Todos tenemos una idea, más o menos generalizada, de las diferencias entre hombres y mujeres. Centrémonos en las diferencias sensoriales: los hombres actúan o piensan de forma racional, las mujeres de forma emocional – y esto respecto también a los sentimientos; las mujeres aguantan más el dolor que los hombres; las mujeres captan más rápidamente el lenguaje no verbal que los hombres, y muchas otras diferencias individuales. ¿Pero será siempre así, o será distinto cuando en cooperación del uno con el otro? 

Respecto a todo lo anterior, les guardamos una pregunta sorpresa al final.

Cuando se trata de la conducta social, existen claras diferencias entre hombres y mujeres, y un nuevo estudio sugiere que la cooperación con los demás no es una excepción.

Publicado en la revista Reportes Científicos, el estudio revela que los hombres y las mujeres muestran diferencias significativas en la actividad cerebral cuando se trabaja con otros a fin de completar una tarea.

El equipo de investigación, co-dirigido por Joseph Baker, Ph.D., becario postdoctoral en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford – dice que los resultados pueden arrojar luz sobre las diferencias evolutivas en la cooperación entre hombres y mujeres.

Además, podrían ayudar a informar a nuevas estrategias para mejorar la cooperación, lo que podría resultar útil para personas con trastornos que afectan el comportamiento social, como el autismo.

Este último estudio no es el primero en identificar las diferencias de sexo en cooperación – definido como “una situación en la que las personas trabajan juntas para obtener algo.”

Por ejemplo, la investigación anterior ha demostrado que un par de hombres (entiéndese al trabajar en conjunto) tienden a cooperar mejor que un par de mujeres. En parejas de ambos sexos, sin embargo, las mujeres tienden a cooperar mejor que los hombres.

Mientras que un número de teorías se han propuesto para explicar estas diferencias, Baker y sus colegas tienen en cuenta que hay datos limitados sobre los procesos neurológicos en juego.

La tarea cooperación

Para investigar más a fondo, el equipo ha inscrito 222 participantes – de los cuales 110 eran mujeres – y se asignó a cada una de ellas una pareja.

Cada par se compone de cualquier tipo: dos varones, dos hembras o un varón y una hembra.

Se les pidió a los pares para participar en una tarea de cooperación, en el que cada socio se sentó frente a una computadora opuesta el uno del otro. Cada socio podía ver al otro, pero recibieron instrucciones específicas de no hablarse entre ellos.

Cada individuo fue instruido para presionar un botón cuando un círculo en la pantalla de su computadora cambiaba de color; el objetivo era tratar de presionar el botón al mismo tiempo que su compañero.

A las parejas se les dio 40 intentos para conseguir la sincronización de sus pulsaciones de botones lo más cerca entre sí como fuere posible, y después de cada intento, se les dijo qué socio había presionado el botón en primer lugar.

Durante la tarea, los investigadores registraron la actividad cerebral de cada participante de forma simultánea utilizando “hyperscanning” y espectroscopia de infrarrojo cercano funcional (fNIRS).

Hyperscanning es un método por el cual varios sujetos, cada uno en un escáner de resonancia magnética por separado, pueden interactuar unos con otros mientras sus cerebros son escaneados de forma simultánea. La tecnología hyperscanning permite el estudio de las respuestas cerebrales que subyacen a las interacciones sociales importantes.

“Hemos desarrollado esta prueba, ya que era simple, y se podía grabar fácilmente las respuestas”, señala el autor principal del estudio, Dr. Allan Reiss, profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento y psicología en Stanford.

No hay coherencia cerebral cuando parejas de distinto sexo cooperan

En general, el equipo encontró que, en comparación con las parejas de hembras, las parejas de varones eran mejores en su temporización de pulsaciones de botón más de cerca – tiempos más cercanos.

A partir de los resultados de las imágenes del cerebro, sin embargo, los investigadores notaron que las dos partes de cada una de las parejas del mismo sexo había actividad cerebral altamente sincronizada durante la tarea – lo que representa una mayor “coherencia ínter cerebral.”

“Dentro de los pares del mismo sexo, el aumento de la coherencia se correlacionó con un mejor rendimiento en la tarea de cooperación”, dice Baker. “Sin embargo, la ubicación de la coherencia difería entre los pares hembra-hembra y macho-macho.”

Curiosamente, el rendimiento de la cooperación de la pareja de varón y hembra era tan buena como la de una pareja de varones, aunque los pares de distinto sexo no mostraron evidencia de la coherencia ínter cerebral.

“No es que los varones o las hembras sean mejores para cooperar, o no pueden cooperar entre sí. Por el contrario, sólo hay una diferencia distinta en la forma en que está cooperando”, concluyó el Dr. Allan Reiss

Baker advierte que su estudio es “bastante exploratorio”, señalando que no se observa en todas las formas de cooperación.

Lo que es más, los investigadores no evaluaron la actividad en todas las regiones del cerebro de los participantes, y tienen en cuenta que es posible que la coherencia ínter cerebral en parejas de distinto sexo haya surgido, también, en estas áreas no evaluadas.

Aún así, creen que sus hallazgos podrían ayudar a los investigadores a aprender más acerca de cómo la cooperación ha evolucionado de manera diferente entre hombres y mujeres, e incluso pueden conducir a nuevas formas de impulsar la cooperación, lo que podría tener implicaciones clínicas.

“Hay personas con trastornos como el autismo que tienen problemas con la cognición social”, dice Baker. “Estamos absolutamente con la esperanza de obtener suficiente información para que podamos ser capaces de diseñar terapias más eficaces para ellos.”

Pregunta sorpresa:

Si has tenido paciencia e interés en llegar al final, puede que seas una mujer – por lo de la paciencia -, y la pregunta es:

En unas fotos de desnudo, quiénes observan primero el rostro, antes que el desnudo en sí?

La respuesta no es obvia, sino que ha sido base de investigación:

En las fotos de desnudos, los hombres miran primero el rostro

Después de todo será verdad lo que los hombres le dicen siempre a las mujeres: “lo primero que miro en una mujer es si tiene rostro bonito”. Al menos eso confirma un estudio publicado en la revista Hormones and Behavior.

Uno esperaría que los hombres y mujeres miren las fotografías sexuales de una forma diferente, pero lo que descubrió este nuevo estudio es que los hombres, más que las mujeres, son los que tienden más a mirar primero el rostro antes que otras partes del cuerpo desnudo.

actividad cerebral en la mujer, coperacion entre hombre y mujer, Meningitis Bacteriana en Niños, mujeres mas actividad cerebral

Comenta este articulo