Un estudio de una enfermedad genética rara puede haber dado una cura para el cabello canoso y la calvicie, después de que los investigadores descubrieron involuntariamente los mecanismos que dan lugar a las condiciones.

El co-autor del estudio, Dr. Lu Le, del Centro Integral de Cáncer Harold C. Simmons de la Universidad de Texas Southwestern en Dallas, y sus colegas, se propusieron investigar un trastorno llamado neurofibromatosis tipo 1 (NF1), una condición genética por la cual los tumores crecen en los nervios.

El objetivo del estudio fue descubrir los mecanismos detrás del crecimiento tumoral en NF1. En cambio, los investigadores identificaron los procesos responsables de la pérdida del cabello y el envejecimiento, un descubrimiento que podría conducir a nuevos tratamientos para las condiciones.

Los investigadores informaron recientemente sus hallazgos en la revista Genes and Development.

Según la Asociación Americana de Pérdida del Cabello, a los 35 años, alrededor de dos tercios de los hombres en los Estados Unidos experimentará cierto grado de pérdida de cabello, y de todos aquellos con la condición en los EE.UU., el 40% son mujeres.

Cuando se trata de pelo gris, un estudio de 2012 encontró que alrededor de 6 a 23% de los adultos en todo el mundo puede esperar tener por lo menos 50% de cobertura de cabello gris a la edad de 50 años.

Mientras que la pérdida del cabello y el envejecimiento son considerados por muchos como una parte normal del proceso, para algunos, las condiciones pueden ser muy angustiantes. El Dr. Le y sus colegas creen que su descubrimiento podría allanar el camino a nuevos tratamientos para el cabello canoso y calvicie.

Los resultados pueden conducir a tratamientos tópicos

El equipo señala que los estudios ya habían determinado que los folículos capilares contienen células madre que juegan un papel en la producción de cabello, y que una proteína llamada factor de células madre (SCF) está involucrada en la pigmentación del cabello.

En su estudio, el Dr. Le y el equipo encontraron que una vez que las células madre se mueven a la base de los folículos pilosos, una proteína llamada KROX20 – mejor conocida por su papel en el desarrollo de los nervios – se activa en las células de la piel que forman los cabellos, conocido como células progenitoras del cabello.

Los investigadores descubrieron que cuando KROX20 se activa, las células progenitoras del cabello producen SCF, y descubrieron que es crucial para la pigmentación del cabello.

En ratones con células de la piel que poseían KROX20 y SCF, los investigadores encontraron que las células de la piel se comunican con las células de melanocitos para formar pelos pigmentados. Las células de melanocitos producen melanina, el pigmento que da color a la piel, cabello y ojos.

Cuando los investigadores eliminaron SCF en los ratones, encontraron que en los roedores crecieron cabellos grises, y estos pelos se volvieron blancos con la edad. Cuando las células productoras de KROX20 se borraron, en los ratones no se les creció ningún pelo.

Los investigadores dicen que sus hallazgos indican que las anomalías en KROX20 y SCF juegan un papel importante en la pérdida del cabello y envejecimiento, aunque los estudios en seres humanos son necesarios para confirmar sus resultados.

Aún así, el Dr. Le y sus colegas creen que sus hallazgos son prometedores para el desarrollo de nuevas terapias para la calvicie y el envejecimiento del cabello.

“Aunque este proyecto se inició en un esfuerzo por entender cómo ciertos tipos de tumores se forman, terminamos aprendiendo por qué el cabello se vuelve gris y descubriendo la identidad de la célula que da directamente al cabello.

Con este conocimiento, esperamos en el futuro crear un compuesto tópico o para entregar con seguridad el gen necesario para los folículos pilosos para corregir estos problemas cosméticos”, concluyó el Dr. Lu Le.

Comenta este articulo