El 25% de los hombres que toman actualmente Finasteride o Dutasteride, conocidos como Proscar y Avodart, para el tratamiento del agrandamiento de la próstata benigna (HPB), parecen no beneficiarse de estos medicamentos. Aquellos pacientes que actualmente toman Propecia o Avodart para la pérdida de cabello (conocida como alopecia) también están en riesgo de eventos adversos.

Estos hallazgos son parte de una revisión internacional de colaboración en línea en la revista Críticas de Trastornos Endocrinos y Metabólicos. Liderados por Abdulmaged Traish, PhD, profesor de bioquímica y urología en la Escuela Universitaria de Medicina de Boston (BUSM), en el documento se resumen los datos actuales disponibles y el impacto de estos fármacos sobre la función sexual, así como resistencia a la insulina, depresión y la disfunción cognitiva.

La finasterida y dutasterida están en la familia de fármacos conocidos como inhibidores de la función 5α-reductasa (5a-RIS), al inhibir la conversión de testosterona a la 5a-dihidrotestosterona (5α-DHT), así como varias otras hormonas esteroides críticas. Mediante la reducción de la concentración de 5α-DHT en la próstata, el volumen de la próstata disminuye mejorando así el flujo urinario.

Existe una considerable controversia con respecto a la gravedad y la persistencia de los efectos adversos de las 5a-RIS, pero una emergente evidencia clínica sugiere que la terapia se asocia con efectos secundarios sexuales adversos. El prospecto de Finasteride informa de una pérdida y/o reducción de la libido en 10 por ciento de los pacientes y la disfunción eréctil en 18 por ciento. En algunos pacientes, estos efectos pueden permanecer incluso después de suspender el tratamiento. Según los investigadores la sugerencia de que los efectos secundarios sexuales aparecen temprano en los primeros seis meses de tratamiento y que luego vuelven a su nivel está incorrecto. «El mecanismo de la disfunción es probablemente multifactorial, relacionado tanto a la disminución directa en 5α-DHT y la influencia directa sobre los nervios centrales y periféricos», explica Traish.

Además de los efectos secundarios sexuales, ha habido una cierta investigación sobre si 5a-IR se puede utilizar para el cáncer de próstata a nivel preventivo, pero los investigadores encontraron que los datos no son concluyentes. También creen que el potencial de efectos secundarios cardiovasculares de la terapia justifica una mayor investigación. «La actividad de inhibición de la 5α-R puede potenciar la resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, enfermedad vascular y la osteoporosis, pero los estudios no han sido definitivos. La investigación sobre los efectos secundarios psiquiátricos de la 5a-IR son limitados, pero algunas series de casos describen una mayor depresión y síntomas de ansiedad entre los pacientes tratados con el medicamento «, añade.

El Institutos Nacional de la Salud en USA recientemente añadió el síndrome post-finasteride (PFS) a sus Enfermedades Genéticas y Raras del Centro de información. Criterios diagnósticos específicos aún no se han descrito para el espectro PFS. Se necesitan más estudios sobre la PFS para determinar cualquier relación entre la dosis y la gravedad de los efectos secundarios a largo plazo.

Los autores sostienen que es necesaria una mayor educación y concienciación de los efectos secundarios adversos de la 5a-IR entre los médicos y pacientes. «Es necesario que haya un método que pueda distinguir los beneficios de la terapia», dijo Traish.

Los autores también instan a que se necesita más investigación sobre los efectos secundarios adversos de la 5a-IR.

dutasteride vs finasteride prostata, efectos finasteride a largo plazo, finasteride efecto sobre testosterona a largo plazo, dutasteride diabetes

Comenta este articulo