Las personas que buscan bajar de peso deben tratar de darles toda su atención en lugar de comer mientras hacen algo más, como ver la televisión o trabajar. Un nuevo estudio evaluó el efecto de ser más conscientes acerca de comer en un programa de control de peso, y los resultados fueron sorprendentes.

El estudio, dirigido por Carolyn Dunn, profesora y especialista en nutrición de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (NC) en Raleigh, se está presentando en el Congreso Europeo sobre Obesidad de este año, celebrado en Porto, Portugal.

El profesor Dunn y sus colegas evaluaron la efectividad del aumento de la atención consciente en un programa de control de peso online llamado: Eat Smart, Move More, Weigh Less (ESMMWL),lo que en español sería: Comer inteligentemente, Moverse más y perder peso, desarrollado por NC State University y NC Division of Public Health.

La obesidad es un problema de salud pública mundial que afecta a más del doble de personas hoy en día que en 1980.

Según las estimaciones para 2014, se piensa que más de 1,9 millones de adultos en todo el mundo tienen sobrepeso, incluyendo 600 millones con obesidad. De hecho, la mayoría de la gente ahora vive en las regiones del mundo donde la obesidad es un asesino más grande que tener un bajo peso.

La obesidad es un problema importante de salud pública no sólo porque reduce la calidad de vida, sino también porque aumenta el riesgo de mala salud mental y enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, enfermedades del corazón, apoplejía y algunos tipos de cáncer.

En los Estados Unidos, donde más de 1 de cada 3 adultos (37%) tienen obesidad, la condición es una carga enorme para la economía. La factura médica total para tratar la obesidad en los EE.UU. en 2008 llegó a U$$ 147 mil millones.

Centrarse en la comida y comer

Aunque es prevenible, la obesidad no es un problema fácil de resolver. Muchas causas y factores son los contribuyentes – incluyendo comportamiento, ambiente y predisposición genética – que trabajan juntos para iniciar y mantener la enfermedad.

El comportamiento individual afecta la dieta, la cantidad de actividad física o la inactividad y el uso de medicamentos. Los factores ambientales, como la disponibilidad de una variedad de alimentos, la oportunidad de actividad física, la educación y la comercialización de alimentos, también tienen un gran impacto.

Mindfulness o Atención consciente es un tipo de meditación budista durante el cual una persona se centra en sus pensamientos, sentimientos y sensaciones presentes, y lo que está en su entorno “ahora mismo”.

Una característica importante de la atención plena es prestar atención sin juicio o evaluación – no hay pensamiento o sentimiento correcto o incorrecto, sólo hay conciencia de lo que es ahora.

Mindfulness entró en la corriente principal como una práctica terapéutica en la década de 1980 a través del trabajo de personas como Jon Kabat-Zinn y su Mindfulness basado en el programa de reducción de estrés en la Universidad de Massachusetts Medical School, en Worcester, donde ahora hay un Centro de Mindfulness.

En su libro Coming to Our Senses, Kabat-Zinn escribe que cuando prestamos atención atenta al sentido del gusto, “incluso el más simple de los alimentos proporciona un universo de experiencia sensorial”.

Comer consciente en el programa de gestión de peso

El ESMMWL, es el programa online de 15 semanas evaluado en el nuevo estudio y que utiliza la idea de “comportamiento planificado” para ayudar a los participantes a alterar los hábitos que se sabe que están relacionados con el control de peso.

Un instructor en vivo ofrece capacitación online al mismo tiempo cada semana a un grupo de participantes que se conectan a través de su ordenador, tablet o teléfono inteligente.

Para evaluar el efecto de la adición de comer atento al programa, los investigadores pidieron a los participantes que rellenaran un cuestionario de 28 ítems denominado Cuestionario de alimentación consciente (MEQ). El MEQ evalúa cinco áreas diferentes de comer atento.

El programa utiliza un enfoque para la alimentación consciente donde se invita al participante a concentrarse en muchas facetas de tratar e ínter-actuar con los alimentos, como prestar atención a cómo sabe, notar señales de hambre y plenitud y planificar las comidas y los aperitivos.

Comer consciente también le invita a tener “uno o dos bocados” de los alimentos que son más altos en calorías y “sólo saborear el sabor”.

Para su estudio – que toma la forma de un ensayo controlado aleatorio – los investigadores pidieron a las personas que buscan inscribirse en el ESMMWL si estuvieran dispuestos a participar.

De los 80 participantes que dijeron que sí, 42 fueron asignados al azar al grupo de intervención y 38 al grupo de control (fueron colocados efectivamente en una lista de espera).

Los resultados mostraron que los participantes que completaron el programa (28 en total) perdieron más peso que los 36 que permanecieron en el grupo de control durante la duración.

La pérdida de peso promedio en el grupo que completó el programa fue de 1,9 kilogramos en comparación con 0,3 kilogramos de pérdida de peso promedio en el grupo de control – un resultado que los investigadores describen como “estadísticamente significativo”.

Todos los participantes completaron el MEQ, pero las diferencias antes y después de la puntuación total y las puntuaciones en las sub-escalas fueron significativamente mayores en el grupo que completó el programa que en el grupo control. Los autores comentan sus hallazgos:

“Los resultados sugieren que hay una asociación beneficiosa entre la alimentación consciente y la pérdida de peso. El estudio actual contribuye a la literatura de atención plena, ya que hay muy pocos estudios que emplearon una metodología rigurosa para examinar la eficacia de una intervención sobre la alimentación consciente.”

caminar y la angiogenesis, cuanto duran los sintomas de picadura de abeja

Comenta este articulo