Estudios previos han relacionado un alto consumo de carne a la parrilla, barbacoa o ahumada con un mayor riesgo de cáncer de mama. Ahora, un nuevo estudio encuentra que también puede aumentar el riesgo de mortalidad por todas las causas de las mujeres que han sobrevivido a la enfermedad.

El coautor del estudio Humberto Parada, Jr., de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, y sus colegas, informaron recientemente sus hallazgos en el Journal of the National Cancer Institute.

Después del cáncer de piel, el cáncer de mama es el cáncer más común entre las mujeres en los Estados Unidos. Este año, se estima que alrededor de 252.700 nuevos casos de cáncer de mama serán diagnosticados en los Estados Unidos, y más de 40.000 mujeres morirán de la enfermedad.

Pero a pesar de estas estadísticas preocupantes, la incidencia de cáncer de mama y las tasas de mortalidad están disminuyendo, lo que se debe en gran parte a la detección temprana mediante el cribado y mejores tratamientos. Según la Sociedad Americana del Cáncer, actualmente hay más de 2.8 millones de sobrevivientes de cáncer de mama en los EE.UU.

El nuevo estudio, sin embargo, sugiere que la vida de las mujeres que han sobrevivido al cáncer de mama puede ser cortada por comer una gran cantidad de carnes a la parrilla, barbacoa o ahumadas.

Cáncer de mama y carnes cocidas

Investigaciones anteriores en modelos animales han demostrado que las carnes cocinadas a altas temperaturas, por ejemplo, a través de la parrilla – brasas – o la sartén, pueden aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer, incluido el cáncer de mama.

Según el Instituto Nacional del Cáncer (INC), esto se debe a que tales métodos de cocción pueden conducir a la producción de hidrocarburos aromáticos policíclicos y aminas heterocíclicas, que son productos químicos que pueden provocar cambios en el ADN que aumentan el riesgo de cáncer.

Parada y sus colegas señalan que, si bien muchos estudios han vinculado las carnes cocinadas a alta temperatura con un mayor riesgo de cáncer de mama, no se ha estudiado si la ingesta de dichas carnes puede afectar la supervivencia después del cáncer de mama.

Para abordar esta brecha en la investigación, el equipo entrevistó a 1.508 mujeres que habían recibido un diagnóstico de primer cáncer de mama invasivo o in situ en 1996 o 1997.

Al inicio del estudio, a todos los participantes se les preguntó acerca del consumo de cuatro tipos diferentes de carnes cocinadas a la parrilla, en barbacoas y ahumadas, en cada década de vida. Cinco años más tarde, a las mujeres se les preguntó acerca de su ingesta de estas carnes durante los cinco años de intervención.

La mortalidad por todas las causas aumentó con la ingesta alta de carnes cocidas

Sobre una mediana de 17,6 años de seguimiento, 597 de las mujeres murieron. De estas muertes, 237 (39,5%) se asociaron con cáncer de mama.

En general, en comparación con las mujeres que informaron un bajo consumo de carnes a la parrilla, barbacoa o ahumada, antes de un diagnóstico de cáncer de mama, los que informaron un alto consumo de estas carnes se encontró en un 23% de mayor riesgo de mortalidad por todas las causas.

Las mujeres que reportaron una alta ingesta de carne ahumada: cordero o cerdo tuvieron un riesgo aumentado del 17% de mortalidad por todas las causas y un 23% más de riesgo de mortalidad específica por cáncer de mama, en comparación con aquellas que reportaron una baja ingesta.

La ingesta de carne a la parrilla, barbacoa y ahumada durante toda la vida no estuvo relacionada con la mortalidad, ni tampoco la ingesta anual de carne de res, cordero, cerdo, aves y pescado a la parrilla y barbacoa antes de un diagnóstico de cáncer de mama.

En comparación con las mujeres que consumían bajas cantidades de carnes a la parrilla, barbacoas y ahumadas antes o después de un diagnóstico de cáncer de mama, los que informaron un alto consumo continuo tenían un 31% más de riesgo de mortalidad por todas las causas.

Sobre la base de sus conclusiones, Parada y sus colegas concluyen:

“La ingesta alta de carne a la parrilla / barbacoa y ahumada puede aumentar la mortalidad después del cáncer de mama”.

beneficiosdelacascarademango, cocinar a la brasa y barbacoa aumenta el riesgo de cáncer

Comenta este articulo