Las personas con diabetes son propensas a los problemas en los pies causados ​​por períodos prolongados de azúcar en la sangre alta. Hay dos problemas principales del pie, cada uno de los cuales puede tener complicaciones serias.

La diabetes es una enfermedad donde el cuerpo no puede producir insulina o no puede usarla eficazmente. La insulina es la hormona que es responsable de ayudar a las células a tomar azúcar para usarla como energía. Cuando esto no sucede correctamente, los niveles de azúcar en la sangre pueden llegar a ser demasiado altos.

Períodos prolongados de altos niveles de azúcar en la sangre pueden causar estragos en muchas áreas del cuerpo, incluyendo los pies.

Problemas del pie diabético

Los dos principales problemas de pie que afectan a las personas con diabetes son:

Neuropatía diabética

Con el tiempo, la diabetes puede causar daño a los nervios que hace que sea difícil para las personas con diabetes sentir sensación en sus extremidades.

La condición también hace que sea difícil para una persona a sentir una irritación en su pie o aviso cuando sus zapatos están frotando. Esta falta de sensibilidad y conciencia conduce a un aumento en el riesgo de cortes, llagas y ampollas en desarrollo.

Enfermedad vascular periférica

La diabetes conduce a cambios en los vasos sanguíneos, incluidas las arterias. En la enfermedad vascular periférica, los depósitos grasos bloquean estos vasos más allá del cerebro y el corazón. Tiende a afectar los vasos sanguíneos que los conducen a / y  desde las extremidades, reduciendo el flujo sanguíneo a las manos y los pies.

El flujo sanguíneo reducido puede provocar dolor, infección y cicatrización lenta. Las infecciones graves pueden llevar a la amputación.

Síntomas

Los síntomas pueden variar de persona a persona y pueden depender de los problemas que una persona esté experimentando en ese momento. Los síntomas de los problemas del pie diabético pueden incluir lo siguiente:

  • Pérdida de sensibilidad
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo
  • Ampollas u otras heridas sin dolor
  • Decoloración de la piel
  • Cambios en la temperatura de la piel
  • Rayas rojas
  • Heridas con o sin drenaje
  • Hormigueo doloroso
  • Manchas en los calcetines
  • Aspecto deformado del pie

Si una infección está presente en una úlcera de pie o pies, una persona también puede experimentar algunos de los siguientes:

  • Fiebre
  • Resfriado
  • Azúcar de sangre incontrolable
  • Temblores
  • Choque
  • Rojez

Cualquier persona que experimente cualquiera de los síntomas de una infección debe buscar tratamiento de urgencia.

Complicaciones

La neuropatía diabética y la enfermedad vascular periférica son condiciones graves que deben ser monitoreadas de cerca. Ambas causan complicaciones que pueden tener graves efectos negativos. Estas complicaciones pueden incluir:

  • Úlceras en los pies o heridas que no sanan
  • Infecciones de la piel, infecciones óseas y abscesos
  • Gangrena, cuando una infección causa la muerte del tejido
  • Deformidad del pie
  • El pie de Charcot (fracturas o dislocaciones en el pie que pueden causar deformidades)

Cuándo consultar a un médico

Las personas que tienen diabetes deben consultar a un médico regularmente como parte de su atención. Sin embargo, deben buscar atención médica inmediata si notan cualquiera de los siguientes:

  • Cambios en el color de la piel del pie
  • Hinchazón en el pie o el tobillo
  • Cambios de temperatura en los pies
  • Llagas persistentes en los pies
  • Dolor u hormigueo en los pies o tobillos
  • Uñas encarnadas
  • Pie de atleta u otras infecciones fúngicas de los pies
  • Piel seca y agrietada en los talones
  • Signos de infección

Tratamiento

El tratamiento para los problemas del pie diabético varía según la gravedad de la condición. Una gama de opciones quirúrgicas y no quirúrgicas está disponible.

Tratamiento no quirúrgico

Las opciones no quirúrgicas son normalmente el primer método de tratamiento para los problemas del pie diabético. Algunos de estos incluyen:

  • Mantener las heridas limpias y protegidas
  • Dispositivos de inmovilización, tales como una bota fundida o un yeso de contacto total
  • Observación cercana de dedos de gangrena hasta que se produce la auto-amputación, cuando los dedos se caen debido a la falta de flujo sanguíneo

Tratamiento quirúrgico

Cuando el tratamiento no quirúrgico no puede curar los problemas del pie diabético, la cirugía puede ser considerada. Las opciones de tratamiento quirúrgico incluyen:

  • Eliminación de tejido en descomposición o muerto
  • Amputación, que varía desde el dedo del pie o parte del pie hasta la amputación de la pierna por debajo de la rodilla, o por encima de la rodilla en algunos casos
  • Estabilización quirúrgica del pie de Charcot
  • Bypass arterial para enfermedad vascular periférica o cirugía endovascular con colocación de stents

Cuidado del pie diabético

Prevenir los problemas del pie diabético es esencial para las personas que tienen diabetes. Mantener los pies sanos es importante, y una persona debe estar atenta a la higiene de los pies. Pueden tomar las siguientes medidas:

  • Revise los pies todos los días: examine los pies todos los días o pídale a alguien que verifique si hay algún cambio o lesión.
  • Lave los pies diariamente: Mantener los pies limpios ayuda a prevenir las infecciones.
  • Use zapatos y calcetines de apoyo: Es importante mantener los pies protegidos en calcetines y zapatos en todo momento. Un podólogo puede recomendar zapatos para ayudar a prevenir las deformidades. Los calcetines no deben estar demasiado apretados para restringir el flujo sanguíneo.
  • Promueva el flujo de sangre a los pies: Poner los pies en posición sentada, moverse los dedos de los pies periódicamente, y hacer suficiente ejercicio ayuda a promover el flujo sanguíneo saludable a los pies.
  • Recorte los clavos cuidadosamente: Recorte las uñas de los pies directamente y manténgalas cortas. Las uñas redondeadas pueden causar uñas encarnadas, que pueden conducir a la infección.
  • Cuidado de los callos y los juanetes: Tratar cuidadosamente los callos y los juanetes. Los granos nunca deben afeitarse ya que esto aumenta el riesgo de infección.
  • Proteja los pies de las temperaturas extremas: La exposición al calor y al frío puede dañar los pies de los diabéticos.
  • Hágase revisar regularmente los pies: Los exámenes regulares realizados por un médico son fundamentales para prevenir infecciones, amputaciones y deformidades graves.
  • Control de azúcar en la sangre: El azúcar en la sangre no controlada aumenta la probabilidad de complicaciones podiátricas de la diabetes,
  • Evite fumar: Fumar afecta adversamente el flujo sanguíneo a los tejidos.

Prevención de los problemas del pie diabético

La diabetes puede causar serios problemas en los pies que pueden resultar en la pérdida de los pies o extremidades, deformidad e infecciones. Sin embargo, muchos de estos problemas se pueden prevenir o minimizar.

Mientras que controlar el azúcar de sangre siguiendo los planes de tratamiento recomendados es la mejor manera de prevenir estos problemas serios, el cuidado de uno mismo y chequeos regulares con un doctor puede prevenir problemas del pie diabético también.

picadura de abeja con pus

Comenta este articulo