5 Shares

Se sabe que el sueño es crucial para el aprendizaje y la formación de la memoria. Lo que es más, los científicos incluso han logrado seleccionar recuerdos específicos y consolidarlos durante el sueño. Sin embargo, los mecanismos exactos detrás de esto eran desconocidos, hasta ahora.

Es posible que algún día podamos inducir ondas cerebrales que nos permitan aprender mientras dormimos.

Aquellos entre nosotros que crecieron con el popular dibujo animado “Dexter’s Laboratory” podrían recordar el famoso episodio en el que Dexter intenta aprender francés de la noche a la mañana.

Él crea un dispositivo que lo ayuda a aprender en su sueño jugandole frases en francés.

Por supuesto, dado que el programa es una comedia, el registro de Dexter se atasca en la frase “Omelette du fromage” y al día siguiente es incapaz de decir nada más.

Esto es, por supuesto, un problema que lo pone en una serie de situaciones hilarantes.

La idea de que podemos aprender mientras dormimos ha cautivado las mentes de artistas y científicos por igual; la posibilidad de que un día todos podamos mejorar drásticamente nuestra productividad aprendiendo mientras dormimos es muy atractiva. Pero, ¿tal escenario podría convertirse en realidad?

Una nueva investigación parece sugerir que sí, y los científicos en general se están acercando a la comprensión de lo que sucede en el cerebro cuando dormimos y cómo el estado de reposo afecta el aprendizaje y la formación de la memoria.

Por ejemplo, estudios previos han demostrado que el sueño no rápido de movimiento ocular (no REM) o el sueño sin sueños es crucial para consolidar los recuerdos.

También se ha demostrado que los husos de sueño, o los picos repentinos en la actividad oscilatoria del cerebro que se pueden ver en un electroencefalograma (EEG) durante la segunda etapa del sueño no REM, son clave para esta consolidación de la memoria.

Los científicos también pudieron enfocar específicamente ciertos recuerdos y reactivarlos o fortalecerlos mediante el uso de señales auditivas.

Sin embargo, el mecanismo detrás de tales logros permaneció misterioso hasta ahora. Los investigadores tampoco sabían si tales mecanismos ayudarían a memorizar nueva información.

Por lo tanto, un equipo de investigadores se dispuso a investigar. Scott Cairney, de la Universidad de York en el Reino Unido, colaboró ​​en la investigación con Bernhard Staresina, que trabaja en la Universidad de Birmingham, también en el Reino Unido.

Sus hallazgos fueron publicados en la revista Current Biology.

Clave para la consolidación de memoria

Cairney explica la motivación de la investigación, diciendo: “Estamos bastante seguros de que los recuerdos se reactivan en el cerebro durante el sueño, pero no conocemos los procesos neuronales que sustentan este fenómeno”.

“Los husos de reposo”, continúa, “se han relacionado con los beneficios del sueño para la memoria en investigaciones previas, por lo que queríamos investigar si estas ondas cerebrales son la mediación de la reactivación”.

“Si apoyan la reactivación de la memoria, pensamos que sería posible descifrar las señales de memoria en el momento en que se produjeron estos husos”.

Para probar sus hipótesis, Cairney y sus colegas pidieron a 46 participantes “aprender asociaciones entre palabras e imágenes de objetos o escenas antes de una siesta”.

Después, algunos de los participantes tomaron una siesta de 90 minutos, mientras que otros permanecieron despiertos. Para los que tomaron una siesta, “la mitad de las palabras se repitieron […] durante la siesta para activar la reactivación de los recuerdos de las imágenes recién aprendidas”, explica Cairney.

“Cuando los participantes despertaron después de un buen período de sueño”, dice, “los presentamos de nuevo con las palabras y les pedimos que recordaran el objeto y las imágenes de la escena”.

“Descubrimos que su memoria era mejor para las imágenes que estaban conectadas con las palabras que se presentaron en el modo de suspensión, en comparación con aquellas que no lo eran”, informa Cairney.

Usando una máquina de EEG, los investigadores también pudieron ver que jugar las palabras asociadas para reactivar las memorias activaba los husos de sueño en los cerebros de los participantes.

Más específicamente, los patrones del huso horario del EEG “dijeron” a los investigadores si los participantes procesaban recuerdos relacionados con objetos o recuerdos relacionados con escenas.

Cómo aumentar la memoria mientras dormimos

“Nuestros datos sugieren que los husos facilitan el procesamiento de funciones de memoria relevantes durante el sueño y que este proceso aumenta la consolidación de la memoria”, dice Staresina.

“Si bien se ha demostrado anteriormente”, continúa, “que la reactivación de la memoria dirigida puede impulsar la consolidación de la memoria durante el sueño, ahora demostramos que los husos de sueño podrían representar el mecanismo subyacente clave”.

Cairney agrega: “Cuando estás despierto, aprendes cosas nuevas, pero cuando estás dormido las refinas, lo que hace que sea más fácil recuperarlas y aplicarlas correctamente cuando más las necesitas. Esto es importante para la forma en que aprendemos, pero también para saber cómo podríamos ayudar a retener funciones cerebrales saludables “.

Staresina sugiere que este conocimiento recién adquirido podría conducir a estrategias efectivas para aumentar la memoria mientras duerme.

“La inducción directa de husos de sueño, por ejemplo, mediante la estimulación del cerebro con electrodos, tal vez combinado con la reactivación de la memoria dirigida, puede permitirnos mejorar aún más el rendimiento de la memoria mientras dormimos”. – Bernhard Staresina

Entonces, aunque aprender desde cero el “Dexter’s Lab” puede tardar un tiempo en hacerse realidad, podemos decir con seguridad que nuestros cerebros continúan aprendiendo mientras dormimos, y que los investigadores se han acercado mucho más a comprender por qué sucede esto.

5 Shares

Comenta este articulo