La anemia por deficiencia de hierro es una condición donde hay muy pocos glóbulos rojos en el cuerpo debido a una escasez de hierro. Además los glóbulos rojos que se producen contienen menos hemoglobina de lo normal, lo que puede causar varios trastornos – cansancio, sensación de falta de aliento, dolor en el pecho y otros síntomas.

El cuerpo utiliza hierro para producir glóbulos rojos, que transportan oxígeno alrededor del cuerpo.

Sin suficiente hierro, puede haber muy pocos glóbulos rojos sanos para llevar suficiente oxígeno para satisfacer las necesidades del cuerpo.

El resultado de esta situación se llama anemia por deficiencia de hierro, lo que puede dejar a una persona sentirse extremadamente cansada y sin aliento.

¿Qué es la anemia?

La anemia es una afección sanguínea caracterizada por la falta de glóbulos rojos sanos o hemoglobina.

La hemoglobina es la parte de los glóbulos rojos que se une al oxígeno.

Cuando el cuerpo no tiene suficiente hemoglobina en circulación, no hay suficiente oxígeno para llegar a todas las partes del cuerpo.

Como resultado, los órganos y tejidos pueden no funcionar correctamente, y una persona puede sentirse fatigada.

La anemia por deficiencia de hierro ocurre cuando el cuerpo no tiene suficiente hierro para producir la hemoglobina que necesita.

¿Qué causa la deficiencia de hierro?

La anemia por deficiencia de hierro se relaciona directamente con la falta de hierro en el cuerpo. Sin embargo, la causa de la deficiencia de hierro varía.

Algunas causas comunes incluyen:

  • Mala alimentación o insuficiente hierro en la dieta
  • Pérdida de sangre
  • Una menor capacidad de absorber el hierro
  • El embarazo

Dieta pobre

Las dietas que carecen de hierro son una de las principales causas de deficiencia de hierro.

Los alimentos ricos en hierro, como los huevos y la carne, suministran al cuerpo la mayor parte del hierro que necesita para producir hemoglobina. Si una persona no come lo suficiente para mantener su suministro de hierro, puede desarrollar una deficiencia de hierro.

Pérdida de sangre

El hierro se encuentra principalmente en la sangre, ya que se almacena en los glóbulos rojos. Una deficiencia de hierro puede resultar cuando una persona pierde mucha sangre en una lesión, una cirugía, dando a luz, o la menstruación pesada.

En algunos casos, la pérdida lenta de sangre de enfermedades crónicas o algunos tipos de cáncer puede conducir a una deficiencia de hierro.

Disminución de la capacidad de absorción de hierro

Algunas personas no son capaces de absorber suficiente hierro de los alimentos que comen. Esto puede ser debido a un problema con el intestino delgado, como la enfermedad celíaca o la enfermedad de Crohn, o si una porción del intestino delgado se ha eliminado.

El embarazo

Los niveles bajos de hierro son un problema común para las mujeres embarazadas. El feto en crecimiento necesita una gran cantidad de hierro, lo que puede conducir a una deficiencia de hierro.

Además, una mujer embarazada tiene una mayor cantidad de sangre en su cuerpo. Este mayor volumen de sangre requiere más hierro para satisfacer sus necesidades.

Factores de riesgo para desarrollar anemia ferropénica

Algunos grupos de personas tienen un mayor riesgo de desarrollar anemia por deficiencia de hierro.

Los grupos que están en riesgo incluyen:

Los vegetarianos: La gente, como los vegetarianos, que comen una dieta a base de plantas, puede carecer de hierro. Para combatir esto, deben asegurarse de incluir alimentos ricos en hierro, como judias o cereales fortificados. Los vegetarianos que también comen mariscos deben considerar ostras o salmón, como parte de su dieta regular.

Mujeres: Los ciclos menstruales mensuales pueden poner a las mujeres y a las adolescentes en un mayor riesgo de deficiencia de hierro.

Donantes de sangre: Las personas que donan sangre regularmente aumentan sus probabilidades de desarrollar una deficiencia de hierro. Esto se debe a la frecuente pérdida de sangre.

Bebés y niños: Los bebés prematuros y aquellos con bajo peso al nacer pueden estar en riesgo de deficiencias de hierro. Además, los bebés que no reciben suficiente hierro a través de la leche materna están en mayor riesgo. Un médico puede aconsejar a una mujer que está amamantando que agregue fórmula rica en hierro a la dieta de su bebé si sus niveles de hierro son bajos.

Del mismo modo, los niños que pasan por brotes de crecimiento tienen un mayor riesgo de deficiencia de hierro. Es importante que los niños coman una dieta variada y rica en nutrientes para ayudar a evitar las deficiencias de hierro.

Síntomas de anemia por deficiencia de hierro

La anemia por deficiencia de hierro suele tardar mucho tiempo en desarrollarse. La gente puede no saber que lo tienen hasta que los síntomas son graves.

En algunos casos, una deficiencia de hierro puede mejorar sin intervención, ya que la situación de una persona cambia, como después de que una mujer haya dado a luz.

Sin embargo, si una persona tiene algún síntoma de anemia por deficiencia de hierro, debe hablar con su médico.

Una persona con una deficiencia de hierro puede tener algunos de los siguientes síntomas:

  • Debilidad general
  • Mareos o aturdimiento
  • Fatiga extrema
  • Latidos cardíacos acelerados
  • Huesos frágiles
  • Piel más pálida que la normal
  • Dolor de pecho
  • Dificultad para respirar
  • Dolores de cabeza
  • Manos y pies fríos
  • Dolor o inflamación de la lengua
  • Falta de apetito, especialmente en los niños

Complicaciones

En casos más leves de anemia por deficiencia de hierro, es improbable que una persona tenga más de los síntomas normales descritos anteriormente. Sin embargo, pueden ocurrir complicaciones adicionales si la anemia por deficiencia de hierro se deja sin tratar.

Las complicaciones posibles incluyen:

  • Lento crecimiento y retrasos del desarrollo en niños y bebés
  • Problemas cardíacos, incluyendo insuficiencia cardíaca o agrandamiento del corazón debido a que compensan la falta de oxígeno
  • Complicaciones del embarazo, incluyendo bajo peso al nacer y un mayor riesgo de parto prematuro

Diagnóstico

Sólo un médico puede diagnosticar anemia por deficiencia de hierro. Es importante que una persona busque consejo de un profesional médico si tiene síntomas notorios.

Es probable que un médico comience el examen haciendo preguntas sobre la salud general de una persona. Pueden examinar el tono de la piel, las uñas y debajo de los párpados para buscar signos físicos de anemia por deficiencia de hierro.

Sin embargo, dado que la anemia por deficiencia de hierro no siempre tiene síntomas visibles, probablemente será necesario un análisis de sangre.

Un médico revisará la sangre para lo siguiente:

  • El hematocrito o el porcentaje de glóbulos rojos en el volumen total de sangre
  • Tamaño y color de los glóbulos rojos, buscando especialmente para células pálidas más pequeñas
  • Bajos niveles de ferritina donde la escasez de esta proteína indica mal almacenamiento de hierro en la sangre
  • Niveles más bajos de hemoglobina que están asociados con deficiencia de hierro

Un médico puede hacer preguntas adicionales o ejecutar pruebas adicionales para ayudar a determinar si la anemia por deficiencia de hierro es el resultado de una condición subyacente no diagnosticada.

Estas pruebas pueden variar, dependiendo de los otros síntomas que una persona describe. Por ejemplo, alguien que experimenta dolor durante la digestión puede requerir una colonoscopia para ver si una enfermedad gastrointestinal es la causa de la deficiencia de hierro.

Tratamiento y auto control

La anemia por deficiencia de hierro se trata generalmente de dos maneras, que implican el aumento de la ingesta de hierro y el tratamiento de cualquier condición subyacente.

Los médicos pueden recomendar el uso de suplementos de hierro para ayudar a corregir los niveles de ingesta de hierro. Los suplementos a menudo están disponibles en farmacias. Es importante tomar los suplementos según lo prescrito. Esto es porque demasiado hierro puede ser tóxico y dañar el hígado.

Además, grandes cantidades de hierro pueden causar estreñimiento. Como resultado, un médico puede recetar ablandadores de heces o laxantes para aliviar los movimientos intestinales.

Si se encuentra una condición subyacente, puede ser necesario un tratamiento adicional. Los tratamientos para las condiciones subyacentes dependerán del problema, pero pueden significar medicamentos adicionales, antibióticos o cirugía.

La autogestión implica agregar más hierro y vitamina C a la dieta. Los alimentos ricos en hierro incluyen judias, carne roja, frutos secos, cereales fortificados con hierro y guisantes. Los alimentos ricos en vitamina C incluyen cítricos, hojas verdes y brócoli.

Ya sea que una persona decida autogestionarse o seguir las recomendaciones de un médico, es importante recordar que la corrección de la deficiencia de hierro llevará tiempo. Los síntomas pueden mejorar después de una semana de tratamiento, pero puede tomar varios meses o más para aumentar el suministro de hierro en la sangre.

la marihuana y las emociones, Cómo se llama la materia colorante de ciertos líquenes, diarrea cuando se complica la gripe a, regular leptina con medicacion, probioticos para bajar insulina, beneficios propanolol

Comenta este articulo