgo debido a los siguientes factores:

  • estrés
  • genética
  • consumo de drogas y alcohol
  • biología

El estrés puede desempeñar un papel en el desarrollo de bipolar en los niños. Más precisamente, como un niño responde a un estrés elevado se ha sugerido como un contribuyente al desarrollo del trastorno bipolar.

Por lo tanto, los niños que crecen en situaciones estresantes pueden estar en un mayor riesgo de desarrollar bipolar.

La genética representa otro factor de riesgo para el desarrollo bipolar. Un niño que tiene un miembro de la familia con bipolar puede tener más probabilidades de desarrollar el trastorno. Sin embargo, algunas investigaciones indican que esto no es una causa y efecto definidos, y un niño con un padre con trastorno bipolar nunca puede desarrollar la enfermedad.

El uso de drogas o alcohol puede aumentar las probabilidades de que un niño desarrolle trastorno bipolar. Algunas personas con trastorno bipolar tienen adicciones a drogas o alcohol, también.

Las diferencias biológicas también pueden jugar un papel en el aumento del riesgo de desarrollar trastorno bipolar durante la infancia. Los investigadores han encontrado que hay una diferencia en las actividades en los cerebros de niños y adultos que han sido diagnosticados con trastorno bipolar.

Síntomas

Los síntomas variarán entre las personas diagnosticadas. Algunas personas pueden experimentar los síntomas en diferentes grados, y los síntomas también pueden cambiar con el tiempo.

Durante los episodios hipomaníacos maníacos o menos severos, una persona experimenta un nivel elevado de humor y energía. Los síntomas de manía e hipomanía deben incluir al menos tres de los siguientes:

  • Mayor energía y actividad
  • Locuacidad inusual
  • Humor anormalmente optimista
  • Mayor distractibilidad
  • Reacciones nerviosas
  • Mayor sentido de autoestima o confianza
  • Menor necesidad de sueño o incapacidad para dormir
  • Pensamientos incontrolados y acelerados
  • Mala toma de decisiones

Durante los períodos depresivos, una persona experimenta un extremo bajo. Los síntomas de episodios depresivos deben incluir por lo menos cinco de los siguientes síntomas:

  • Dormir demasiado o insomnio
  • Sentirse triste, desesperanzado, vacío, o lloroso
  • Sin valor
  • Sentimientos inapropiados de culpa
  • Comportamiento lento
  • Falta de interés en las actividades, incluidas las que normalmente disfrutaban
  • Fluctuaciones en el peso
  • Disminución o aumento del apetito
  • Inquietud
  • Fatiga
  • Falta de energía
  • Pensamientos o tendencias suicidas
  • Disminución de la capacidad de pensar o concentrarse

Los niños también pueden mostrar síntomas de irritabilidad, enojo extremo y no alcanzar los hitos físicos esperados, como la altura y el peso apropiados para su edad.

Los síntomas en los niños a menudo son difíciles de identificar. Los niños y los adolescentes pasan por etapas naturales de cambios de humor, pero estos cambios de humor son generalmente menos graves que el trastorno bipolar.

El estrés o el trauma también podrían desencadenar síntomas parecidos a los bipolares. Una serie de otras condiciones de salud mental también pueden causar síntomas similares a aparecer.

Condiciones coexistentes en niños

No es infrecuente que un niño tenga condiciones adicionales de salud mental además del trastorno bipolar. En algunos casos, las condiciones adicionales de salud mental pueden agravar los síntomas bipolares. Desafortunadamente, las otras condiciones pueden hacer que el tratamiento sea menos efectivo.

Algunas posibles condiciones de coexistencia podrían incluir lo siguiente:

  • trastorno de ansiedad
  • trastornos alimentarios, como la anorexia
  • abuso o dependencia de drogas o alcohol
  • problemas de salud física, incluyendo problemas cardíacos y obesidad
  • trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
  • autismo

Diagnóstico

Los niños con trastorno bipolar son especialmente difíciles de diagnosticar.

Los síntomas de los altos y bajos suelen aparecer a los padres, maestros y cuidadores como partes normales del desarrollo. También es posible confundirlos, como los síntomas de otros trastornos.

Para que un niño sea diagnosticado con trastorno bipolar, necesitan presentar síntomas de manía o hipomanía y estados de ánimo depresivos. Además, el diagnóstico de bipolar requiere que un niño encaje en uno de los tipos de bipolar.

Hay varios tipos de trastorno bipolar, cada uno con sus propios criterios de diagnóstico:

El trastorno bipolar I se caracteriza por tener un episodio maníaco que es precedido o seguido por un episodio hipomaníaco o depresivo. En algunos casos, el niño puede experimentar psicosis o un desapego de la realidad.

El trastorno bipolar II se diagnostica cuando una persona tiene al menos un episodio depresivo mayor y al menos un episodio hipomaníaco. Con bipolar II, una persona no puede haber tenido un episodio maníaco.

El trastorno ciclotímico se produce cuando una persona tiene varios episodios de síntomas de hipomanía y períodos de síntomas depresivos durante al menos un período de 2 años. En los niños, el período se acorta a un año como mínimo.

Otros tipos incluyen períodos de manía o episodios depresivos inducidos por el uso de sustancias u otra condición médica. El consumo excesivo de alcohol y la esclerosis múltiple (EM) pueden desencadenar una reacción bipolar.

Tratamiento

El trastorno bipolar se trata con una combinación de medicamentos y terapia.

Un médico puede probar una serie de diferentes medicamentos para ayudar a controlar los síntomas, ya que cada niño responde de manera diferente a estos. Un doctor puede necesitar probar diversos tipos o combinaciones antes de encontrar el derecho.

Los cuerpos en desarrollo de los niños pueden alterar la eficacia de la medicación. Un médico supervisará y ajustará constantemente los medicamentos para ayudar a encontrar el equilibrio adecuado.

Mientras recibe la medicación, un niño también debe ver a un terapeuta. La terapia puede consistir en hablar a través de las emociones, así como ayudar a manejar los comportamientos.

Cómo apoyar a un niño o adolescente

Ayudar a un niño con trastorno bipolar puede ser frustrante y difícil a veces. Es importante que los cuidadores y los padres proporcionen un ambiente estable y nutritivo para que el niño se sienta seguro y apoyado.

Los padres y los cuidadores pueden considerar hacer algunos o todos los siguientes:

  • Ser paciente y entender a través de los cambios en el estado de ánimo
  • Buscar y seguir con el tratamiento
  • Fomentar la comunicación con las preguntas y escuchar activamente
  • Ser alentador y positivo sobre los tratamientos, haciendo hincapié en que pueden hacer la vida mejor, siempre escuchando las preocupaciones sobre los efectos secundarios
  • Animar y ayudar al niño a divertirse

Los padres y los cuidadores deben tener en cuenta que encontrar el tratamiento adecuado puede tomar algún tiempo, pero un ambiente familiar amoroso y de apoyo puede ayudar al niño o adolescente a manejar sus síntomas.

bipolar

Comenta este articulo