¿Qué sucede a las células de la piel cuando se enfrentan a la sangre? Un equipo de investigadores del Hospital de la Universidad de Oslo, dirigido por Emma Lång y Stig Ove Bøe, realizó experimentos en células privadas de sangre que posteriormente se expusieron al suero sanguíneo.

Sorprendentemente, todas las células comenzaron a moverse y crecer en la misma dirección tan pronto como se agregó el suero sanguíneo. La profesora adjunta Liesbeth Janssen y la estudiante de maestría Marijke Valk de la Universidad Tecnológica de Eindhoven (TU / e) desarrollaron un modelo de simulación a juego, revelando nuevos conocimientos sobre los mecanismos de curación de heridas. Los resultados fueron publicados en la revista Nature Communications esta semana.

Una persona se enfrenta a aproximadamente 10.000 lesiones durante una vida normal, que van desde pequeños cortes a lesiones traumáticas y cirugía. En la mayoría de los casos, las heridas se reparan milagrosamente, pero en algunos casos el proceso de curación es defectuoso y conduce a heridas crónicas. Esto se asocia comúnmente con el envejecimiento y ciertas patologías como la diabetesnecrobiosis lipoidica y la obesidad.

Sabemos que la sangre juega un papel importante en la curación de heridas, y se sabe que varios componentes moleculares en la sangre desencadenan procesos de reparación de tejidos después de la lesión. En un documento de Nature Communications, los investigadores han investigado qué sucede cuando las células latentes de la piel entran en contacto con la sangre, cuando no hay ninguna herida presente. Descubrieron que el suero sanguíneo induce la migración espontánea y la proliferación de células, dos procesos que son importantes en la cicatrización de heridas. Además, demuestran que las divisiones celulares están polarizadas y alineadas con la dirección de migración celular, una nueva percepción que puede ser relevante en la reparación de tejidos. El estudio muestra que la presencia de suero sanguíneo es suficiente para activar las células latentes de la piel en un estado migratorio y proliferativo, y que el borde de la herida, que anteriormente se creía que desencadenaba la migración y el crecimiento celular, no necesariamente es necesario.

El equipo de Oslo estudió posteriormente cómo el movimiento y crecimiento de las células se ve afectado por la conectividad entre las células. Curiosamente, vieron que las células desconectadas experimentan solo movimiento individual aleatorio, pero que las fuertes conectividades de células y células conducen a una migración celular coordinada y colectiva mucho más pronunciada, abarcando distancias de escalas de longitud de micro e incluso de milímetro.

Para comprender este fenómeno, Valk y Janssen de TU / e desarrollaron un modelo de simulación numérica que imita la forma y el movimiento de las células tanto en presencia como en ausencia de sangre. En su modelo, las células privadas de sangre permanecen inactivas, mientras que la adición de sangre activa las células para que experimenten un movimiento espontáneo. Las simulaciones indican que la conectividad mejorada entre células y células hace que las células se alineen más fuertemente con sus vecinas, dando lugar en última instancia al movimiento colectivo a gran escala observado en los experimentos.

Se sabe que la inflamación y el aumento del flujo sanguíneo al sitio de una herida se pueden activar sin tener una herida abierta, por ejemplo, por hematomas. Los científicos involucrados piensan que sus resultados pueden ser relevantes en este campo. “Se puede especular, en base a nuestros datos, que la migración celular también se activa en estas situaciones”, dice el profesor Bøe. “También podemos especular que nuestras células de la piel son mucho más activas y dinámicas de lo que se pensaba anteriormente y que la dinámica de la piel regulada por la sangre se produce en muchas situaciones diferentes”.

“El siguiente paso ahora es comprender por qué la presencia de sangre desencadena las fuerzas activas dentro de las células y por qué las células se dividen asimétricamente en la dirección de la migración celular”, dice Janssen.

Más información: Emma Lång et al, Migración colectiva coordinada y división celular asimétrica en queratinocitos humanos confluentes sin heridas, Nature Communications (2018). DOI: 10.1038 / s41467-018-05578-7

Referencia: Nature Communications

Proporcionado por: Eindhoven University of Technology

administracion de metformina en niños obesos

Comenta este articulo