Cuando un hombre llega a los 40 años, las células en la glándula prostática a veces pueden comenzar a multiplicarse. Este crecimiento puede conducir a la ampliación de la glándula, causando que apriete la uretra, a menudo interfiriendo con la micción.

Esta afección se conoce como hiperplasia prostática benigna (HPB) o agrandamiento prostático benigno (BPE). No está relacionado con el cáncer y generalmente es inofensivo, aunque puede causar síntomas desagradables.

La próstata es una glándula reproductiva del tamaño de una nuez responsable de producir algunos de los componentes fluidos del semen. El fluido se combina con la esperma de los testículos cuando entra a la uretra durante la eyaculación.

La cirugía más común para BPH se llama resección transuretral de próstata o RTUP. Durante el procedimiento, los cirujanos extirpan el exceso de tejido prostático a través de la uretra.

Datos rápidos sobre la cirugía BPH:

  • La cirugía rara vez es la primera línea de tratamiento para la BPH.
  • Un médico que se especializa en el tracto urinario realiza la mayoría de las cirugías de TURP.
  • La TURP se considera un procedimiento bastante seguro y eficaz para tratar la BPH.
  • Resección transuretral de la próstata (RTUP)
  • Resección transuretral de la próstata para la cirugía BPH
  • Para realizar una resección transuretral de la próstata, un cirujano insertará un resectoscopio en la uretra.

Según la Asociación Americana de Urología, la resección transuretral de la próstata o RTUP es el tipo más común de cirugía utilizada para tratar la HBP. Cada año, los médicos lo realizan en alrededor de 150,000 hombres estadounidenses.

Los cirujanos realizan la mayoría de los procedimientos de RTUP cuando el paciente está bajo anestesia general e inconsciente o dormido.

Alternativamente, usan anestesia espinal, donde se coloca una aguja en la columna vertebral para detener cualquier sensación debajo de la cintura.

Como funciona el procedimiento?

Después de la anestesia, un cirujano insertará una herramienta llamada resectoscopio en la uretra. En algunos casos, se usará un dispositivo separado para enjuagar el fluido estéril a través del sitio quirúrgico.

Una vez que el cirujano ha colocado el resectoscopio, lo usarán para cortar los tejidos anormales de la próstata y sellar los vasos sanguíneos rotos.

Finalmente, el cirujano insertará un tubo de plástico largo llamado catéter en la uretra y expulsará los tejidos de la próstata destruidos a la vejiga donde se excretan a través de la orina.

Recuperación

La mayoría de las cirugías de TURP toman entre 1 y 2 horas y requieren varias horas de recuperación bajo monitoreo continuo.

El catéter generalmente se mantiene en su lugar durante 2 a 3 días después de las cirugías de RTUP y se retira cuando la vejiga se ha enjuagado por completo.

¿Cuáles son los efectos secundarios?

Inicialmente, la uretra y el área circundante se inflamarán y será difícil orinar. El catéter y el proceso de lavado también pueden ser incómodos y causar calambres en la vejiga.

La uretra, el pene y el área abdominal inferior estarán sensibles, enrojecidos e hinchados durante algunas semanas después de la cirugía, lo que puede interferir con la micción. La mayoría de las personas también se sienten muy débiles y se cansan fácilmente durante varias semanas.

Los efectos secundarios comunes de las cirugías de TURP incluyen:

  • dificultad para vaciar por completo la vejiga
  • incontinencia urinaria o fuga
  • urgencia urinaria o el impulso repentino de orinar
  • malestar al orinar
  • pequeños goteos o coágulos de sangre en la orina, por hasta 6 semanas

Los efectos secundarios menores asociados con las cirugías de RTUP generalmente desaparecen a medida que la uretra y los tejidos de la próstata se vuelven menos inflamados, por lo general en unas pocas semanas.

Aunque las cirugías de TURP pueden o no estar asociadas con la dificultad eréctil en algunas personas, pueden disminuir el volumen de semen producido durante la eyaculación.

¿Hay complicaciones o riesgos?

Al igual que con cualquier procedimiento médico, especialmente aquellos que involucran anestesia, la cirugía para BPH se asocia con algunas complicaciones médicas.

Los riesgos posibles pero raros asociados con los procedimientos de TURP incluyen:

  • sangrado excesivo
  • infecciones del tracto urinario
  • eyaculación retrógrada, donde el semen fluye hacia atrás en la vejiga durante la eyaculación
  • problemas urinarios crónicos, especialmente incontinencia
  • recrecimiento o cicatrización de la próstata, con aproximadamente 10 por ciento de los
  • hombres que requieren cirugía adicional dentro de los 5 años
  • impotencia o disfunción eréctil
  • una corriente dividida de orina causada por estrechamiento uretral
  • prostatitis crónica o inflamación de la próstata
  • reacción alérgica o anormal a la anestesia
  • Síndrome Post-TURP

En casos raros, ocurre el síndrome post-RTUP. Aquí es donde el cuerpo absorbe una gran parte del líquido utilizado para el lavado quirúrgico, lo que genera desequilibrios importantes en el volumen de electrolitos, líquidos y sangre.

Los primeros signos de síndrome post-RTUP incluyen:

  • náusea
  • mareo
  • inquietud
  • dolor abdominal
  • opresión en el pecho

Los signos de síndrome severo post-RTUP incluyen:

  • Confusión
  • respiración dificultosa
  • visión borrosa
  • incautación
  • coma

Aunque es raro, el síndrome post-RTUP puede ser fatal si no se trata lo suficientemente temprano.

Tiempo de recuperación

Por lo general, es seguro regresar a las actividades cotidianas básicas de 1 a 2 semanas después de los procedimientos de TURP, y es seguro regresar a actividades extenuantes después de 1 a 2 meses.

Consejos para una mejor recuperación

Los consejos para una mejor recuperación incluyen comer una dieta saludable, evitar las relaciones sexuales durante unas semanas y mantenerse hidratado.
Hay varias maneras de reducir el riesgo de complicaciones después de la cirugía de RTUP.

Los consejos comunes incluyen:

  • mantenerse hidratado
  • comer una dieta saludable y balanceada
  • evitar las relaciones sexuales por entre 1 y 2 meses
  • evitar trabajos pesados ​​durante 1 o 2 meses
  • ejercicios limitantes que ejercen presión sobre la ingle o el área abdominal inferior
  • evitar los estimulantes, como la cafeína, el alcohol y la nicotina
  • limitar el uso de medicamentos de venta libre que pueden causar deshidratación, como descongestionantes y antihistamínicos

Cuándo ver a un doctor

La mayoría de las personas comienzan a sentirse mejor y tienen un mejor flujo de orina dentro de las 4 a 6 semanas después de la cirugía TURP.

En general, el riesgo de complicaciones graves después de la cirugía TURP es bastante bajo. Pero al igual que con todas las cirugías, existen algunos riesgos potenciales para la salud asociados con el procedimiento que requieren atención médica e intervención.

Las razones para buscar atención médica después de la cirugía TURP incluyen:

  • sangrado de la uretra, próstata externa o pene
  • inflamación y dolor en la uretra, próstata o pene que dura más de 2 semanas o que empeora
  • disminución del flujo de orina o síntomas urinarios, como incontinencia o urgencia urinaria 6 semanas después de la cirugía
  • sangre en la orina que es grave o dura más de 4 a 6 semanas
  • coágulos severa de sangre en la orina o la orina que es completamente roja
  • debilidad y fatiga que no mejora después de 4 semanas
  • impotencia o disfunción eréctil
  • dificultad para eyacular
  • mareos, dificultad para respirar o confusión
  • dolor o molestias abdominales intensas o intensas

¿Cuáles son los otros tipos de cirugía BPH?

Aunque la RTUP sigue siendo la cirugía de BPH que se realiza comúnmente, existen varios otros procedimientos disponibles para tratar la BPH que pueden ser más apropiados para algunas personas o que conllevan un menor riesgo de complicaciones.

Incisión transférica de la próstata (TUIP)
El procedimiento TUIP se usa en casos donde la próstata es bastante pequeña, pero la constricción uretral es severa.

Durante los procedimientos de TUIP, el cirujano insertará un cistoscopio en la uretra y ensanchará la uretra haciendo pequeños cortes en la próstata y el área donde la uretra se conecta a la vejiga.

El procedimiento TUIP generalmente alivia la presión uretral inmediatamente, facilitando la micción.

Al igual que con la RTUP, la cirugía TUIP demora unas horas, requiere unos días de hospitalización e inserción de un catéter.

Muchos de los efectos secundarios, complicaciones y riesgos asociados con TUIP son similares a los de TURP.

Prostatectomía con láser (HoLEP y PVP)
Las técnicas de prostatectomía con láser incluyen la enucleación con láser de holmio de próstata (HoLEP) o la vaporización fotoselectiva (PVP).

Estos procedimientos son similares a la RTUP, excepto que usan un láser para destruir o vaporizar los tejidos de la próstata en lugar de cortarlos con un cable eléctrico.

Debido a que hay menos corte involucrado, hay menos efectos secundarios asociados con las cirugías de HoLEP que con las cirugías tradicionales de RTUP, y menos riesgo de complicaciones graves.

Muchas cirugías de HoLEP también requieren solo una noche de hospitalización y uso del catéter.

Levantamiento uretral prostático
En casos menores de BPH, se pueden insertar dispositivos prostáticos en la próstata que ayudan a levantarlo lejos de la uretra, lo que reduce la presión uretral y la constricción.

Ablación con aguja transuretral (ATUN) y termoterapia transuretral con microondas (TUMT)
Un procedimiento bastante nuevo, TUNA usa agujas finas para entregar ondas de radio de baja frecuencia para apuntar a los tejidos prostáticos y destruirlos. Durante los procedimientos de TUNA, la uretra está protegida de las ondas de radio con un escudo.

Durante el procedimiento TUMT, un urólogo inserta un catéter con un generador de microondas conectado a través de la uretra y dentro de la próstata. Luego se usa para calentar y destruir los tejidos prostáticos.

Tanto TUNA como TUMT son procedimientos que se pueden realizar de forma ambulatoria, como una clínica, y tienen tiempos de recuperación cortos.

Pero aunque se ha demostrado que los procedimientos son mejores para reducir los síntomas de BPH que los medicamentos por sí solos, no se consideran tan buenos como las cirugías de TURP o TUIP.

Prostatectomía abierta
En los casos graves de BPH, generalmente aquellos que no responden a ningún otro tipo de tratamiento, la próstata puede eliminarse parcial o totalmente.

Las prostatectomías abiertas se asocian con una mayor tasa de efectos secundarios y riesgo de complicaciones. Como consecuencia, requieren estancias hospitalarias y rehabilitación más largas que la mayoría de los procedimientos utilizados para tratar la BPH.

Comenta este articulo