Los granos enteros han demostrado ser superiores en la dieta en comparación con los granos refinados. Esto es lo que sugiere una nueva investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition. Los granos enteros aumentaron la pérdida de calorías al disminuir el número de calorías retenidas durante la digestión, al mismo tiempo acelerando el metabolismo.

Investigaciones anteriores han indicado que los granos enteros y la ingesta alta de fibra dietética tienen varios beneficios para la salud, como el control de la glucemia y la sensibilidad a la insulina. Sin embargo, los científicos no han podido convenir si los granos enteros y la fibra ayudan a regular el peso.

El grupo de alimentos de grano incluye arroz, avena, trigo y cebada. Mientras que los granos integrales contienen el núcleo de grano entero e incluyen arroz integral, harina de avena y harina de trigo integral, los granos refinados son almidones que se procesan y son molidos para eliminar el salvado y el germen para prolongar su vida útil. Ejemplos de granos refinados incluyen arroz blanco, pan blanco y harina blanca.

El grano molido vacía el almidón de la fibra dietética, hierro y vitaminas del complejo B. Aunque el hierro y las vitaminas B se pueden agregar de nuevo a los granos refinados, la fibra no suele reintroducirse.

En el nuevo análisis, los investigadores llevaron a cabo un estudio durante 8 semanas que incluyeron 81 hombres y mujeres entre 40 y 65 años. Todos los alimentos se proporcionaron a los participantes durante el curso del estudio e incluyeron granos enteros o granos refinados. Se pidió a los participantes que sólo consumieran la comida suministrada, y que devolvieran cualquier alimento sin consumir y continuaran con sus niveles habituales de actividad física.

“Proporcionamos todos los alimentos para asegurarnos que la composición de las dietas difería sólo en la fuente del grano”, dice la autora Susan B. Roberts, Ph.D., científica senior y directora del Laboratorio de Metabolismo Energético del USDA – Human Nutrition Research Center on Aging.

Durante las primeras 2 semanas, todos los participantes comieron el mismo tipo de alimento, y se determinaron las necesidades de calorías de cada individuo. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a un grupo que incluía granos enteros o un grupo con granos refinados.

Las diferencias entre la dieta de grano entero y la dieta de grano refinado fueron principalmente en grano y contenido de fibra. El tipo de alimento, la estructura de la comida y la composición de energía y macronutrientes fueron similares en ambos grupos.

Los investigadores compararon los efectos de los granos enteros y los granos refinados sobre la tasa metabólica de reposo y las pérdidas de energía fecal, además de cuán satisfechos o hambrientos se sentían los participantes. Las medidas del estudio incluyeron el peso, la tarifa metabólica, la glucosa de la sangre, las calorías fecales, el hambre, y la plenitud.

Comer fibra en granos enteros aumentó calorías perdidas por día

Los resultados mostraron que el grupo que consumió granos enteros había aumentado la tasa metabólica en reposo y con mayores pérdidas fecales en comparación con el grupo de grano refinado. Además, los aumentos de las pérdidas de energía fecal no se debieron a la fibra extra, sino al efecto de la fibra sobre la digestibilidad de otras calorías alimentarias.

Los participantes que consumieron granos enteros – una cantidad que igualaba la cantidad diaria recomendada de fibra – perdieron casi 100 calorías por día más que los participantes que consumían granos refinados sin mucha fibra.

“Las calorías extra perdidas por los que comieron granos enteros equivalían a una rápida caminata de 30 minutos – o disfrutar de una galleta extra cada día en términos de su impacto”, dice Roberts.

Los colegas de Roberts incluyeron a Phil J. Karl, Ph.D., primer autor del estudio, alumno de la escuela Friedman de Ciencia y Política de Nutrición, en Tufts, y científico de la nutrición en el instituto de investigación del ejército de Estados Unidos de medicina ambiental en Natick, MA.

“Este estudio ayuda a cuantificar cómo los granos enteros y la fibra funcionan para beneficiar el control del peso, y dan credibilidad a las asociaciones previamente reportadas entre el aumento de los granos enteros y el consumo de fibra con el menor consumo de fibra, en peso corporal y mejor salud”, explicó Phil J. Karl.

El estudio utilizó productos comercialmente disponibles que utilizaban harina de grano entero. El equipo plantea la hipótesis de que el uso de alimentos con granos a partir de grano entero podría afectar aún más la tasa metabólica y la pérdida fecal. La plenitud, el hambre y la satisfacción con la dieta no parecen diferir significativamente entre las dos dietas.

Comenta este articulo