Tendemos a asociar el estrés con las responsabilidades de los adultos, sin embargo, los niños pueden sentirse demasiado estresados, y el estrés a largo plazo puede tener efectos negativos en su salud al igual que en los adultos. Una nueva investigación investiga el efecto de tener una mascota sobre cómo los niños experimentan el estrés.

Una pequeña cantidad de estrés puede ser motivador, que nos lleva a completar tareas y desempeñarse mejor en el trabajo. Demasiado estrés, sin embargo, se sabe que tiene un efecto negativo no sólo en nuestra salud mental, sino también en nuestro bienestar físico.

El Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) advierte que el estrés prolongado puede conducir a problemas graves de salud mental como la depresión y la ansiedad, así como a problemas de salud física, incluyendo enfermedades del corazón y diabetes.

Los niños no son tampoco extraños al estrés. Una de las encuestas realizadas por la Asociación Americana de Psicología encontró que casi un tercio de los niños entrevistados había experimentado un síntoma físico asociado al estrés en el mes anterior, ya fuera problemas para conciliar el sueño, dolores de cabeza o dolor de estómago.

La forma en que respondemos al estrés es, por supuesto, una cuestión individual. El NIMH explica que algunas personas pueden lidiar con el estrés más eficazmente que otros, y diferentes personas utilizan diferentes mecanismos de afrontamiento.

Algunas personas recurren a los animales para recibir apoyo social. Los estudios han demostrado que las mascotas ayudan a los adultos a calmarse y, por tanto, a reducir el estrés, pero lo mismo ocurre con los niños?

Investigadores de la Universidad de Florida (UF) en Gainesville se dispusieron a investigar. Su equipo fue dirigido por Darlene Kertes, profesora asistente en el departamento de psicología de la Facultad de Artes Liberales y Ciencias de la UF.

Los hallazgos fueron publicados en la revista Desarrollo Social.

¿Las mascotas proporcionan apoyo emocional a los niños?

El estudio incluyó aproximadamente 100 familias con niños que poseían una mascota. Los participantes totalizaron 101 niños de entre 7 y 12 años. Para evaluar el nivel de estrés de los niños, los investigadores les pidieron que completaran dos tareas: hablar en público y aritmética mental.

Estas tareas son conocidas por causar estrés y elevar los niveles de cortisol de los niños, que es una hormona esteroide secretada por las glándulas suprarrenales y ayuda al cuerpo a responder a situaciones estresantes o peligrosas. También conocido como la “hormona del estrés”, el cortisol es un marcador de estrés, lo que significa que cuanto más estresados ​​somos, más altos son los niveles de cortisol en nuestros cuerpos.

Para este estudio, los investigadores asignaron aleatoriamente a los niños para completar las tareas estresantes. Tenían su perro presente, su padre presente, o nadie allí para apoyarlos.

Para evaluar sus niveles de cortisol, Kertes y el equipo recolectaron muestras de saliva de los participantes antes y después de completar su tarea.

Interactuar con su perro hace que los niños se sientan menos estresados

Los resultados revelaron que los niveles de estrés de los niños varían dependiendo del tipo de apoyo social que recibieron, pero también de cuánto se involucraron con su mascota.

 

“Los niños que tenían su perro de compañía con ellos informaran sentirse menos estresado sen comparación con tener a su padre”, dice Kertes.

“La niñez media es un momento en que las cifras de apoyo social de los niños están expandiéndose más allá de sus padres, pero sus capacidades emocionales y biológicas para afrontar el estrés aún están madurando. Porque sabemos que aprender a lidiar con el estrés en la infancia tiene consecuencias para toda la vida emocional y saludable, necesitamos entender mejor lo que funciona para amortiguar esas respuestas al estrés en el inicio de la vida”.

Comenta este articulo