A muchas personas se les hace cuesta arriba enfrentar el día sin consumir alguna forma de cafeína, especialmente a la primera hora de la mañana. Tanto en el té como en el café, la cafeína es a menudo parte de un ritual diario que nos ayuda a afrontar la jornada diaria.

Sin embargo el mundo médico está dividido cuando se trata de los beneficios y riesgos de la cafeína. Su impacto sobre la salud mental es muy debatido. Muchos creen que la cafeína puede aliviar la depresión, mientras que otros advierten que puede empeorar.

Este artículo tratará de mirar a ambos lados del debate mientras que también mira los efectos de otros alimentos en la depresión.

Posibles efectos positivos de la cafeína sobre la depresión

Los estudios médicos de la relación entre la ingesta de cafeína y la depresión, especialmente cuando se consumen en el café en té, a menudo muestran que la cafeína puede reducir la incidencia de la depresión. Algunos incluso pueden ir tan lejos como para sugerir que la cafeína podría reducir la incidencia de suicidio.

Estudios realizados en China entre 1980 y 2015 encontraron que la depresión relacionada con la cafeína era relativamente baja, afectando a menos del 1% de los individuos en todos los casos.

Los estudios también mostraron que el riesgo de depresión como resultado de la ingesta de cafeína en realidad cayó cuando los individuos aumentaron su consumo de cafeína por día.

Los investigadores concluyeron que el consumo de cafeína y café disminuyó significativamente el riesgo de depresión.

Otro análisis de 12 estudios examinó la relación entre la cafeína y la depresión, en 346.913 individuos y 8.146 casos de depresión. El estudio concluyó que la cafeína, particularmente en el café, tenía un efecto protector en la prevención de la depresión.

Este estudio también encontró que el té, con su menor contenido de cafeína por taza, era menos protector en la prevención de la depresión, pero sigue siendo eficaz hasta cierto punto.

¿Por qué el café puede ser mejor para reducir el riesgo de depresión que el té?

Parte de la razón de que el café parece ser más eficaz que el té es porque algunos de sus componentes pueden contrarrestar los efectos negativos de la depresión.

El café también contiene ácido clorogénico, ácido ferúlico y ácido cafeico. Estos ácidos pueden reducir la inflamación de las células nerviosas que tiene lugar en el cerebro con depresión.

Junto con las propiedades antioxidantes naturales de la cafeína, el café puede actuar como un anti-inflamatorio en las partes afectadas del cerebro. Esto puede aliviar parte de la incomodidad y la angustia causada por la depresión, que está relacionada con la inflamación.

No todo el té es menos eficaz que el café para reducir el riesgo de depresión. El té verde, con sus altas propiedades antioxidantes, puede ser tan eficaz como el café en la protección contra la depresión.

El té verde también contiene los siguientes productos químicos, que pueden ayudar con la depresión:

  • Folato, una de las vitaminas del complejo B, que se cree ampliamente que es un refuerzo efectivo del estado de ánimo
  • Polifenoles, que tienen propiedades antidepresivas
  • Theanine, que se ha demostrado que aumenta la dopamina cerebral y los niveles de serotonina

Un estudio japonés de una sección transversal de la población trabajadora concluyó que el consumo de té verde, café y cafeína desempeñó un papel protector en la prevención de la depresión.

Posibles efectos negativos de la cafeína sobre la depresión

No todos en el mundo médico están de acuerdo en que la cafeína es un protector eficaz contra la depresión. Muchos dirían que en realidad puede empeorar las cosas.

El consumo intenso de café y la ingesta de cafeína pueden dar lugar a algunos síntomas desagradables, como:

  • Ansiedad
  • Dolores de cabeza
  • Aumento de la presión arterial
  • Palpitaciones
  • Náusea
  • Inquietud
  • Nerviosismo

Cada uno de estos síntomas está relacionado con la respuesta del cuerpo al «combate o huida». Si esta respuesta es provocada con demasiada frecuencia por la cafeína, podría conducir a la inflamación y la enfermedad.

Varios estudios también han demostrado una conexión entre la ingesta de café y un aumento de la depresión. Según un artículo, el consumo de cafeína podría incluso empeorar la depresión en personas con trastornos del estado de ánimo. El estudio destacó una tendencia hacia la ansiedad aumentada, especialmente con personas propensas a ataques de pánico.

La cafeína sólo proporciona un impulso temporal al sistema nervioso. Como resultado, las personas con depresión pueden experimentar una caída más grave en su estado de ánimo una vez que el efecto desaparece. El consumo intenso de cafeína es, por lo tanto, desaconsejado para las personas que tienen depresión.

Alimentos a evitar para las personas con depresión

Hay algunos alimentos que se deben evitar al intentar combatir los efectos de la depresión.

Uno de los principales a evitar es el azúcar refinado. Si se consume como chocolate o se agita en el café, el azúcar refinado dará a la gente una prisa inmediata. Después de que la fiebre pase, la gente a menudo se quedan agotados y de ánimo inferior al que estaban antes.

Otros alimentos que las personas que están en riesgo de depresión deben minimizar o evitar incluyen:

  • Edulcorantes artificiales. Estos bloquean la producción de serotonina.
  • Alimentos procesados, como pan blanco, cereales, y pasta. Éstos tienen el mismo efecto que el azúcar
  • Aceites hidrogenados, como los usados para el pollo frito, pescado o papas fritas. Cualquier cosa cocinada en grasas trans o grasas saturadas puede obstruir las arterias y evitar que la sangre fluya al cerebro.
  • Alimentos altos en sal. Grandes cantidades pueden alterar el sistema nervioso y el sistema inmunológico y causar cansancio.
  • Alcohol. Un depresor bien conocido del sistema nervioso central.

La cafeína también puede causar agitación, temblores, nerviosismo e insomnio. Todos estos síntomas pueden tener un efecto negativo en el estado de ánimo.

Alimentos que pueden contrarrestar la depresión

Dietistas y nutricionistas a menudo comparan la dieta occidental y las de otras partes del mundo. Muchos sostienen que la dieta mediterránea es el modelo por el cual medir la salud ideal y la nutrición.

Aunque varía según la región, la dieta mediterránea se compone en su mayor parte de verduras, frutas, nueces, judias, cereales, aceite de oliva y pescado.

La dieta ha demostrado ser buena para el corazón y el cerebro y conocida por reducir la inflamación. Está en gran parte asociada con altos niveles de ácidos grasos omega, así como un enfoque en los alimentos a base de plantas. Todo esto sirve para mantener la mente y el cuerpo en mejor estado de salud.

La Clínica Mayo en Minnesota, EE.UU., esboza algunos componentes clave de la dieta mediterránea de la siguiente manera:

  • Principalmente  frutas y verduras, granos enteros, legumbres y nueces
  • Reemplazar la mantequilla con grasas más sanas como el aceite de oliva
  • Aromatizar los alimentos con hierbas y especias en lugar de sal
  • Comer carne roja no más de unas pocas veces al mes
  • Comer aves y pescado por lo menos dos veces por semana
  • Comer con la familia y los amigos
  • Consumir alcohol – normalmente vino tinto – con moderación
  • Hacer mucho ejercicio

La dieta rica en carbohidratos, o la occidental rica en azúcares puede conducir a mayores niveles de depresión. Por el contrario, el enfoque de la dieta mediterránea en las legumbres, frutos secos, frutas, verduras y pescado podría evitar la depresión de manera dramática.

Estos alimentos, junto con el énfasis de la dieta en los bajos niveles de carne roja y la ingesta moderada de alcohol, dan al cerebro y al cuerpo todo lo que necesita para alcanzar a su nivel ideal.

cafeina y depresion, café y depresion, cafeina depresión, relacion entre cafeina y depresión, efectos de la cafeína con antidepresivos, depresion cafeina

Comenta este articulo