La idea de que una actitud positiva ante la vida y una disposición alegre ayudan a mantener a raya la enfermedad, es tan antigua como las montañas. Quizás sorprendentemente, este adagio popular sea mucho más que un cuento de viejas.

Durante las últimas décadas, poco a poco se han descubierto los vínculos intrigantes y generalizados entre la neurociencia y el sistema inmunológico.

Lo que podría parecer, en un primer momento, al igual que un matrimonio inestable entre el cerebro y la inmunidad, la cuestión ha crecido de manera constante en un área interdisciplinaria de pleno derecho del estudio.

Este campo se conoce como psiconeuroinmunología (PNI).

Está bien establecido, en la mente de la mayoría de la gente, que el estrés puede inducir la enfermedad y que, por el contrario, una ocasión llena de diversión con sus seres queridos puede aliviar dolores y molestias y evitar la misma enfermedad.

Lo que podría haber sido referido como pseudociencia hace unas décadas ahora encuentra un fuerte apoyo de muchos sectores. La PNI tiene profundas consecuencias para el futuro de la investigación médica, el tratamiento de las enfermedades y nuestra actitud hacia el manejo del estrés.

En este post, vamos a echar un vistazo al nacimiento de la PNI, cómo los sistemas inmunitario y nervioso interactúan y algunas de las formas en que estas vías de comunicación nos afectan a todos.

El impacto de la mente en la salud

En primer lugar, vamos a tener una muy breve idea a algunos ejemplos de cómo la psicología se ha demostrado que influye en el sistema inmunológico:

El duelo: historias de las personas que mueren, estando en duelo reciente, poco después de sus parejas, son comunes. Estos hechos no son sólo apócrifos. Un estudio que siguió a 95.650 personas que habían quedado viudas recientemente, encontró que durante la primera semana después del duelo, la mortalidad fue el doble de la tasa esperada. Hay más en esto que un “corazón roto” metafóricamente hablando.
El intestino: ahora está bastante bien establecido que existe una fuerte asociación entre los eventos estresantes de la vida y sostenidos de la aparición de los síntomas en los trastornos gastrointestinales funcionales, enfermedad inflamatoria intestinal y síndrome del intestino irritable. ¿Quién no ha tenido un dolor de barriga justo en el día de un acontecimiento importante?
El Cáncer: profesionales de la salud que trabajan con pacientes con cáncer saben muy bien que el pronóstico de un paciente y su cantidad y calidad del apoyo psicológico, pueden afectar enormemente el resultado de su enfermedad: el cáncer.
El VIH: (virus de inmunodeficiencia humana): los estudios han encontrado evidencia significativa de que niveles elevados de estrés y la disminución de apoyo social acelera la progresión de la infección por VIH.
Las afecciones de la piel: psoriasis, eccema y el asma son todos conocidos por tener aspectos psicológicos relacionados a ellos. Un día estresante en la oficina puede obligarte a rascarte y buscar corriendo a la bomba de asma.
La cicatrización de heridas: la velocidad a la que un paciente se cura de una herida quirúrgica se ha relacionado con factores psicológicos. Por ejemplo, el aumento de los niveles de miedo o angustia antes de la cirugía se han asociado con peores resultados, incluyendo largas estancias en el hospital, más complicaciones postoperatorias y mayores tasas de rehospitalización. En un estudio en pacientes con heridas crónicas en las piernas, los que informaron los más altos niveles de depresión y ansiedad, mostraron retraso en la cicatrización de manera significativa.

A pesar de relatos de primera mano de los acontecimientos estresantes psicológicos o agotadores, que impactan negativamente en el bienestar físico, la evidencia científica detrás de estas historias no fue inicialmente próxima.

¿Cómo puede la actividad neural influir en la actividad del sistema inmune? El sistema de mensajería clásica del sistema inmunológico – el sistema linfático – no está presente en el sistema nervioso central, por lo que las conversaciones entre los dos se consideraron imposibles.

Lo que suena como charlatanería medieval es ahora considerado como un hecho científico; constantemente se están descubriendo los mecanismos que subyacen a las interacciones inmunes del cerebro.

Al igual que con tantos descubrimientos científicos, lo que era una observación casual, pasó a ser un objeto de análisis.

El nacimiento de la psiconeuroinmunología

Robert Ader es ampliamente considerado como el padre de la moderna PNI. Sus primeras investigaciones, con la participación acondicionado en las ratas, abrió las compuertas para el estudio de la comunicación cerebro-sistema inmune.

Ader, psicólogo de profesión, trabajó en estrecha colaboración con Nicholas Cohen, un inmunólogo.

Debido a sus especialidades, hacían el equipo perfecto para el trabajo, a pesar de que no se dieron cuenta del momento.

Su descubrimiento histórico fue cortesía del viejo amigo de la ciencia – serendipia.

Ader estaba trabajando en variaciones del experimento clásico de los perros de Pavlov: la salivación en perros fue condicionada por un estímulo auditivo – como un metrónomo – antes de que se alimentaran cada día. En consecuencia, el estímulo inducía la salivación sin la presencia de alimentos.

En la versión de Ader del experimento, que alimenta las ratas con diferentes cantidades de solución de sacarina y al mismo tiempo les inyecta con Cytoxan – un fármaco que induce dolor gastrointestinal y suprime el sistema inmune. Las ratas fueron condicionadas a evitar el consumo de la solución, como se predijo.

Ader entonces cesó la inyección de las ratas, pero continuó presentando el agua mezclada con sacarina. Las ratas evitan la solución, pero, curiosamente, algunos de ellas murieron. Observó que la respuesta de evitación y el nivel de mortalidad variaron, dependiendo de la cantidad de agua azucarada al que se habían presentado.

Los resultados intrigaron a Ader; parecía que la respuesta de evitación había sido condicionado como se esperaba, pero, inesperadamente, por lo que tenía la correspondiente disminución de la inmunidad. En una entrevista en 2010, explicó:

“Como psicólogo, no era consciente de que no había conexiones entre el cerebro y el sistema inmunológico, por lo que era libre de considerar cualquier posibilidad que podría explicar esta relación ordenada entre la magnitud de la respuesta condicionada y la tasa de mortalidad.

Una hipótesis que me pareció razonable era que, además de condicionar la respuesta de evitación, estábamos acondicionado los efectos inmunosupresores [de Cytoxan]”.

Su trabajo posterior, publicado en 1975, demostró sin lugar a dudas de que su presentimiento, aunque sorprendente y burlado abiertamente por otros científicos, era perfecto.

El juego realmente había cambiado. Una señal neural (sabor) había logrado provocar una reducción condicionada en el sistema inmune. Los resultados fueron reproducibles, y aunque la teoría recibió más que su parte justa, parecía que no había otra manera de explicarlo.

De repente, el sistema nervioso central y la inmunidad eran compañeros de cama.

La evidencia de montaje de interacciones cerebro-sistema inmune

A raíz de esos experimentos seminales, la ciencia comenzó a construir una imagen de esta interacción nueva e inesperada.

Si el sistema inmunológico estaba en connivencia con el sistema nervioso, tenía que haber puntos donde intersectarse. Al poco tiempo, esto también se demostró.

En 1981, David Felten hizo un descubrimiento importante. Se descubrió una red de nervios que les llevaron a los vasos sanguíneos y, sobre todo, las células del sistema inmune.

El equipo de Felten encontró nervios en el timo y el bazo que terminan cerca de grupos de importantes componentes del sistema inmune: los linfocitos, macrófagos y mastocitos.

En 1985, Candace Pert encontró receptores de neurotransmisores y neuropéptidos en las paredes celulares del sistema inmune y el cerebro. Este descubrimiento demostró que los productos químicos de comunicación del sistema nervioso también podrían hablar directamente con el sistema inmunológico.

Lo que hizo que este hallazgo particularmente fascinante fue el descubrimiento de enlaces de neuropéptidos en el sistema inmune.

El papel de los neuropéptidos

Los neuropéptidos son las últimos moléculas en unirse a las filas de los neurotransmisores. Las neuronas que utilizan para comunicarse entre ellos y, hasta la fecha, más de 100 neuropéptidos distintos parecen ser utilizados por el sistema nervioso.

En lugar de acción relativamente corta clásica de neurotransmisores, los neuropéptidos tienen efectos más duraderos y pueden influir en una serie de operaciones, a partir de la expresión de genes a la construcción de nuevas sinapsis.

Curiosamente, los neuropéptidos están implicados en una amplia gama de funciones que implican un aspecto emocional. Por ejemplo, se sabe que los neuropéptidos juegan un papel en la búsqueda de recompensa, los comportamientos sociales, la reproducción, la memoria y el aprendizaje.

¿Cómo funciona el cerebro hablando con el sistema inmunológico?

A medida que el campo de la PNI crece y se desarrolla, se están descubriendo muchas vías discretas de la charla entre la psicología y la inmunidad.

En los últimos decenios, la profundidad de la integración entre el sistema nervioso y el sistema inmunológico ha sido poco a poco descosida.

En aras de la brevedad, vamos a mencionar sólo una de las redes mejor entendidas en juego: el eje hipotálamo-pituitario-adrenal (HPA) y el impacto que el estrés psicológico tiene en esa red en particular.

Eje hipotálamo-hipofisario-adrenal

El eje HPA implica tres pequeñas glándulas endocrinas – glándulas que secretan hormonas directamente en la sangre. Las glándulas en cuestión son el hipotálamo y la hipófisis, que son vecinos neurológicos, y las glándulas suprarrenales, situadas en la parte superior de los riñones.

Este triunvirato de tejidos, controlan reacciones al estrés y los procesos incluyendo la digestión, el sistema inmunológico, la sexualidad, el estado de ánimo y el uso de energía regular.

Una nota de química involucrada en el trabajo el eje HPA es la hormona liberadora de corticotropina (CRH). El hipotálamo libera CRH en respuesta al estrés, la enfermedad, el ejercicio, el cortisol en los ciclos de sangre y de sueño / vigilia. Alcanza un máximo poco después de despertar y poco a poco disminuye a lo largo del resto del día.

En un individuo estresado, sin embargo, los niveles de cortisol son elevados durante períodos prolongados de tiempo.

Durante el estrés, el cuerpo cree que está en peligro inminente, por lo que el cortisol desencadena una serie de cambios metabólicos para asegurar que la energía suficiente está disponible en caso de una lucha o huida que sea necesaria.

Una de estas tácticas de ahorro de energía es para suprimir el sistema inmunológico metabólicamente caro, el ahorro de glucosa vital para el evento que amenaza la vida y que se aproxima.

Por supuesto, en los seres humanos modernos, los niveles de estrés pueden elevarse por un número de razones. Muy pocas de estas situaciones implican una verdadera amenaza para la vida, pero el eje HPA evolucionó mucho antes de los plazos de tesis y las entrevistas de trabajo.

De esta manera, el estrés continuo puede reducir la capacidad del sistema inmune, de como el cuerpo guarda su energía para un esfuerzo físico que nunca llega.

Por el contrario, existe alguna evidencia de que la oxitocina, producida durante las interacciones sociales positivas, ayuda a amortiguar la actividad del eje HPA. Esto se ha demostrado para promover beneficios para la salud, tales como el aumento de la velocidad de cicatrización de la herida.

La interacción entre el hipotálamo, pituitaria y glándulas suprarrenales es compleja, como es la influencia de otros centros del cerebro en cada uno de ellos. A pesar de que tenemos una imagen de algunos de sus trabajos, están muy lejos de trazar toda la gama de influencias. Y, el eje HPA es uno de los sistemas que la PNI ha descubierto.

Un meta-análisis de 300 estudios empíricos encontró que ciertos tipos de estrés alteran diferentes aspectos del sistema inmunológico. Compararon breves hechos estresantes, como los exámenes, con estrés crónico – acontecimientos que cambian la vida entera de una persona, como el cuidado de un socio con demencia.

Los factores de estrés breves tendían a suprimir la inmunidad celular (del tipo que se ocupa de invasores celulares, como los virus), mientras se preserva la inmunidad humoral (normalmente con los patógenos fuera de las células, tales como parásitos y bacterias).

Los factores de estrés crónicos tendían a suprimir los dos tipos de inmunidad.

El estrés tiene un efecto mensurable sobre la fuerza del sistema inmune y por lo tanto su capacidad para protegernos. De una manera muy real, la gestión de los niveles de estrés puede ayudar a maximizar la virilidad de su sistema inmunológico.

La investigación ha demostrado una y otra vez que las personas en situaciones de estrés tienen cambios mensurables en las respuestas físicas a la lesión. Si se trata de la curación lenta de heridas, una mayor incidencia de infección o un peor pronóstico para la supervivencia del cáncer.

El mensaje principal es conocer el manejo del estrés, que es una habilidad importante para aprender y el apoyo a las personas en situaciones de estrés, que es tan importante.

Durante muchos años, el sistema inmune se consideró único, o sea, un mecanismo autónomo. Esto, como sabemos ahora, no es el caso. El cerebro habla regularmente y elocuentemente a las células del sistema inmune y viceversa.

El estrés es un problema tanto psicológico como físico.

psiconeuroinmunobiología pseudociencia, PSICONEUROINMUNOLOGIA ECCEMA, psiconeuroinmunologia pseudociencias

Comenta este articulo