Un compuesto llamado cambinol muestra una gran promesa como un futuro medicamento para la enfermedad de Alzheimer. La molécula ha detenido la propagación de la proteína tóxica cerebral tau en cultivos celulares y ratones.

Las personas que viven con la enfermedad de Alzheimer pueden beneficiarse pronto de nuevos medicamentos que pueden evitar que la enfermedad se disemine por todo el cerebro.

Se sabe que una proteína cerebral llamada tau juega un papel clave en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Nuestras células cerebrales tienen un “sistema de transporte” hecho de “caminos” rectos y paralelos, a lo largo de los cuales pueden viajar las moléculas de alimentos, los nutrientes y las partes descartadas de las células.

En un cerebro sano, la proteína tau ayuda a que estas pistas permanezcan rectas. Sin embargo, en el Alzheimer, la proteína se acumula hasta niveles anormales, formando estructuras dañinas llamadas ovillos.

Inicialmente, estos enredos se forman en las áreas del cerebro, clave para la formación de la memoria, pero a medida que la enfermedad avanza, los ovillos se siguen diseminando por el resto del cerebro.

Sin embargo, los investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) podrían haber encontrado una manera de detener la propagación de estos enredos dañinos.

Su nuevo estudio, publicado en la revista Biochemical and Biophysical Research Communications, muestra cómo una pequeña molécula llamada cambinol impide que los enredos tau migren de una célula a otra.

El autor principal del estudio, Varghese John, profesor asociado de neurología en la UCLA, comenta sobre la importancia de los hallazgos, diciendo: “Más de 200 moléculas han sido probadas como terapia modificadora de la enfermedad de Alzheimer en ensayos clínicos, y ninguna ha alcanzado el santo grial. “

“Nuestro artículo describe un enfoque novedoso para frenar la progresión del Alzheimer al mostrar que es posible inhibir la propagación de formas patológicas de tau”. – Varghese John

Cambinol bloquea la transferencia de tau

En un cerebro sano, la proteína tau asegura que las pistas permanezcan rectas uniéndose a los microtúbulos, que forman el esqueleto de las células.

Pero en la enfermedad de Alzheimer, la tau se desprende y “se desprende” del esqueleto, creando en su lugar los llamados ovillos neurofibrilares, que provocan la muerte de las células cerebrales.

La situación se agrava cuando estas células cerebrales continúan encerrando grupos de tau, o agregados, en pequeños bolsillos que luego migran y “echan raíces” en el tejido sano circundante.

Estos pequeños bolsillos de lípidos, o vesículas, se llaman exosomas. Aseguran la continua propagación de los enredos tau. Pero, ¿y si hubiera una forma de bloquear la formación de estas “bolsas de transporte” para la proteína tau tóxica?

Analizando el comportamiento de la proteína tau in vitro (en cultivos celulares) e in vivo (usando modelos de ratón), los investigadores descubrieron que el cambinol tiene la capacidad de hacer justamente eso: secuestra la transferencia de tau al bloquear una enzima llamada nSMase2, que es clave para producir los exosomas portadores de tau.

En un experimento, los científicos usaron células portadoras de tau obtenidas post mortem del cerebro de humanos que habían tenido Alzheimer. Mezclaron estas células con células sin tau.

Los agregados de tau continuaron diseminándose en las células que no habían sido tratadas con cambinol. Pero en aquellos que recibieron el tratamiento, las células nuevas y sanas no estaban “contaminadas” con tau.

Hacia nuevas drogas para el Alzheimer

Los investigadores piensan que estos resultados esperanzadores se deben a que cambinol inhibe la actividad de la enzima nSMase2, y que este mecanismo podría proporcionar una gran base para el futuro desarrollo de fármacos.

De hecho, en un segundo experimento in vivo, los investigadores vieron que la actividad de la enzima se reducía en los cerebros de ratones tratados con cambinol. Esto fue particularmente prometedor.

“Conseguir moléculas en el cerebro es un gran obstáculo, porque la mayoría de las drogas no penetran en la barrera hematoencefálica”, explica John. “Ahora sabemos que podemos tratar a los animales con cambinol para determinar su efecto sobre la patología y la progresión del Alzheimer”.

Según los autores, este fue el primer estudio que mostró que el cambinol suprime la actividad de la enzima nSMase2. Los hallazgos nos acercan a nuevos tratamientos para la enfermedad de Alzheimer, así como para otras afecciones caracterizadas por agregados de tau.

“Comprender las vías es el primer paso hacia nuevos objetivos farmacológicos”, dice la coautora del estudio Karen Gylys, profesora de enfermería de UCLA.

“Con cambinol en mano, tenemos una herramienta útil para comprender las vías celulares que permiten la propagación de la patología tau”. – Karen Gylys

Los investigadores ahora están trabajando para diseñar medicamentos que hagan que el cambinol sea más potente, y tienen la esperanza de que su trabajo sea exitoso en los animales.

Si ese es el caso, el próximo paso será probar los nuevos medicamentos en ensayos clínicos en humanos.

epidemia de gripe bolivia

Comenta este articulo