Cinco años después de que se paralizara en un accidente de moto de nieve, un hombre en los EE. UU. Aprendió a caminar de nuevo con la ayuda de un implante eléctrico, lo que constituye un posible avance para quienes sufren de lesiones espinales.

Un equipo de médicos de la Clínica Mayo en Minnesota dice que el hombre, usando un andador con ruedas delanteras, pudo cubrir el equivalente a la longitud de un campo de fútbol, ​​emitiendo órdenes desde su cerebro para transferir peso y mantener el equilibrio, todo lo que previamente se pensaba imposible para pacientes paralizados.

El hombre, que ahora tiene 29 años, se cortó la médula espinal en la mitad de la espalda cuando se estrelló con su moto de nieve en 2013. Está completamente paralizado de cintura para abajo y no puede moverse ni sentir nada por debajo del centro del torso.

En el estudio, cuyos resultados fueron publicados el lunes en la revista Nature Medicine, los médicos en 2016 implantaron un pequeño dispositivo electrónico en la columna vertebral del hombre.

El implante operado de forma inalámbrica, aproximadamente del tamaño de una batería AA, genera pulsos eléctricos para estimular los nervios que, debido a la lesión, habían sido desconectados permanentemente del cerebro.

“Lo que esto nos está enseñando es que esas redes de neuronas debajo de una lesión de la médula espinal aún pueden funcionar después de la parálisis”, dijo Kendall Lee, neurocirujano de la Clínica Mayo y autor principal del estudio.

Unas semanas después de encender el dispositivo, el hombre comenzó a dar sus primeros pasos desde el accidente, pero todavía estaba suspendido en un arnés.

Sorprendentemente, después de varias sesiones más de rehabilitación y fisioterapia, fue capaz de soportar la mayor parte de su propio peso y tomar medidas en una cinta de correr.

“No limitamos nuestras expectativas y continuamos avanzando con seguridad en su desempeño a medida que ganó función”, dijo a AFP Kristin Zhao, directora del Laboratorio de Tecnología Restaurativa y de Asistencia de la Clínica Mayo.

“Esto es importante porque la propia mente del paciente fue capaz de conducir el movimiento en las piernas”, dijo.

Aunque el dispositivo fue capaz de ayudar a generar potencia y control en la parte inferior del cuerpo del paciente, no hizo nada para restaurar la sensación en sus piernas.

Esto inicialmente resultó ser un desafío. Sin la sensación física de caminar registrándose en su cerebro, fue difícil para él hacer los ajustes de equilibrio instantáneos que la mayoría de nosotros hacemos sin pensar.

El equipo superó el problema instalando espejos a la altura de la rodilla para que el paciente pudiera ver en qué posición estaban sus piernas mientras caminaba.

Largo camino por delante

Eventualmente, el hombre pudo caminar sobre la cinta con solo miradas periódicas hacia sus piernas.

Las imágenes del experimento lo muestran caminando de forma irregular en una cinta rodante de movimiento lento, utilizando un riel de metal para mantener el equilibrio.

Si bien el efecto del dispositivo es notable, el hombre todavía está paralizado una vez que se apaga.

“Es importante entender que, incluso con el éxito que tuvo esta persona en la capacidad de avance durante la investigación, todavía realiza sus actividades diarias desde una silla de ruedas”, dijo Lee a la AFP.

En 2011, los electrodos implantados en la parte baja de la espina dorsal de un parapléjico le permitieron ponerse de pie y recuperar algo de movimiento en sus piernas, pero el equipo cree que esta es la primera vez que se usa un implante para caminar a una persona paralizada.

Por razones de seguridad, actualmente el paciente solo usa el dispositivo bajo supervisión, pero las implicaciones del estudio -que la parálisis puede no ser permanente después de una lesión medular grave- podrían ser masivas.

“Nuestros resultados, combinados con evidencia previa, enfatizan la necesidad de reevaluar nuestra comprensión actual de la lesión de la médula espinal a fin de aprovechar el potencial de las tecnologías emergentes para la recuperación funcional que alguna vez se pensó que se perdían de forma permanente”, dijo Lee.

El estudio se realizó en conjunto con la Universidad de California en Los Ángeles y fue financiado en parte por la Fundación Christopher y Dana Reeve.

Christopher Reeve, mejor conocido por su papel protagónico en la película “Superman”, quedó parapléjico después de un accidente a caballo en 1995.

Más información: Megan L. Gill et al. La neuromodulación de las redes de la columna lumbosacra permite un paso independiente después de la paraplejía completa, Nature Medicine (2018). DOI: 10.1038 / s41591-018-0175-7

Referencia: Nature Medicine

peroxido de hidrogeno en la desinfeccion hospitalaria

Comenta este articulo