Una sola dosis de cocaína puede interferir con la capacidad de reconocer las emociones negativas, según un nuevo estudio presentado en la conferencia ECNP en Amsterdam.

En un placebo controlado por un objeto de estudio, los investigadores de los Países Bajos y Alemania tomaron 24 estudiantes (19 a 27 años) para intentar moderar el consumo de cocaína, y les dio ya sea 300 mg de cocaína por vía oral, o un placebo. Después de 1 a 2 horas, cada participante fue entonces sometido a una serie de pruebas bioquímicas, así como la prueba de reconocimiento de emociones faciales para medir la respuesta a una serie de emociones básicas, como el miedo, la ira, asco, tristeza y felicidad.

Ellos encontraron que, en comparación con el placebo, una sola dosis de cocaína provocó un aumento de la frecuencia cardíaca, así como el aumento de los niveles de la hormona del estrés cortisol. Además, los investigadores encontraron que los sujetos que tomaron cocaína encontraron más dificultades para reconocer las emociones negativas.

También encontraron que los sujetos que mostraron una respuesta de cortisol más grande después de tomar cocaína tenían un deterioro de las emociones negativas. Cuando estaban intoxicados con cocaína, su rendimiento fue del 10% peor en comparación a su desempeño durante el placebo, en el reconocimiento de la tristeza y la ira.

Como el investigador principal, el Dr. Kim Kuypers (Universidad de Maastricht, Países Bajos), dijo:

‘Este es el primer estudio en examinar el efecto a corto plazo de la cocaína en las emociones. Esto demuestra que una sola dosis de cocaína interfiere con la capacidad de una persona para reconocer las emociones negativas, como la ira y la tristeza. Esto podría obstaculizar la capacidad de interactuar en situaciones sociales, pero también puede ayudar a explicar por qué los usuarios de cocaína reportan mayores niveles de sociabilidad cuando intoxicados – simplemente porque no pueden reconocer las emociones negativas”.

Comentando la ECNP, el Dr. Michael Bloomfield (University College, Londres) dijo:

“Hay muchas enfermedades mentales en las que nuestros cerebros están alterados y no tienen una capacidad capacidad menor de reconocer las emociones de los demás y este nuevo estudio muestra que la cocaína puede interferir con este proceso. La cocaína cambia el nivel de la dopamina en el cerebro, este nuevo estudio puede tener implicaciones para otras enfermedades mentales como la depresión y la esquizofrenia – donde la dopamina también puede estar involucrada en la forma en que reconocemos las emociones.

cicaina y tristeza

Comenta este articulo